Hipersalenas


20-lustreytrabajadora: …”cuidada, ..serie, ..amigos, ..rizomaba, ..repliegue, ..juntar, ..limón, ..serranías, ..paseanderos, ..canturrear, ..tanto”…
2009/05/20, 3:50 am
Filed under: agua-en-vasos, Cuentos Breves, Narrativa | Etiquetas: ,

Lustre y bien trabajadora.

Traduction de la crest, à titre indicatif: “..bien soignée .. séries .. des amis .. rhizome .. rétracter .. ensemble .. de citron .. montagnes .. chanter si léger..”
Traduçào da crista, como uma indicaçao: “..bem cuidada .. série .. amigos .. rizoma .. retrair .. juntar .. limào .. montanhas .. cantando tào leve..”
Translation of the crest, as a guideline: “..well cared .. series .. friends .. fold .. lemon .. highlands .. walkers .. so light singing..”

   Estaba la chica componiendo una pieza estética, una impronta en el cerebro de sus amistades, una partitura la de Mariana, con químicas incomparables. El asíduo Zetelho la veía siempre de colores, perfilada con fragancias; y a ella su gente la tiene cuidada, la saben. La veía con la barra del Anexo Hostal, en la Cafetería. Todo el tiempo esta gente reuniéndose sin aprontes, con alguna actividad por comentar. Gente de estudio, de creatividad, culturales. Este agrupamiento honraba consideradamente a la actitud pensativa de Zetelho. Él no conversaba mucho, pero les hacía notar algunas buenas instancias, a veces con un sencillo cabeceo, como cuando pasaron el escritor José Balbastro y sus seguidores por el Anexo. De no ser por la perspicacia de Zetelho, la máxima admiradora de Balbastro en la barra, Luna Kalotia, se hubiera quedado sin su libro autografiado. Por lo demás, Zetelho parecía estar contínuamente al borde de algún colapso radiante. Todos suponían que rizomaba detrás de algún nuevo procedimiento en su personal arborificación literaria. Pero los ahondamientos eufóricos de Zetelho, se referían a Mariana, sus modelados y esmaltes de ceramiquera, los episodios que ella contaba de su taller, el bravo mundo que a él le inducía Mariana, con sus aromas y colores.

   Alrededor de los encuentros de la barra, últimamente habían rondado señores prolijos en gama castaña, del tipo jerárquico y bilioso, que miraban con malos ojos. No resultaba buen augurio, para una serie de encuentros tejidos como sin causa, motivo o razón. Por eso salió esa visita a la serranía costera, era un repliegue táctico de la barra.

   Allí donde se fugaban, es un recurso de la Sindicación Organizada del Trabajador Autónomo (SOTA), una particular estancia de turismo comunitario. En un día de semana, la costa con poca gente, la estancia les facilitaba las bicicletas, el superintendente en “La Colmena” les detalló las comodidades. Tenían una bellísima sala de reuniones vidriada, con servicio de bar y cafetería, óptimo.

   En bicicletas amarillas recorrieron los senderos en la arboleda. Más arriba, allí donde se acaban los bosques, iban a ir luego a juntar hierbas. Era un buen grupo de amigos paseanderos.

...recorrieron los senderos...

...recorrieron los senderos...

   Hicieron una pausa esa tarde, de común acuerdo sobre un trato amable y contemplativo, estos amigos paseanderos estaban bastante felices y contentos, tomaban café negro en la sala de reuniones. Era entrada la tarde, se pasaban de mano en mano, en “La Colmena”, un pedazo esférico, una bochita de resina brillante amarilla, que tenía aroma a limón. El colmenero les había dicho al alcanzárselo, que sintiesen ese aroma, una ayudita para tener una buena tarde. Zetelho comentó que era para alejar la tristeza crepuscular, que ya se les acercaba.

   Volvieron a las serranías para cumplir con su cometido de buscar las hierbas, las liebres salían disparando. Entraron descendiendo en una quebrada, cruzaron alambradas, allá una gente los estaba observando en una altura. Se encontraron con un arroyo, el Convecinos, y unas aves acuáticas ahí. No podían fácilmente cruzar ese arroyo. Un anochecer más rápido del que pensaban oscurecía el paseo, los patos parecían volar al revés. Pero desde el risco lindero podían ver todavía el mar, el cielo, las espumas de las olas, sentían el viento, emociones incontables. Ahí estuvieron, como alas de gaviota en la cresta del risco.

   El grupìto más vehemente de la barra: Rollo Flox, Luna Kalotia y Mateo Brumatta, había empezado a canturrear en el risco una ocurrencia estrambótica, pero con vociferaciones desafiantes: “¡Eh, eh, quienes se atreven con la boda? ¡Salgan afuera de una vez! ¡Definan el evento, eh, eh! ¿Quienes son los que se atreven con la boda? A ver qué pasa, ¡eh, eh!, ¿quieren esa lucha? ¡No desboden las acciones, eh, jeje, a ver, a ver!”.

   Risueño pero desentendido de las comicidades, Zetelho había vuelto hacia el arroyito difícil de franquear. Reparó en la presencia de abundante Hierba Buena, que disimulaba en ese rincón, ya casi nocturnal. Algo podían conseguir sin cruzar el Convecinos. Se inclinó y comenzó, Zetelho, a cortar las matas. Pronto Mariana estuvo junto a él y le siguió los pasos contentísima. También vinieron del risco los cantores de taberna, y algo recolectaron. Debieron retornar a “La Colmena”, sin conseguir tanto yuyo, en la oscuridad, pero fragantes de Hierba Buena. La depositaron en las mesas de la sala de reuniones. “Con un secado rápido de horno abierto, ya mañana nos podemos volver con un poco de salud silvestre lista”, encaminaba Zetelho de tal modo la secuencia… Que obtenía la plena sonrisa de Mariana, en arrebatabamiento sus labios apretados, y su frente revelaba vívidamente optimista, a su cráneo muy atento.

   En la amistad de Mariana se afirmó Zetelho desde entonces, tiene así una amiga leal en Ciudad Grande, una amiga lustre y bien trabajadora.


SM ¦ Morón, Buenos Aires, Mayo de 2009 ¦   

Tal vez usted pueda encontrar un poco más de contenido por debajo de los anuncios que ocasionalmente aparecen.
Perhaps you may find some more of content below the occasionally shown ads.

Anuncios

1 comentario so far
Deja un comentario

[…] Tonina no pudo cumplir el encargo. Aquella usina cultural, de estudio, de creatividad, que fue la Barra del Anexo Hostal, tuvo que dispersarse. Todo el tiempo esa gente reuniéndose para recomenzar alguna actividad; eran […]

Me gusta

Pingback por comportamientos-por-marca:…”:suplementar, :renombrado, :marcas, :automovilística, :meta, :impronta, :grafía, :direccionamiento, :conductores”… « Hipersalenas's Blog




Son importantes para las Hipersalenas los comentarios, puntos de vista, propuestas; la conversación nos hará bien; usted tranquilamente dígame; bienvenid@.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: