Hipersalenas


8-Andante-Batifondo: …”malestar, …triturando, …inconcebible, …interferencia, …disquisición, …oídos, …regala, …sufriendo”…
2009/04/12, 6:16 pm
Filed under: agua-en-vasos, Cuentos Breves, Narrativa | Etiquetas:


Andante con batifondo.

Translation of the crest, as a guideline: “..upset .. crushing .. inconceivable .. jamming .. disquisition .. ears .. give .. suffering..”
Traduction de la crest, à titre indicatif: “..bouleverser .. écraser .. inconcevable .. interférences .. dissertation .. oreilles .. donner .. souffrance..”
Traduçào da crista, como uma indicaçao: “..chateado .. esmagar .. inconcebível .. interferència .. disquisiçào .. ouvidos .. dar .. sofrimento..”

…”La gente escucha –y la gente ve- lo que espera oir y ver … Tendremos que aceptarlo como un hecho de la vida”.
…”el estado de cosas varía rápidamente con continuidad y la verdad es a menudo voluble y de corta vida
”.
David, Bergeijk, & Pierce.

   El funcionario municipal se echó para atrás en su silla y le dedicó al denunciante una mirada pausada. “Hubiera empezado por ahí”, le dijo.

   La carga enorme de angustia que el denunciante había llevado a la Municipalidad, tenía orígen en una construcción cercana a su casa. Ese malestar lo tenía en peripecias desesperantes, por variados sitios de influencia en Costa Dulce. El denunciante había pasado esa mañana por la Radio Comunitaria de la Sociedad de Fomento, toda esa era gente de la mejor cepillada en Costa Dulce. Ahí habían atendido a su queja, comprendieron la justeza de lo que el denunciante planteaba. Era auténticamente inaceptable que esa obra en construcción estuviera haciendo ruidos todo el tiempo. El denunciante pedía que se hiciese público el problema, para que al menos llegasen a detener en la obra, el trabajo por las noches.

   Lo que más afectaba su tranquilidad, era la actividad ininterrumpida de la sierra circular. Este era el sonido permanente de fondo, en sus intensidades y alturas cambiantes. El cimbrante plato dentado retornaba incansable, alterando la calidad del buen aire de Costa Dulce. Las dentelladas sonoras que la sierra circular perpetraba día y noche sobre las maderas, no sólo mordían para el cometido de hacer los encofrados, sino que estaban triturando las neuronas del denunciante. Él, como el vecino más cercano de la insólita obra, en ese poblado plácido y acogedor, estaba pasando por un tormento, no conseguía ni veinte minutos de serenidad desde hacía ya varios días.

   En la Radio de la Sociedad de Fomento, con alto concernimiento para que Costa Dulce conservase su perfil generoso y apacible, habían tomado el caso como propio. Quisieron entonces hacer una grabación para transmitirla en un horario conveniente. Así fue que le dijeron al denunciante, ya en un estudio de transmisión, que fuese dándoles detalles de esa molestia inconcebible.

Sonoridad visible de Cataratas Iguazú

Sonoridad visible de Cataratas Iguazú

   Comenzó la entrevista, guiada por un miembro del equipo noticioso. Sin embargo, apareció una dificultad técnica. El operador de la grabación hizo detener la nota, cuando el denunciante estaba comenzando a precisar los datos. Tuvo que decirle, el periodista al agobiado denunciante, que por favor volviese más tarde, debido esto a un desperfecto que le comunicaba el operador. Había surgido en el equipo de grabaciones una interferencia, una irregularidad incoherente con el standard de calidad, el operador se negaba a registrar así la nota, y ya se ponía a revisar en los dispositivos, para solucionar el desorden.

   En un Café del Area Cívica, a la espera, …no se iba a quedar con eso el denunciante. Fue para la Municipalidad. Allí lo escucharon un poco en la mesa de informes. En este sector de recepción del edificio municipal, al estar presentando en el mostrador su requerimiento, se dio un pequeño incidente.

   Se abrió una de las puertas del personal, por detrás de la línea de atención recepcionista. Salió de la oficina interna un señor destemplado que se dirigió a las recepcionistas diciendo: “¡Por favor, paren con eso, así no se puede trabajar!”. Otros señores se asomaban, muy nerviosos todos, haciendo un apoyo para el pedido de quien abriera la puerta para amonestar. Las empleadas de Costa Dulce se consultaban con ayuntadoras miradas, dando señales de no percibir a qué se referían los de la oficina interna. La chica que lo atendía, le indicó al denunciante que subiese por unas escaleras, debía de ir a presentar su disquisición en un determinado departamento.

   Corría una brisa animadora en los pasillos del primer piso. Esto le dio algún confort al denunciante, como si estuviese saliendo de una zona oscura. La arboleda que veía, el aire marino, le distrajeron de su malestar, ya volvería a contar en su casa con las arenas tranquilas y el silencio de Costa Dulce. Encontró el rótulo en una puerta: “Inspección General”.

   Tuvo que recomenzar ahí con la explicación de los desórdenes ambientales que estaba sufriendo en su vecindario. Lo habían hecho pasar a un despacho, y este funcionario tomaba nota de aquellas precisiones necesarias para el procedimiento correctivo, que evidentemente era de aplicación indudable e inmediata.

   El denunciante estaba exponiendo los detalles sobre la sierra mecánica circular, los insólitos horarios también para los martillazos y el rodar sonoro de las carretillas metálicas, …cuando unos golpecitos en la puerta del despacho precedieron a la entrada de una parejita de empleados. Así, disculpándose, el funcionario se dispuso a escuchar a esta gente, ellos le preguntaron sobre qué estaría pasando en el despacho. Habían escuchado un batifondo incomprensible, explicaban, temieron que se estuviese dando algo violento, lo miraban aprensivamente al denunciante.

   Después que el funcionario los tranquilizara y ellos se fuesen, en forma previa a la continuidad de su exposición, el denunciante ensimismado le confió al oficial los otros hechos semejantes de esa mañana: Los de la radio y los de ahí mismo, en la planta baja de la Intendencia. “Extrañas coincidencias, en verdad”, comentó el jefe municipal con llaneza e intrigado. “Pero sígame contando; ¿es grande la obra que le hace ruido, son muchos los obreros, qué tipo de edificio están haciendo?, dígame, ¿no van camiones también?”.

   “La obra aquella es una iglesia, a media cuadra de mi casa, es grande, la están haciendo de hormigón, y ya están en la etapa del campanario, se iluminan de noche con un grupo electrógeno, son docen…”. No hubo golpecitos en la puerta, sino que entraron en ese instante, con consternación y nuevamente, los empleados de la irrupción de pocos minutos atrás. La chica con las manos se tapaba los oídos. El joven decía: “¡Otra vez el ruido, señor, llamemos a Seguridad, algo muy raro está pasando!”

Fragmento de "Bordando", pintura de Remedios Varo

   El jefe estuvo en un segundo de rápidas observaciones, mirándolo también al denunciante que estaba hondamente quebrantado. Fue entonces cuando se echó para atrás en su silla, y le dedicó al denunciante una mirada pausada, diciéndole: “Hubiera empezado por ahí, conque es la obra del cura. Y ustedes cálmense, chicos, que el frangollo no tiene realidad, tampoco el señor tiene que ver, es un asunto del Padre Tráfaga, fastidioso por terminar con su iglesia, nos regala un desquicio de su cosecha”.

   “¿Qué cosa?”, preguntó desencajado el denunciante. “Por eso le decía”, continuó con gravedad el funcionario: “Hay embrujo. Ese cura es milagrero, y con otras cosas que prodiga, …un fenómeno paranormal. La iglesia que está construyendo es su obsesión, quiere terminarla antes de la Semana Santa. Claro está que como usted es recienvenido a Costa Dulce, no tenía porque saber sobre el Padre Tráfaga. No se preocupe, usted también tiene importancia para el Municipio. Vamos a conseguir que pause la obra en los horarios nocturnos. El manejo parapsicológico que ha hecho este tan simpático cura, parece haber conseguido perturbar alrededor cuando alguien protesta por su iglesia. Un estigma arrojado sobre quienes no toleran su benemérita construcción. Nos va a traer mucho turismo, es cierto, pero todo tiene un límite. Estése tranquilo que eso se va a arreglar.”

   El indescriptible estado de inanidad en que el denunciante se había sumido, promovió en el jefe municipal el aconsejamiento para que el conmovido sujeto se acomodase en un sillón. La chica ya traía un vasito de agua. “Espere a la solución de la Intendencia, eso va a estar bueno, señor”, agregó el jefe: “Sino, cada vez que usted abra la boca por su justa queja ante los ruidos, quienes estén mediatamente cerca, estarán sufriendo con los ruidos distorsionados de sierras circulares y martillazos disonantes, ¿qué le parece?”.

Anuncios

3 comentarios so far
Deja un comentario

Comentario:

Hola, me gustaría ponerme en contacto contigo, acerca de una colaboración que te podría interesar.

Espero tu correo,
Un saludo, Diego

Estamos en contacto, Diego. ¿Podría interesarnos colaborar? -Seguramente-. Dime algo acerca de como es eso, por caso pon un URL. Estemos bien.

Me gusta

Comentario por Sergio Edgardo Malfé

[…] a llegar al espacio de atención las personas vinculadas con este área. No se los oye bien, hay mucho ruido. Tiene que aclarármelo el Derivado: “Son los clientes aquí que conversan en tu […]

Me gusta

Pingback por inquietud-recintos: …”discurrir, ..anclaje, ..acompañamiento, ..continuar, ..mecanismo, ..impediría, ..verificar, ..derivado”… « Hipersalenas's Blog

[…] con Gieezay unas breves tomas de CiberJazz, esas que son pirotécnicas, y todo seguirá tranquilo. Los sonidos aparecerán como parte de mi trabajo. Y como estos continentales tienen la más alta consideración […]

Me gusta

Pingback por germina-desarraigo: ..”momentos, :peripecias, :solución, :músicos, :conocí, :trastienda, :nuestra, :inyecciones, :sentir, :irrebatible”.. « Hipersalenas's Blog




Son importantes para las Hipersalenas los comentarios, puntos de vista, propuestas; la conversación nos hará bien; usted tranquilamente dígame; bienvenid@.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: