Hipersalenas


narracion-ultima-escena
2015/02/19, 11:56 pm
Filed under: agua-en-vasos, Cuentos Breves, Narrativa | Etiquetas: ,

 Última escena


«..se imaginaba que la vida se detenía a cada instante, como para celebrarse a sí misma y otorgar a cada acto un valor final.» Carlos Fuentes, Las buenas conciencias.

   Hay que andar con cuidado, porque no es cuestión de tener miedo; ¡dios mio; ¿habrá visto alguien algo?!: ¿A quién, a ese otro saltando, en parlamentos carentes, ruegos maldicientes, con historias de y para la calle?; Él preguntaba: “¿cómo, con qué, cómo?”. ¡Qué tipo aquel! Me zampó una que yo no podía creer, entreverada en la insólita ristra de frases que iba ensartando, frases que decía como por otro canal, mientras conversábamos en un Café.
   Añares que no sabía nada de él: Lo invité a que nos sentáramos, en esa última vez que me lo encontré. Junto a la compasión que me daba por verlo bastante desastrado, estaba el gusto de recordar las tertulias que habíamos compartido, música y lecturas. Con la intención de cotejar nuestras rememoraciones le pregunté:
   “Che: ¿y aquella piba con la que salías?”
.. “Oh, ¿esa chica M. , la de cabello castaño?”
   “No, a esa no te la conocí; vos sí que tuviste siempre una cosechadora rápida”; y quise precisarle: “¿Quién lo iba a pensar, dejaron de verse?; te pregunto por la del apellido escocés; se los veía de muy buen entendimiento, iban a mudarse juntos”.
.. “Son buenas sillas éstas, me tenés sentado; ¡Ah!, ya me acuerdo quien decís: no era fácil, no era ratoneante; una vendedora de cielos, mucha cólera muy rápida, la pequeñita pintona; voló por encima, se cansó, sólo para ella quería que yo fuese; Transformada a lo largo mediante las palabras, transformada en una chapa, quedó patrocinada como un rectángulo accesible, ahora es médico”.
   Me estaba diciendo cosas raras, se lo veía muy sacado, intenté no manifestarle extrañeza: “Bueh, así son las cosas, vos la corneabas; ¿Y seguiste con la cafetería que tenías ahí por calle Córdoba?, no me acuerdo bien, hace 5 años de esto”.
.. “Mucho mucho frío por ahí, me crucé con reticulaciones; se paternalizó al extraordinariamente pobre compañero, es verdad, tanto como para él cambiar la muerte; me crucé gráfico con la luna en pantaletas”.
   En una de esas, me zampó que había hecho la experiencia de comerse.. -¿cómo decirlo?-, ..sus propios desechos sólidos. ¿Quién iba a creérselo? .. “En una pequeña y fría sala donde nunca más lo haré”. No se lo consideré, pensé que me quería tomar el pelo. Además de seguir diciendo otras frases singulares: .. “Oh, esa chica M. conformó a la felicitación también”, ..se puso a conversar de mesa a mesa con un tipo macizo, del cual me dijo que era “su médico en el frenopático”. Me las tomé enseguida. Pero después, a los meses, recordé lo cambiados que estaban sus ojos en el Café, lo recordé cuando volví a verlo. Le protuberaban friamente del rostro, muy cambiados de como los había tenido de muchacho, parecían sensores artificiales, con los que percibía convenientemente la luz y las cosas alrededor, ojos sólidos a los que nada podía afectar, como ojos de cristal.

souvenir photo

ℑ arbol de la vida

   Muchos lo volvimos a ver; y recordé yo entonces aquellos ojos, como un injerto en sobrerelieve, aquella forma de las miradas suyas, en la última charla que tuvimos. También recordé lo que me había contado, lo de comerse sus sorullos. ¡Había sido tan gran tipo!, un compañero de los buenos tiempos. Muchos lo vimos en su última escena: Se había tirado por la ventana de su departamento en un sexto piso, pero ahorcándose.
   El noticiero de la tele mostró claramente su cuerpo colgando de la soga que se había anudado al cuello, estaba suspendido ante las otras ventanas del edificio, loco perdido, ventanales de una muerte de mierda. Oh, los vecinos se habían detenido como rositas enloquecidas con leche, sí, sí, sí, ..¡qué demonios!, un poco más de cuidado.

«No se trata en modo alguno de que uno esté a la escucha de su propia vida, sino que para mí pensar es, en cualquier caso, me parece, estar a la escucha de La Vida Gilles Deleuze


Hipersalenas relacionadas con «Última escena»
  • Novela aquella isla, §1) ..debió de haber perdido pie..
  • Un reportaje más
  • Entresacado de entrecasa
  •  

    Sergio Edgardo Malfé

    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, febrero de 2015.

    Tal vez usted pueda encontrar un poco más de contenido por debajo de los anuncios que ocasionalmente aparecen.
    Perhaps you may find some more of content below the occasionally shown ads.



    instante-rotulador-reversible
    2015/01/16, 11:07 pm
    Filed under: agua-en-vasos, Fusiones, Poesía-Concreta | Etiquetas: , ,


      Signatura emergente

       Percepción inhabitual que se ancló de una sola vez: Pictografía, símbolos numéricos, trazado gestual, rúbrica

    imagen de una accion de poesia concreta y relacional

    Personal idóneo identificó manualmente envase


     Acontecían contenidos relevables en el rótulo con cifras, correspondiendo éste a la identificación para una botellita de agua propia; la traía yo de la calle, al entrar a un local comercial donde después, en la caja, el marcado iría a servir para que no me adjudicaran la compra.
     La existencia dialógica de este hecho se me hizo un tema para enfocar: Acotado fragmento, instante rotulador que se presentaba como un entrecruce reversible y potencial. Al destacar del hecho su carácter de material sígnico, revertiéndolo en una mínima acción de poesia concreta y relacional, esto no supone incomodidades en ningún confort flotatorio, así quiero creerlo.
     Por un lado: la mandíbula (!) se articula con el cráneo a nivel de las orejas. Y por otro lado: La presentación combinada (y limitada por nuestro tiempo para vivirla), de aquello que nos es más cercanamente propio, y que a la vez correaliza un sentimiento estético, nos provée de un medio para hacernos potencialmente algo más grato el paseo. Quédese usted en (!) el escondite, si eso es lo que quiere, que cuando todo haya pasado yo vengo y le digo que está a salvo.

    Listado con páginas de Poesía Concreta en el Blog: Enlace Aquí.



    Sergio Edgardo Malfé

    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, enero de 2015.   


    Tal vez usted pueda encontrar un poco más de contenido por debajo de los anuncios que ocasionalmente aparecen.
    Perhaps you may find some more of content below the occasionally shown ads.



    temporada ascension aconcagua : webcam
    2014/12/16, 1:00 pm
    Filed under: agua-en-vasos, Notas | Etiquetas: ,

     Temporada de ascensión cerro Aconcagua, Webcam.



    La primera versión de esta nota estuvo publicada en febrero de 2007, sobre un hospedaje de blogs que ha cerrado. Con una reedición intermedia, el contenido actual corresponde a diciembre de 2014, momentos en que se desploma un año más. Aguante el visitante en 2015 al Blog Hipersalenas. SEM


    «…por el ruido de la piqueta, iba la vibración del aire enrarecido a acariciar las nieves apenas suspendidas en el alto.» Clemente OnelliTrepando los Andes

       El topónimo Aconcagua tiene orígenes debatidos. Podría provenir del Aymará “janq’uqhawa”, con el significado de “caparazón blanco”, y también del Quéchua “ackon cahuak”, lo que nombra a un “centinela de piedra”. Rodeadas por un océano de frío, las cumbres del cerro convocan de 6000 a 7000 visitantes por año, de diciembre a marzo. Desde allí, conectándose a la Web vía satélite, transmite la cámara que ofrece una de las vistas en Internet más altas desde la superficie del planeta, en el campamento base de Plaza de Mulas, a una altura de 4500 metros. La operación del dispositivo se realiza con la conducción de un artista plástico argentino, Miguel Doura. El paisaje encuadrado por la cámara muestra la montaña, y más cercanamente a los senderos e instalaciones del campamento; La imagen se renueva cada tres minutos ~desde 10 am hasta 8 pm, hora argentina (01 pm to 23 pm UTC)~; Y puede llegar a acontecer que algunos visitantes montañistas se acerquen ahí a la cámara, para saludarnos.


    vista aerea de las cumbres del cerro aconcagua

    El vaho helado de las alturas


       Accediendo al sitio web, y reparando en sus menúes, se hacen posibles distintas navegaciones; desde recursos online con las vigorosas pinturas de Doura, pintor y montañista, hasta las capturas de cámara correspondientes a días y temporadas anteriores. La localización es: http://www.aconcaguanow.com/indice.php . Por cierto: Miguel Doura también pinta sus trabajos allí, como que una de sus series tiene como tema principalísimo al Cerro Aconcagua. Y la galería de arte donde el pintor expone sus obras, está allí en el corazón de los Andes. Viene a ser un Record Guinness: la muestra de arte contemporáneo más elevada en la tierra, en Plaza de Mulas, de camino a la cumbre máxima de América y del hemisferio occidental.

       Las condiciones climáticas ahí arriba son una pega muy grande. El choque entre corrientes de aire provenientes del continente, con los fuertes vientos que vienen desde el Pacífico, hace cambios repentinos en la atmósfera de la Cordillera. Las temperaturas en la cumbre del Aconcagua nunca suben de la línea de -15º C. Se presentan tempestades de un instante al otro. Las tormentas descienden la temperatura aún más, por debajo de los -30º C. Uno de los casos extremos es el del “viento blanco”, que además de atacar con frío al montañista es limitante para la visión cercana del terreno, el horizonte desaparece, las distancias se distorsionan.

       Otro factor de prevención para tener en cuenta es el de la respuesta orgánica a las condiciones de baja presión atmosférica. Es recomendable una aclimatación de al menos dos semanas en alturas intermedias (de 2000 a 3500 msnm) para evitar la hipoxia hipobárica que es característica de las alturas extremas. La responsabilidad es de quienes afronten la aventura. Como refiere la información pública, han habido tamañas pérdidas de montañistas, en la procura de hacer cumbre en el Cerro Aconcagua. A veces no se llega a lograrlo, pero mientras que se llegue a intentarlo sin exponer innecesariamente la salud, ya está cumplido entonces el objetivo. El cerro va a seguir en el mismo lugar, hay que entenderlo, reconocer el límite: “Si más allá no tengo seguridades de integridad, ..hasta aquí llegué, puedo bajar y después volver las veces que quiera”.

    \Clicka aquí/ para conectarte con la montaña.

       Carga con pena el Aconcagua la dudosa divisa de una muy alta tasa de fatalidades personales que se acerca al 1‰. Esto no se debe a dificultades extremas para la subida, sino al gran número de montañistas que sin mayor preparación buscan la cumbre. Para alcanzar su gran altitud (6980 msnm), las pendientes moderadas no requieren, por la ruta normal, el empleo de técnicas de escalada. Muchos acometen la montaña con la expectativa de un objetivo fácil para el que no se necesita experiencia en trepadas. El transcurso de varios días de exposición a las altitudes extremas, sin embargo, pone al cuerpo humano en alto riesgo; no se trata de una trivialidad, alcanzar la cima no es así de fácil. Quien tome el Aconcagua a la ligera puede así colocarse en condiciones muy amenazantes para su supervivencia.

       La montaña cuenta, empero, con una dotación estable de gente expedicionaria que trabaja con previsiones organizativas. En la faz de la acción rescatista, quienes la practican la consideran como un verdadero estilo de vida y una forma de solidaridad, con la intención de cuidarles la vida y colaborar capacitadamente con los deportistas. Toda vez que una situación de alerta se manifieste: cuando todo duele, cuando el cuerpo quiere solamente descanso, se dan las señales bajas; es cuando hay que hacer caso de esas señales para sostener nuestra vida: la vida que queremos, concentrarse en ello, triunfarnos. La gente montañista desarrolla una excelencia sencilla, su sentido de la amistad es directo, dan la plena sensación de que es gente que realmente está con uno: «..la montaña, como la vida, es infinita y generosa y está hecha para ser compartida entre camaradas … lo importante no es la cumbre, sino caminar paso a paso hacia ella, sin someterse a peligros, porque conservar sano el latido es lo que le da sentido a la aventura.»

     Fuentes:
    aclimatacion::hipoxia.blogspot
    aconcagua::now
    mendoza::on::line/nota::99126
    mondoexplorer../patrulla::de::rescate
     
     Comments sobre esta nota en sus ediciones previas
    • Dr. Blogkowski, en 2007: Hola Sergio E. deberían de haber web cam, en muchos lugares del mundo, no con la intención de vigilar -a menos que sea para el bien del lugar- de esta manera muchos podremos estar allí a pesar de la lejania. Saludos
    Anidarte, en 2009: Muchas de éstas lecciones deportistas deberíamos aplicarlas directamente a nuestro quehacer diario, la vida día a día, …seguramente los resultados serían otros.


    Sergio Edgardo Malfé

    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, diciembre de 2014.   



    gandhiji verdadero vital
    2014/11/13, 6:08 pm
    Filed under: agua-en-vasos, Notas | Etiquetas: , ,


     Gandhiji, decididamente verdadero y vital

       Mahatma Gandhi, precursor de la Independencia de la India, concitó, por sus pensamientos y acciones, la admiración y el respeto globales. No solamente entre quienes podrían estar junto a sus valores y su política, sino hasta en sus ocasionales enemigos. Hacía cotidianamente sus tareas hogareñas, y se hilaba y tejía su ropa. Acostumbraba ir a las reuniones políticas, con sus labores, y las cumplía mientras atendía al mitín y las discusiones. Los menesteres referidos son importantes dentro de su filosofía política: Gandhi demandó un cambio de actitudes en las clases mandantes y favorecidas.

       Hay dos principios fundamentales en sus ideas: “Satyagraha” y “Ahimsa”.
     “Satyagraha” significa La Fuerza de la Verdad. “Ahimsa” significa No-Violencia.

      Y aquí estamos, ocupando algunas líneas sobre el Doctor Mohandas K. Gandhi, no porque yo crea del todo en las directrices de su pensamiento, sino porque se ocupaba metódicamente de la verdad. En el decurso de su historia personal, Gandhi experimentaba en su humana individualidad la vigencia de sus ideas. Preconizaba el respeto y amor universales, la unidad de todas las formas de vida; era decididamente creyente en la verdad y realidad de Dios.


    fotograma del film Gandhi

    ℑ del film Gandhi


       Escribió: «La religión debería impregnar todos nuestros actos. Entendida de este modo, no se identifica con ninguna secta. Es esencialmente la Fe en un orden moral que gobierna al universo. Trasciende al hinduísmo, al islamismo y al cristianismo. No los sustituye, pero los armoniza y les da un contenido de verdad.» Otras consideraciones aparte sobre lo que es “verdad”, la definen como aquello que nos habilita el conocimiento, abriéndonos el acceso a la historia esencial, a diferencia de las apariencias de verdad o verdades convenientes, las que hacen parte de una historia de hechos, p.ej: los así llamados “Hechos Políticos”.

       Ahora bien, los hechos políticos, incluso los que Gandhi concitó, me hacen colegir la siguiente ponderación sobre La Fuerza de la Verdad, como cabalmente acertada: “Para que la verdad se exprese, tiene que actuar, en primer término, sobre el mundo: si no actuara sería como si no fuese. Sin voluntad de comunicación y, por tanto, de eficacia, no sería posible ninguna voluntad permanente de verdad. En segundo lugar, la verdad se desarrolla dentro de las conexiones del poder, que constituyen la condición de la existencia dada del hombre que la piensa. En tercer lugar, en el hombre que conoce hay una fe en el impulso,
    sin el cual no sería real la búsqueda de la verdad. Pero todas esas condiciones se tornan destructivas: la verdad parece desaparecer cuando su eficacia se vuelve autónoma, cuando la fe que impulsaba hacia ella se convierte en poder y se transforma en algo absoluto”.
    (JASPERS)

       Tornando a Gandhi, estas son afirmaciones suyas sobre el Satiagraha:
     «Un devoto de la verdad no puede hacer nada contrario a su devoción. Debe mantenerse siempre en la línea correcta, y cada vez que se equivoca, debe confesárselo a costa de cualquier cosa, y afrontar lo que deba ser afrontado.»
     «El hombre cesa de desarrollarse cuando la autosatisfacción se apodera de él; en consecuencia se vuelve inepto para la libertad.»
     «La firmeza no significa debilidad ni odio; y jamás violencia.»

       Con un fuerte sentido nacionalista por detras de su posición universalista, autónoma y pacifista, tuvo que retirarse de la escena pública en varias ocasiones. A pesar del amor a su pueblo y a su patria, su conciencia le impedía acompañar acciones populares belicosas y degradantes. Creyó por esto, que una tarea política educativa debía priorizarse, junto a las luchas populares justas.

       Se recuerdan, en la India de hoy, los acontecimientos que en Africa y en su tierra protagonizó, en la lucha por los derechos políticos y la independencia, desde fines del siglo XIX hasta 1948, cuando cae asesinado. La fecha del crimen, 30 de enero, es Día de la No-violencia y la Paz, desde 1964. Por su liderazgo, Gandhi es un Padre de la Patria, pero muy distinto al de otras naciones; se caracterizó por un rechazo sostenido y contundente de la vía armada para darle solución a los problemas políticos. Con gran ascendente en el movimiento independentista indio, en contra del colonialismo británico, impulsó la desobediencia civil, el boycot económico y administrativo, las marchas y manifestaciones pacíficas, la huelga de hambre, y sufrió encarcelamientos por esas acciones de resistencia; fue la figura carismática que llegaba al corazón de sus seguidores.

       De la cuestión del Ahimsa, algunas de sus expresiones:
     «Decir que la vida se encuentra en la vida tiene un hondo significado. El hombre no puede vivir, conciente o inconcientemente, sin cometer un “-himsa-” superficial. El simple hecho de vivir –comer, beber y moverse-, incluye necesariamente algo de “-himsa-“, la destrucción de la vida, minuto a minuto. Por lo tanto, el voto de “Ahimsa” es fiel a su Fe, si el sentido de todas las acciones es compasión. Si evita con lo mejor de si mismo la destrucción de cualquier criatura, trata de salvarla, y permanentemente trata de liberarse de la espiral mortal del “-himsa-“.»
     «La identificación con todo lo que vive, es imposible sin una autopurificación, sin autopurificación la observancia de la ley de “Ahimsa” no resulta más que un sueño vacío; Dios nunca puede ser comprendido por quien no es puro de corazón. Autupurificación, por lo tanto, debe implicar una purificación en todos los aspectos de la vida. Y la purificación de uno debe, necesariamente, llevar a la purificación de quienes lo rodean. Pero el camino a la autopurificación es difícil y pausado. Para alcanzar la perfecta pureza, es necesario liberar totalmente de los elementos pasionales, el pensamiento, la palabra y la acción. Estar por encima de opuestos como odio y amor, atracción y repulsión.»

       No estaríamos sino haciendo una observación provista por discípulos y admiradores de Gandhi, al declarar que un consenso pleno con ideas tales como las de “alcanzar la perfecta pureza”, y “liberarnos totalmente de los elementos pasionales”, no se condicen con el autodesarrollo del decurso vital que regular y humanamente podemos lograr. La verdad de ese genio pacifista llega a ser educadora sin dejar de ser polémica: En sus enseñanzas contaba influyentemente la pasión que el decía rechazar, pasión que su devoción a la verdad le proporcionaba. Casi se pudiera decir que aparentemente estaba Gandhi en una búsqueda de beatitud personal, en el obtener una elevación ascética. Esas intensiones están figuradas en sus principios sobre la sanación de cuerpo y alma, pero en la religiosidad: «Sólo aquel poder perfecto (el de la palabra, logos, o energía vital), es capaz de restablecer la salud. Todos los métodos de estimulación externa actúan sólo en la medida en que cooperan con la energía vital, y carecen de todo valor en su ausencia.»

       El pacifismo del Doctor Gandhi no le impedía plantear disciplinamientos sociales, decía: «Ninguna reforma es posible, a menos que los educados y ricos acepten voluntariamente la situación del pobre, viajen en tercera clase, se nieguen a disfrutar de las comodidades negadas al pobre, y en vez de aceptar todas estas dificultades, agresiones e injusticias, como algo dentro de la lógica, luchen por su extirpación.»

       De él se ha dicho: “Las generaciones del porvenir, difícilmente podrán creer, que tal hombre en carne y hueso, haya transitado alguna vez sobre esta tierra”. La influencia sumada del Mahatma -sus ejemplos y pensamientos- se aplica en todo el mundo conocido. Orientó durante el siglo XX, y moviliza actualmente, a personalidades y organizaciones sociales igualitarias y liberadoras.

     «Cuando yo desespero; recuerdo que a través de toda la historia, la modalidad de la verdad y el amor ha triunfado siempre. Han habido tiranos y asesinos; y ellos por un tiempo parecen invencibles; pero finalmente siempre caen -piénsenlo: siempre-.»

      Referencias:
     Attenborough, Richard : su film Gandhi, 1982
     Enciclop’ Univ’ Espasa Calpe, 2005.
     GANDHI, Mohandas Karamchand; Mis experimentos con la verdad; Kraft, Bs.Aires, 1967.
     JASPERS, Karl: sobre el pensar de Nietzsche; Sudamericana, Bs.Aires, 1963.
     Revista INDIA; Chivilcoy, 2002.
     WikipediA: Mahatma_Gandhi


     * Nota: Este artículo (actualmente reeditado) sobre el Mahatma estuvo publicado (enero de 2007) en un sitio de blogs que cerró en octubre de 2014.


    Sergio Edgardo Malfé

    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, noviembre de 2014.   




    estampitas-palacio-editorial-jabon
    2014/10/12, 12:00 pm
    Filed under: agua-en-vasos, Fusiones, Narrativa | Etiquetas: , ,

    Enjabonar palacio, estampitas editoriales


    «..por la pura inercia de una desilusión antigua e irreparable..» Gabriel García Márquez, El otoño del patriarca.

    jabon_palacio2b

    Va acompañado por el crujiente siseo
    de sus pies que rozan la moqueta, busca:
    «¡Pero, ..en algún lugar tiene que estar!», anda
    el sujeto bajo los grandes pórticos,
    en habitaciones conectadas donde
    la gente se comporta con protagonismos.
    ¿Cómo va a ser que él encuentre ahí, en
    tal palacio de vecindad, de bruñidos muros?

    jabon_palacio

    Mirando lo que dicen va, piensa
    que se la actúan muy áspera los parientes criticones.
    «Como si una desvestida tosquedad fuese
    el que yo encuentre al jaboncito legítimo.»
    En las ocasiones opresivo cinerarias, él dice
    que ante las dominaciones, su fénix fosforece.
    «¿Y por qué estás tan contento, jaboncito?»
    ¡Eso es!, a ver lo que arguyen los hermanos..

    jabon_palacio1

    ─Tal vez así sea, chicotazo─, los avatares
    le asestan: ─practíquenos el renacimiento─.
    (En algún sentido acomodémosnos
    para lo que como continuidad pueda donársenos).
    ─Queremos verlo zapateando─.
    (Con mucho garbo y celeridad, preparado el implemento,
    avanza el sujeto por los pasillos).
    ─¡Oh, esto es concreción de espaldas diferentes!─, (dicen).

    jabon_palacio2

    «Se trata aquí de un conjunto informativo
    que replica una asociación de imágenes y texto.»
    Y a los avatares fraternos,
    a los recursadores de redes sinápticas, el sujeto les repite:
    «Una asociación adelantante atracrecida
    de imágenes y texto sin provecho representativo.»
    ─¡Lástima que nos das!, es concreción de
    las mismas similitudes diferentes─, le han dicho.

    jabon_palacio3

    «Es una pena
    que nuestro lombardaje
    se parezca tanto
    a sus espejos.»
    ¡Uh!, este sujeto.., tiene su tiempo abierto,
    su cantil ascendente repleto
    de enlodamientos declataratorios,
    ¿qué se le canta ahora?.. Quiere saber si tuviese
    algún lugar donde verter su vista, dice,
    «que le sale con violencia mucho arte por los ojos»,
    con gran piedad temblorosa lo confiesa…

    jabon_palacio2a

    ..En las ocasiones opresivo cinerarias,
    dice él que ante las dominaciones,
    ..su fénix le fosforece.│

    Enlace a una expresión anterior de la Blog que se relaciona con esta Entrada : Grado de arribo en índice uno


    Sergio E. Malfe
    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, octubre de 2014.


    Enlace corto para esta Entrada: http://wp.me/pu9CK-1iY
    Tal vez usted pueda encontrar un poco más de contenido por debajo de los anuncios que ocasionalmente aparecen.
    Perhaps you may find some more of content below the occasionally shown ads.



    reflexionando video waste
    2014/09/12, 10:22 pm
    Filed under: agua-en-vasos, Fusiones, Notas | Etiquetas: , ,

      Waste, video para reflexiones

    El tema de referencia es como para un abordaje constante; se trata en el Video sobre la comida que se tira, también sobre la conveniencia planetaria para un menor consumo cárnico; y los conceptos y números al respecto son una paliza. En 2013/junio/07 lo compartí yo sobre Google Plus, y poco más de un año después lo comentó un amigo, lo hizo desde su concreta experientación técnica en un aspecto de la producción de alimentos: Sergio Villani trabaja en la instalación y mantenimiento de dispositivos eléctricos en granjas del medio rural bonaerense. El comentario del amigo favoreció con su opinión un diálogo que tomó la vertiente sociocultural. El intercambio me pareció suficientemente anclado y objetivable como para escalarlo en esta Blog Hipersalenas. SEM


    Fuente del testimonio fílmico: Canal foodwastetv en YouTube; Publicación: Junio de 2013



      No había que desperdiciar la conversación que se le acomodó al video, es la siguiente:

  • Sergio Villani – 19/7/2014 :
  • Hay gran parte de la población, sobre todo la de muchos recursos, que se comporta con una inmadurez proporcional a su ignorancia, en relación al respeto por los alimentos. Falta respeto en cuanto al costo que tiene el planeta para producir ese alimento.
    Campañas sobre las medidas a tomar contra la gripe H1N1 y sus variantes, dejan una fobia como efecto colateral, con obsesión por lo estrictamente limpio y pulcro. La psicosis del uso del alcohol en gel por ejemplo…. Hablo de esta campaña a modo de ejemplo, pues es una cuestión de “educación” y la conciencia colectiva parece estar bajo el control de los medios masivos de comunicación, (o como yo los llamo medios masivos de educación distorsionada y mal intencionada). Hay que enseñarles a los grandes… que con la comida no se juega.
  • Sergio Malfé – 21/7/2014 :
  • Sobre “enseñarle a los grandes”, el cruce es riesgoso, porque un gran número de gente quiere hacer lo mismo: Enseñar o demostrar conductas a quienes tengan a tiro. Tal vez lo inicial y más rendidor sea la comprensión entre los diferentes puntos de vista. Por supuesto que si las intenciones no son convivenciales, entonces.. “vaya nomás por las suyas…”
    En cuanto al respeto: es el arranque y punto de llegada de la comprensión; Citando (de la comunidad del Arca): «Sabemos que todo comienza por la mirada. El respeto es la mirada del corazón. Cuando se deja de considerar al prójimo como un estorbo, o como un instrumento, o como un nadie; ahí empieza la mirada que se llama respeto.»
  • Villani – 25/7/2014 :
  • Si… esta bien… pero yo hablo de EDUCACIÓN O FORMACIÓN, llámala como quieras…. Solo de eso, una Básica educación… que no hay, el respeto es parte de esa educación básica.
    
  • Malfé – 25/7/2014 :
  • Educación, ahí está, ..que es con respeto, sino sale cualquier otra y no el comportamiento conciente. Se puede “adiestrar”, lo que puede ser “enseñanza de conductas” (ej: los medios distorsionadores que mencionás); Pero la persona así no activa la puesta en marcha propia de su madurez. Esto último es educación, y la formación es la otra pata, para la sapiencia.
  • Villani – 25/7/2014 :
  • Y… sí, el respeto es parte de la educación… el respeto por lo que la Pacha Mama nos da gratis… (uno de los kilombetes que tienen todos los empresarios es creer que por que tienen cosas gratis de la naturaleza, …estas cosas no valen nada). Error grande es creer que lo único que importa es lo que mueve el numero de la cuenta bancaria… es decir… “me da dinero… ah bueno, me importa un pito el planeta, ¿cómo disfrazo lo que hago?” 
  • Malfé – 25/7/2014 :
  • Así es: Los regimentarios en su desmadre buscan camouflar las salvajadas, o justificarlas. Pero NO zafan del bucle: “Todo vuelve; cosecharás lo que hayas sembrado”; Aunque más aclaradora para mí es la calidad del vínculo que se tenga: Si es de caracter solidario ú opuesto; p.ej. con la naturaleza. Porque al fín y al cabo, todas las cosas pasan, o se pueden tornar en basura. Los direccionamientos vinculares, en cambio, marcan un rumbo: “si matas y con glifosato, con glifosato te matarán”.


    Morón, Pvcia. de Buenos Aires; Septiembre de 2014


    Enlace corto para esta Entrada: http://wp.me/pu9CK-1iA
    Tal vez usted pueda encontrar un poco más de contenido por debajo de los anuncios que ocasionalmente aparecen.
    Perhaps you may find some more of content below the occasionally shown ads.



    corrimiento-cocos/: “..caso, ..futuro, ..decirles, ..trámites”..
    2014/08/11, 4:30 pm
    Filed under: agua-en-vasos, Narrativa | Etiquetas: ,

      Cocos de chanfle

    «..mirar a mi alrededor tratando de descubrir ese mundo de formas que siempre supuse que era mi mundo interno y que la vida de todos los dias encontraba fuera de mi, lleno de encanto.» Noé Jitrik, el ojo de jade.

      Ahí estaban los artistas detenidos. Querían entrar en la mansión blanca ante cuya puerta, lamentablemente, teníamos desplegado el mostrador donde exhibimos los cocos. Ahí estaban, debatiendo lo que dirían en la asamblea. De extraordinaria liviandad celeste, violeta, así eran las ideas de compensación regularizadora para el caso en cuestión; tomaban colorido las voces. Conversación temática y antidistorsiva que no nos cansábamos de escuchar. Otra de las ideas, muy atractiva, se orientaba al logro de la buscada ortotorsión, a través de una decisoria lectura de las actas asamblearias; lectura que la asamblea iría a conseguir que hagan su majestad y etcéteras, en el día de mañana.

      El llamativo intercambio de ideas era provisto para nuestra escucha por este grupo de artistas que había arribado en tren. Forzosamente encargándose ellos de hacer correr el tren, nos lo refería una dama de la compañía: Que el abandono de los ferrocarrileros seguramente se debiera a un bloqueo perpetrado con el objetivo de impedir la integración del grupo de artistas en la asamblea.

    cocos nucifera, dibujo köhler

    «..gran discusión correctiva, previo corrimiento de los cocos..»

      Nuestra presencia atenta e inquebrantable nos calificaba, con amplitud sobrepasadora, desde ese momento en más, para un mejor futuro nuestro. Esta certeza nos motivó para decirles que no podrían ingresar a la asamblea en la mansión blanca, excepto que nos diesen una mano, y hacia la falda de la colina contigua trasladáramos nuestro puesto con los cocos.

      Les pareció expeditiva nuestra propuesta. “No nos importaba nada; pero ahora ustedes nos van a esperar en el costadito”. Los artistas también nos dijeron que primeramente debían pasar por la revisación médica, y el desayuno.

      Hacia arriba y los lados, este es el caso, no nos cansábamos de mirar: Los edificios concretan un planteo angular inusitado: Con las esquinas agudas redondeadas, ninguno de los obtusos niveles y volúmenes se expresa en 90º, tampoco sus intersecciones. La gran discusión correctiva, previo corrimiento de los cocos, quedaba para después de sus trámites y de una práctica de natación. -Los artistas también pasarían por la piscina a medio terminar, barranca arriba, para nadar un poco-.

      Se alejaron, habiéndonos dicho sus planes -¡mentiras!-… Vemos que se están metiendo en la mansión blanca por una puertita marrón a mitad de cuadra… Nos hace un gesto de saludo el último de ellos, antes de escabullirse con los otros y cerrar, con un topetazo fortuito, ese engendro marrón de puerta; no la teníamos en cuenta. ¡Estos artistas!.. Dejaron de lado lo que teníamos pactado. ¿Sería que se adhirieron a la distorsión o que les ha salido una pincelada hermética?; tal vez las dos cosas.., ¡tamaño chanfle! Bueh, a vender los cocos..

    «Dicho esto, el elefante desapareció de repente, como una gran pompa de jabón.» César Fernández Moreno, el joven Franz Moreno.

    |Otras entradas de la Blog relacionadas con “Cocos de chanfle”|

    |Un buen tono|
    |Sandalias|
    |Un espumante embeleso|

     Sergio Edgardo Malfé

    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, agosto de 2014.


    Tal vez usted pueda encontrar un poco más de contenido por debajo de los anuncios que ocasionalmente aparecen.
     
    Perhaps you may find some more of content below the occasionally shown ads.


    alexica/: “..atenuar, :voluntad, :dejar, :imágenes”..
    2014/07/17, 4:00 pm
    Filed under: agua-en-vasos, Fusiones, Narrativa, Notas | Etiquetas: , , ,

      S. Edgardo Malfé
    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, julio de 2014.

    Personalización Aléxica
    :: sólo ver las letras sin leerlas :: método ::

      Una experiencia personal que me resultó conveniente, es quizá como para tener en cuenta y transmitírtela. Se me apareció en días invernales. Después vemos las otras cosas igual. Lo que trato de decirte es un manejo individual propio que se me ocurrió practicar, en torno de las sensaciones que me produce la cartelería callejera; Práctica de un manejo para atenuar el impacto emocional de las reclames publicitarias vendedoras: Desentenderse así un poco de tantísimos mensajes, de los de corte político partidario también, y de todo el abigarramiento de letrajes que quieren captar nuestra atención llenando de motivos los alrededores.

      El que me haya estado fijando en estas cosas, tal vez sea por mis pocas y ocasionales andanzas en los ámbitos públicos de mucho tránsito vehicular, lugares donde prolifera la apelación de los letreros y grafittis. Los iba leyendo incauta e interesadamente, en un viajecito cuyo sentido no tenía nada que ver con esa suerte de lectura automática e impuesta: “25 % de ahorro” .. “Recuperación Capilar” .. “Plan de Pagos” .. A los pocos minutos un cartel me llevó a reaccionar, estaba diciendo luctuosamente: “¡Basta De Inseguridad!”. A la intimidación le recordé una respuesta: “Tu Ostentación Es Inseguridad”. Si hubiese algo que moderadamente quisiera yo en tal tiempo percibir, era el paisaje urbano y sus movimientos. Ese día lo tenía yo suficientemente colmado de imponencias y de asperezas deprimenciales; no quería ya estar defendiéndome de los mensajes agresivos ni del mercantilismo. Por lo que decidí adoptar el método de sólo ver las letras sin leerlas: insensibilización ante los significados que los anuncios ocasionalmente iban poniendo ante mi vista, como si a los propagandistas yo les dijera: «Hoy apasionen ustedes a otros decadentes con sus “Jugá y ganá millones en premios” .. “¡El mejor rock argentino!” .. “Cada día más” ..”El mejor método para comprar” .. “Una gran compañía para la seguridad de la gente” .. “Feria del Libro”, etc’.»

    anuncio

    «..la apelación de los letreros y grafittis..»

    Así iba viendo yo los letreros sin asimilarlos, con una disposición aléxica, reconociendo sólo la sustancia material de los textos sin descifrarla, como si no supiese leer. El entretenimiento alivianó e hizo interesante y como divertida mi decadente salida de compras. Había revestido yo con un impermeable mi psiquismo: gran parte de la serie lingüistica resbalaba en mi dispositivo, los carteles no dispersaban el apaisamiento de mis miradas. La vuelta extra de tuerca con la que yo había personalizado mi apercepción, neutralizaba las demandas propagandísticas que pudieran operar sobre el individuo masificado que hay en mí. Y esto me dió buen resultado.. Así fue un poco más liviano.. Porque hay palabrismos atacadores que al transeúnte desprevenido lo toman por sorpresa. Algunos son sencillamente burlones. Otros, de humor dudoso, son intentos provocadores para una camaraderia bestial.

    Observé en mi recorrido algunos mensajes ante los cuales pude mantener mi moral desafectada, habiendo yo tomado previamente la apuesta por una disposicion “analfabeta”. La competencia de mi filtro se me hizo evidente cuando estaba pasando yo frente al grafitti que decía: « Puto el que lée ». La chanza rivalizadora corrió por sobre el impermeable mental que yo me había fabricado. Más adelante en la misma calle encontré « ¡Guerra al viejo choto! », de lo cual yo veía solamente el delineado de los caractéres, sin la asimilación lectora que hubiesen pretendido los primarios escribidores del mensaje mural.

    Estaba protegiendo al personaje de disgustitos, una Alexia transitoria que el sujeto en mí había decidido adoptar, y que a voluntad podía dejar yo cuando quisiera. «Semana de la Dulzura», decía otro cartel, en la promoción del consumo de golosinas chatarra: una propuesta de ingestas cautivantes que estaba mirando yo con el filtro aléxico activado. Este último texto iba acompañado de una imagen representativa: la huella que generosos labios enormes hubiese estampado con rouge en el cartel, al dejar ahí su beso. Es consideración aparte la de los mecanismos de consumo promovidos por las imágenes visuales:   

    ~El mercadeo publicitario da empleo a las imágenes con un fin imponencial; se busca así naturalizar un relato que forme clientes emocionalizados; que los espectadores se sientan posibles partícipes en la demostración de “realidad segura” que se les ostenta. La manipulación pretende, con sus argumentos mendaces, la configuración facticia de un orden interventor en los deseos de la gente: Establecimiento de un orden vincular que resulte adecuador: Más deseos direccionados hacia más negocios manipulatorios. Las personas pueden aquietar estas pretensiones de relato preponderante, poniendo entre paréntesis su emocionalización, que ésta no sea la diana de manipulaciones. La sugerida puesta entre paréntesis, por la gente, del impacto de las imágenes, es una acción semejante a la Alexia de la experiencia personal mía, lo que de inicio quería relatarte~.

    Al experienciar una suspensión de las empastadoras significaciones textuales publicitarias, esta desafectación de los vínculos clientelares, ¿puede o no dar origen a otras formas vinculares, en acciones con matices creativos, intersubjetivamente necesarias?


    Tal vez usted pueda encontrar un poco más de contenido por debajo de los anuncios que ocasionalmente aparecen.
    Perhaps you may find some more of content below the occasionally shown ads.




    recomposicion-literario-tecnologica

    ISS HD Earth Viewing Experiment y Libro del Desasosiego

     Recomposición literario-tecnológica
     Los hechos astronáuticos que los países centrales emprenden son maravillosamente desesperantes. Sin dejar de tomar bien en cuenta la magnitud que demuestran en esos desarrollos, alguna vez tales eficientes dominancias quizá pasen parejamente a servirle a toda la gente del mundo. Aunque de momento más no sea: la atención que despiertan hechos así como los de las naves del espacio, con los videos satelitales paisajísticos -sumándosele a los adelantos el atractivo de riesgosos y entretenidos atracamientos de vectores en la Estación Espacial-, todo ello hace que el común de la población en la Tierra un poco esté virtualmente viviendo bien.
    En la ocasión que presento, se estaba dando tecnológica y literariamente conmigo, y tal vez buenamente, un acontecer conjunto: mi lectura del autor portugués Fernando Pessoa iba cumpliéndose, en intervalos alternados, con las vistas que suministran las cámaras instaladas en la Estación Espacial Internacional (ISS HD Earth Viewing Experiment, en transmisión desde abril 30 de 2014). Y estaba encontrando yo, en el Libro del Desasosiego de Bernardo Soares, tramos en los que Pessoa, observando y refiriéndose al mundo natural, nos dice sus sensaciones; lo hace hondamente, con su mirada poética y reflexiva. Se me sumaba ello a las cautivantes televisaciones de las extensiones planetarias desde las cámaras espaciales.
     A medida que los dos procesos transcurrían, la realidad de mi estado orillaba algo así como una fascinación; debido esto a las conexiones que pudiera yo tramar entre ambos cordones de urdimbre: Las labores de mi escritorio fabricador iban capturando vistas desde el espacio, y la lanzadera que yo empleaba estaba enhebrada con los textos de Pessoa. Fue así que estuve desfragmentando, en el Libro del Desasosiego, aquellos tramos de su arte literario fundamentado, los que versasen geográficamente sobre esta Tierra; hice una recomposición con ellos. Esto aunque el autor emitiera contenidos contradictorios y paradojales, negándose una vez y otra las posibilidades para una vida personal solidaria y propia, desestimante y escéptico sobre todo vínculo vital; ..-Pero eso sí: Viendo Pessoa, con y en el alma, al mundo y las comunes tareas que cumplimos todos en él-…
    ..Entonces, tomando yo en cuenta las coincidencias, y a las divergencias como complementarias..: “Es de veras una literatura que resulta muy disfrutable e interesante, y las imágenes espaciales son tan destacables..; Sería como que entre las vistas y los escritos de Pessoa, ..como que se iluminasen mutuamente”…
    Recomposicionalmente y desde aquí está la remezcla que se me ocurrió.
    ISS HDEV 20140528

    «El mundo exterior existe como un actor en un escenario: está allí pero es otra cosa.»


       «Estoy de verdad en el balcón de la vida, pero no exactamente de esta vida. Estoy por cima de ella, y viéndola desde donde la veo. ¿En qué parte estoy que veo esto como algo que puede ser? ¿Por qué puente paso, que por debajo de mí, que estoy tan alto, están las luces de todas las ciudades del mundo y del otro mundo, y las nubes de las verdades deshechas que flotan encima y todas ellas buscan, como si buscasen lo que puede abarcarse?»

    ISS HDEV 20140601

    «Y nosotros, caminando siempre y sin saberlo o quererlo.»


       «Nubes… Son todo, desarreglos de lo alto, cosas hoy sólo ellas reales entre la tierra nula y el cielo que no existe; harapos indescriptibles del tedio que les supongo; niebla condensada en amenazas de color ausente; algodones en rama sucios de un hospital sin paredes. Nubes… Son como yo, un pasar desfigurado entre el cielo y la tierra, al sabor de un impulso invisible, tronando o no tronando, alegrando blancas u obscureciendo negras, ficciones del intervalo y del error, lejos del ruido de la tierra y sin tener el silencio del cielo. Nubes… Siguen pasando, siguen siempre pasando, pasarán siempre siguiendo, en un enrollamiento discontinuo de madejas empañadas, en un alargamiento difuso de falso cielo deshecho.»

    ISS HDEV 20140601

    «Éramos aquel paisaje esfumado en conciencia de sí mismo»


       «Tengo miedo sin sueño, y estoy viendo sin saber lo que veo. Hay grandes planicies todo alrededor, y ríos a lo lejos, y montañas… Pero al mismo tiempo no hay nada de esto, y estoy con el principio de los dioses y con un gran horror de partir o de quedarme, y de dónde estar y de qué ser.»

    «Allí vivimos horas llenas de otro sentirlas, horas de una imperfección vacía y tan perfectas por eso, tan diagonales a la certidumbre rectangular de la vida… Horas imperiales depuestas, horas vestidas de púrpura gastada, horas caídas en este mundo desde otro mundo más lleno del orgullo de tener más desmanteladas las angustias… Allí, sólo allí, hay sombras verdaderas y verdadero arbolado.»
    ISS HDEV 20140608

    «..el esplendor cerrado de las tinieblas altas..»


       «Transeúntes eternos por nosotros mismos, no hay paisaje sino el que somos. Nada poseemos, porque ni a nosotros poseemos. Nada tenemos porque nada somos. ¿Qué manos extenderé hacia el universo? El universo no es mío: soy yo.»

    ISS HDEV 20140608

    «..la clara sonrisa maternal de la tierra plena..»


       «¿Pero qué? ¿Qué hay en el aire alto más que el aire alto, que no es nada? ¿Qué hay en el cielo más que un color que no es suyo? ¿Qué hay en esos harapos de menos que nubes, de que ya dudo, más que unos reflejos de luz materialmente incidentes de un sol ya sumiso? ¿Qué hay en todo esto sino yo?»

    ISS HDEV 20140608

    ..«una nube pequeñísima es un olvido blanco del universo entero..»


       «La vida es lo que hacemos de ella. Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos. Fijarse en todo por vez primera, no apocalípticamente, como revelaciones del Misterio, sino directamente, como floraciones de la Realidad.»

    ISS HDEV 20140608

    ..«una impresión alegre de vida ancha, que contempla amplios espacios sin recorrerlos»..

     Fin de la recomposición
     Fuentes:
     * ISS HD Earth Viewing Experiment

    http://eol.jsc.nasa.gov/ForFun/HDEV/

       Para saber más del experimento con las cámaras, Nasa informa:

    http://1.usa.gov/1kBTA4c

     
     * Fernando Pessoa, Libro del Desasosiego de Bernardo Soares; en recurso .pdf del Ministerio de Educación de la República Dominicana.

    http://bit.ly/1gppjly

       Artículo biográfico sobre Fernando Pessoa

    http://es.wikipedia.org/wiki/Fernando_Pessoa

      Sergio E. Malfé
    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, junio de 2014.

    Tal vez encuentre usted más contenido debajo de los avisos ocasionales.
    Perhaps you may find some more of content below the occasional ads.



    muecario-controlado:/ ..”conocidos, :naturalista, :dispararles, :fascinada, : probabilidades, :deslizar, :fieros”…

      S. Edgardo Malfé
    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, mayo de 2014.

     

    Muecario Controlado


    [Tiempo lector en (h:m:s),

    totalizando esto 0:23:27]

    «Sabía pocas cosas y rechazaba muequeando a las que lo rondaban queriendo ser sabidas.» Juan Carlos Onetti, El astillero.


    (0:00:10)
     Cruzó con alguien que conducía muchos hocicos perrunos; cuando él se acercaba, a pie por la ruta muy transitada. Hallándose encantado por la costumbre exploradora de una naturalista visitante en el poblado, Barriero se le había animado finalmente en la tarde anterior, y conversando de cañadas y cocoyales, ella le había dado sus señas: Julia Porfisbián, la naturalista, se encontraba alojada en una casa de la Villa Carretón, a la cual intentaba él arribar. Paradero tan particular donde la chica de paso residía: La caseta de la Kunz -en el poblado la llamaban “Oma Kunz”- habitante de un bohío ubicado en la costa, al costado del camino que va a Punta Zubonza. Atestada de personas conocidas, en el mediodía, la caseta bullente.

    (0:01:15)
     Ahí dentro mucha gente del poblado estaba observando la conducta de dos cuchugretes amansados. También había un par de personajes recién venidos -a Barriero se le hicieron notorios-, sumados éstos a todos los que compartían el ámbito de observación; con los dos cuchugretes en el centro de la caseta, sorprendentemente despaciosos; igual estaban contenidos preventivamente detrás de alambre tejido. Y todos ahí -¿por dónde se habría metido la naturalista?-, todos persistían en la penumbra grisácea y monótona de sus apaciguadas somnolencias. Con la venida de Barriero se irían a dar más cuenta de más cosas y de como se iban éstas a arreglar.

    (0:02:10)
     Se encontraba allí también otra nueva, una niña muy vivaz. Aleteaban los voladizos monjiles de la techumbre portátil en su cabeza, por los correteos saltarines y cantantes con que la pequeña se prodigaba. La niña iba articulando un ritmo agudo y veloz, danzarina en derredor de la concurrencia, con el romanticismo de su histrionismo estelar. Los cuchugretes muy tranquilos en su aparte, desparramaban sobre el cascarillado sus amansadas anatomías salvajes.

    (0:03:29)
     Con ese armatoste encima de ella.., “parece una monjita de Fellini”, comentó Barriero para los conocidos; el dicho les causó sonrisas adormiladas a varios de ellos. “Es mi hija”, respondió uno de los varones nuevos -con abundante cabello blanquecino, un bayo muy claro, daba la impresión de un gato-. Continuaba el marcaje rítmico de la chiquilla. El que se decía su padre puso sobre Barriero una fijeza seria y un silencio. La misma disposición crítica que el desafiante, tomó el otro personaje nuevo, un figurón tosco pero de ojos verdes.

    (0:04:00)
     “Si a los caballeros les disgusta lo que digo, ¿por qué no se retiran?” Al tiempo que esto decía, Barriero estaba preguntándose cuál sería la razón para que la naturalista nada le anticipase acerca de su captura de cuchugretes; ni un indicio le había dado, y eso que habían conversado largo sobre la naturaleza del lugar. Mucho le había interesado a Julia Porfisbián, el agrupamiento de cocoyos que él le mencionó. A su vez, la naturalista le contó sus investigaciones con forfículas; ella también quería observar y documentar los crespines de los pajonales. “Será un gustazo que me muestre el cocoyal, seguro que de camino encontraré crespines”, con buen humor se lo había dicho, y en eso quedaron; pero ni jota de estos cuchugretes sorprendentemente mansos. “Ninguna tiene valores”, se decía Barriero, en el mismo instante en que enfrentaba impasible las expresiones de los dos nuevos.

    (0:05:11)
     El hombre parecido a un gato, con los ojos de asombro muy abiertos, anunciaba en su gesto mudo, la boca como en un grito, que ya lo iba a morder. La frase como reverberando: “Si a los caballeros les disgusta lo que digo, ¿por qué no se retiran?”. El personaje toscazo, robusto y áspero de carnes, había retraído sus ojos verdes y adelantaba la mandibula inferior, prognática de por sí la pieza, muy diferenciada del total de su cabeza. En ese momento, la niñita con el tocado monjil saltaba, ante la entrada de la caseta, saltitos breves y fijados en ese punto. “Aquí tenemos a la novicia rebelda”, dijo una voz resuelta de mujer. Llegaba también la naturalista; y quien había bromeado y caminaba delante era Oma Kunz, cubierta como siempre con un sobretodo, la dueña del cobijo.

    (0:06:20)
     Julia y la Oma pasaron dentro, y pescaron el ambiente de gresca. Los hechos fueron vertiginosos; los animales ablandados se habían arrimado al cerco de alambre tejido, y prorrumpían en un “zop zop” ininterrumpido. Los vecinos en la caseta murmuraron su contento por estas expresiones de los cuchugretes; nunca antes a esas fieras se les había oído nada semejante. Esto se debía a la humeante fuente grande de loza que portaba la Porfisbián, “zop zop”. Rápidamente recomenzaba aquello: Oma Kunz había sopesado la situación, apartó con gesto de referí a Barriero, y encaró a los desconocidos: “Ustedes no son de acá, ¿qué les pasa?” .. “El señor fue irrespetuoso, hizo burla de mi hija”; quiso rechinar eso el blancuzco, pero un murmullo general desaprobatorio le atoró el planteo. El otro se le lateralizó, el grandote, moviendo la cabeza en cortos y alzados giros enérgicos, en un oteo registrador y pugnante.

    (0:08:05)
     La dueña de la caseta quiso evitar un desenlace con gresca general. Como medida de control extrajo de dentro del sobretodo una pistola amenazante que llevaba bajo el brazo. Manejó el tosco fierro con languidez; Demasiado grande para sus manos, pero letalmente prendidas éstas a las superficies negras y rugosas de las cachas. “Miren una cosa”. Una contundente argumentación esgrimía Oma Kunz con gesto displicente en sus manos flojas -parecía su odio frío dispuesto a dispararles ahí mismo-.. “¿Verdad que ya se calmaron?; Quédense aquí cerca y que yo los pueda ver; ¿Vieron?”. Al retornar la pistola bajo el brazo de la Kunz, el ambiente en la caseta efectivamente se había serenado. Y de sus adultos se había tomado con las manitos, la niñita del tocado aleteante; con mucha atención seguía la escena en una nueva instancia. Todos estaban mirando cómo la naturalista Julia volcaba en las escudillas la pasta humeante. “Zop zop”, se acercaron a abrevar despaciosamente los cuchugretes.

    paisaje

    ℑmagen fijadora del muecario


    (0:09:30)
     La gestora de la domesticación, a solicitud de Barriero, declaró para la concurrencia fascinada lo que estaba suministrando al dúo de cuchugretes, un herbaje mezclado: toronjil, corteza de canelo, tiririca, calucha… Todo mezclado con cerveza en un condumio de champignones seleccionados. “El preparado les hace un carrousel dentro del cráneo, consigue que estén ablandados, indiferentes; que sino.. la fiereza, y aún con la pasta.. tenerles prevención”.. -Esa misma indiferencia no se sabría en qué pueda resultar-. Comentó la naturalista cuán sensibles son a cualquier violencia los cuchugretes, aún con la innovación de la dieta amansadora: “Se dan cuenta y se agitan, lo expresan con gruñidos roncos y chillidos, son como un aviso antes de irle directamente a la cabeza con los colmillos al individuo amenazante”. Entre bostezos, uno de los vecinos señaló el cambio de colores: “Debe ser por la dieta”, dijo lentamente: “Ya no tienen cruzados los anillos pardos; las rayas de pelaje cyclamen todo a lo largo les quedan muy bien”.

    (0:10:55)
     “Si le agregás algarroba al preparado, quizá se puedan desarticular, con la saciedad, las consecuencias peligrosas”, le pareció a Barriero. “Ah, bueno; ése es un aporte de alguien con la suficiente experiencia”, deslindaba risueñamente Julia: “Unos cuantos añitos más que los míos tiene el amigo”. La humorada de ella desde junto a las escudillas produjo, en Barriero, un movimiento de cabeza, de lado a lado, un gesto que no era de negación sino de duda. Pero en los nuevos, hacia quienes tuvo que dirigirse la mirada de Porfisbián, pudo observarse una actitud jactanciosa; como anotándose macizos en un desquite, se aumentaban ante Barriero sobradoramente; mirándolo con sorna estaban el blancuzco y el grandote. Él optó por distanciarse de la reunión; levantó la vista en la sórdida caseta, fijamente interesado en los atractivos detalles del techo. En un rincón estaba sentadita y atenta la Kunz, quiso hacer un intento táctico para despejar las probabilidades de riña que retornaban: “¡Vaya!; Barriero, usted no comió, acérquese a la mesa y sírvase algo”. Aceptó esto el aludido y dió unos pasos graves hacia donde la dueña de casa le señalaba. Una mesa que había estado con comidas -la niñita saltarina en el mismo instante lo siguió-, nada más que platos y fuentes vacías vió Barriero.

    (0:12:15)
     “¿Donde está la comida; cómo no encuentro la comida; aquí había para comer, qué pasó con eso?”. A estos murmullos desorientados la chicuela respondió con voz sombría: “Tu comida está muerta desde hace tantos años, viejito; ¿todavía no te das cuenta?”. Los otros dos personajes forasteros se acercaban, deleitados y radiantes, se arrimaron a la mesa vacía como péndulos imposicionantes, oscilantes caractéres nuevos. Barriero les dió la espalda y preparó los puños. Eran visibles y olibles en los tres nuevos las manchas color caca de bebé con que se habían ornado en su actividad malandrina, no les importaba. La dueña de la caseta ya estaba encima del tema: “Al final cagaste, nena”, manejando displicentemente la pistola lo ha dicho. Kunz hace hablar ese arma como un títere, cuando la mueve afirmando: “Cagaron los tres; Ahora van a tomar un baño; Vamos saliendo”. Una mojadura escalofriante, la higienización planteada por Oma Kunz; tendrán que atravesar el patio para ello: “Antes que oscurezca, sino las aguas van a estar demasiado frías, eso no sería agradable, ¡caminen!..” -Barriero sale detrás de la comitiva al patio delantero de la caseta-. “..Que si el amigo Barriero nos alienta, tal vez la escarcha de la canal se funda”; y él asiente al verlos andar. La partida del quinteto -niñita, los dos caractéres, la Kunz, y su pistola-, toma por el sendero que bordea los manglares y lleva hasta un acantilado de poca altura -es en realidad una barranca con pastos que enmarca la canal flotante de Carretón-, allí siempre hay patitas y gaviotos nadando. “¡No teman, que no es hondo!”, jovializa Barriero alentador. “¡A zambullirse!”, remarca la poseedora de la pistola, parecía que en cualquier momento se le iba a caer, pero no.

    (0:14:28)
     Son las últimas horas de la tarde; momentos propicios para hacer deslizar sobre las cosas la mirada. Con serenidad, a pesar del intenso tránsito por el camino cercano -la marcha principal de los vehículos es ahora desde Punta Zubonza hacia el poblado grande de Carretón-, está disfrutando Barriero del ambiente. Aún están cercanos; presencia él los pasos del séquito que se aleja por el sendero. “Además de carecer como todas de valores, la Kunz es demencial”, apunta para sí. De su calmoso atardecer lo sustrae un hecho que está registrando: otros cuchugretes, bastantes, deambulan por el campito. “¡Epa, se nos vienen todos los bichos!”, da el aviso para la gente en la caseta, y con inquietud -ya que está percibiendo tensiones en la hilera que custodia la Oma-, en rápidos trancos Barriero alcanza a la comitiva del chapuzón. Se han puesto irascibles y molestos: “¡Va a responder por esto ante la justicia!”. En coincidencia con la agitación en el séquito, se ha acercado al paso de los nuevos un grupito de cuchugretes. Estos bichos agitan los bigotes, erizan el pelaje del lomo, emiten unos gruñidos roncos; cuchugretes que exhalan un intenso perfume amoniacal. Y todas esas expresiones tan convincentes son secundadas, por un estampido que la Kunz al aire obsequia. Ya están aceptando las condiciones, se apancha la protesta de los penados; acompañados por la manadita de bichos, se encaminan hacia la frescura ácuea de la zona, por detrás.

    (0:16:33)
     Asomándose desde la caseta, los vecinales están en la observación de seis o siete animalejos que han permanecido cerca. Los movimientos lentos que la Porfisbián ha conseguido con su preparado, permiten a los pobladores la apreciación plástica en torno de esas salvajes figuras amansadas; como somnolientas esculturas animadas de peluche, sueltos cuchugretes rondan en el terrenito. Barriero ha retornado a la puerta de la caseta; lo ve aprensivo la naturalista, le explica: les ha dado tratamiento a todos esos bichejos: “Un suplemento les suministré, en sus comederos habituales; la masificación no ha de descuidar las diferencias de peso, en cuanto los ejemplares portan diferentes metabolismos, engordan o no lo hacen; hay que alimentarlos a diferentes horas, según sean sus organismos”. Barriero se aquieta: están los sueltos en un sopor blando, como los de adentro, también la gente. Son extraños fenómenos puestos en evidencia.

    (0:17:57)
     Destacándose de entre los concurrentes, se acerca a la conversación uno de los pobladores expertos, habla lentamente: “Amigo Barriero, usted ha de renegar de los escalafones aparienciales, no debe seguir atento a las ocurrencias que se le oponen”. Este consejo acerca de las complicaciones adversas hace que el aconsejado responda: “Tienen la costumbre, maestro, es parte del marco social de estos lugares, la parte traicionante; los que toman por la contraria se hacen notorios por su hábito de tirarte con el capuchón, inmediatamente lo recobran, nuevamente te lo arrojan, o de otro modo: Tendencias del momento, aunque sin excluir la causa que anteriormente mencioné: Hechos, ya no fenómenos, componentes notorios y cruciales, y lo son por las derivaciones que inducen, hondas miserias sin análogos ni precedentes”. La tirada de Barriero hace que Julia se exteriorice -quedo le dice que después tendrán algo que hablar aparte- “Pero es así nomás”, agrega ella ahí para todos, “los aparienciales tapan lo que les parece objetable; un ejemplo lo tuve con mis primos, de ellos algo aprendí, intentaron un criadero de mancuspias en Puán, y se les fue encima la dominancia, un desastre”.

    (0:18:39)
     Barriero comienza a decirle: “Tengo conocido lo de tus primos, ellos mezclaron por demás las cosas..” Entonces lo toma del brazo Julia; se ponen ambos a algunos pasos de la caseta. “Armaron demasiada rosca sobre el espíritu natural”, continúa Barriero: “Habían complicado el equilibrio ambiental y social, con sus afanes criadores”; y agrega él murmurando: “Todo por unos bicharracos monstruosos; y la verdad es que estos otros acá ya me tienen podrido”. El ha expresado desagrado, y esto provoca en la naturalista una mirada reprobatoria: “Mis primos se centraban en su su obrar propio, como personas, sin seguir las corrientes”, responde ella en el aparte: “Eso no estaba contrario a tus denostaciones contra las tendencias, lo que recién nos decías; ¿o ya te olvidaste de tu palabrismo, te pegó el Alzheimer o algo parecido?” … “Como usted no puede quitarme diez años -ni que lo intente, por favor-, se me pone zumbona”. Se cansó el Barriero, le está diciendo a Julia, en otras palabras, que la ironía de ella se corresponde con su voluntad de dominación, la que está expresada también en sus manejos amansadores para los fieros cuchugretes; son conductas soberbias y contaminantes, resultados de cierta ebriedad que en un principio a él le caía bien, aunque ya le huele mal. “¡Vos tenés que portarte y hablar más de acuerdo con tu educación y tus años, con más señorío!”, puntualiza la Porfisbián. Reniega Barriero, no la aguanta: “Me enfermás; ¡encontrá por vos misma los crespines!, fue muy bueno haberte conocido, señora, le agradezco su atención.”

    (0:20:32)
     Julia lo ha escuchado con un despliegue de indiferencia. Para el lado del camino encara Barriero, pensando él al dar un primer paso: “Si ella se apura y marcha antes que oscurezca, quizá encuentre los cocoyos, ¡y que le vibren las forfículas!; ¿Qué garantías tenemos sobre otras maniobras que vaya Porfisbián a hacer?, pueden resultar conflictivas, peligrosas, o dañinas”. No alcanza a distanciarse; un cambio en los ejemplares más cercanos le pone freno. Tal vez se deba a las voces discutidoras entre los dos: algunos cuchugretes parecen estar agitados; emiten chillidos y saltan lateralmente. De los conspícuos movimientos larvados previos, han pasado los más próximos a instantáneas saltimbanquias: con elasticidad despegan todas sus patas al mismo tiempo del suelo, para asentarlas firmemente un par de palmos al costado. Volviendo en un relámpago al primer punto, los chilludos animaluchos repiten, con ojos brillosos, la pirueta que renuevan. Esto lo ha inmovilizado a Barriero: “¡Miren cómo se han puesto las bestias!” Los señala el canalla: los cuchugretes han rebasado de hecho el estilo gasterópodo, con una motricidad velocísima; ya no están caracólicos sino que parecen.. ¡caracalas! “Vaya tranquilo, amigo, que el tema no es con usted; sabemos que hiciste todo cuanto has podido vos”, manifiesta la naturalista. Los montaraces bichuelos comenzaban a entonar el “zop zop” … “Vaya tranquilo, que mis chicos quieren su papilla”. La deja ahí Barriero, y va pensando: “La culpa no es de los bichos..; es Julia, con las maniobras domesticadoras que hace, para proveerse de un sentimiento de superioridad, ha de ser que lo necesita; sobre la cuchugrética yo voy a hacer otra cosa..”. Al embocar el camino piensa el ancianito: “Intentaré bloques de texto que puedan ser cultura llana; intercambios para un vivir bueno, sereno y despreocupado, día por día, y cuidar de esto para que no vaya a ser desgastado por las tendencias de la época, con éstas alguna relación suplementaria habría que sostener”, eso va reflexionando, por delante.

    (0:23:07)

    « ..prestaba indiferente su cabeza para que la habitaran y recorrieran recuerdos mezclados, rudimentos de ideas, imágenes de origen impersonal.» J.C. Onetti, ibid.

    «..”ni con lo más alto del pensamiento se alcanza la sabiduría” .. “una razón humana hay que tener para una vida sin pena”.» Eurípides, Las bacantes.


    (Tiempo lector totalizado: 0:23:27)


     En relación con «Muecario Controlado», sus notas y enlaces revistan en la ficha siguiente
  • anexo-muecario-enlaces-notas
  • Al comienzo de esta Entrada.. S U B I R


  • Tal vez usted pueda encontrar un poco más de contenido por debajo de los anuncios que ocasionalmente aparecen.
    Perhaps you may find some more of content below the occasionally shown ads.





    A %d blogueros les gusta esto: