Hipersalenas


27-no-gracia: …”insomne, ..jamás, ..sitiadores, ..conseguir, ..acercarse, ..unísono, ..molesta, ..nítidos, ..buscando”…
2009/06/15, 7:14 pm
Filed under: agua-en-vasos, Cuentos Breves, Narrativa | Etiquetas: , ,

No le ha encontrado gracia.

Traduction de la crest, à titre indicatif: “..sans sommeil .. jamais .. assiéger .. obtenir .. prochaine .. unisson .. ennuyant .. soigné .. recherche..”
Traduçào da crista, como uma indicaçao: “..sem dormir .. nunca .. cerco .. obter .. uníssono .. incomodando .. puro .. pesquisa..”
Translation of the crest, as a guideline: “..sleepless .. never .. siege ..obtain .. next .. unison .. bothering .. neat .. search..”


“EN UN MUNDO DE MENTIRA,   
LA MENTIRA NO PUEDE SER DESTRUÍDA POR SU CONTRARIO,   
SÓLO PUEDE DESTRUIRSE POR UN MUNDO DE VERDAD”
.   
FRANZ KAFKA   

   ¿Pero acaso no estábamos en la misma ciudad bajo sitio?: …Un inmenso departamento con muchas ventanas expresionistas, abocadas a enfrentar muros desgranándose; un departamento recorrido por una insomne mujer mayor. Plural y única, creciendo en algunos sectores, derruyéndose en otros. Es la ciudad con las muchas ventanas, de ese solo y gran departamento. Ventanas para una vista hacia el otro único habitante que andaba multiplicado en calles y plazas, para ver qué sucedía. ¿Pudiera ella salir, para encontrar una persona amiga?

   Del otro, el de las calles, no se sabía como iba a comportarse. Si se conduciría distante o amigable ú hostil. Por eso ella miraba, la señora. Por todas las ventanas mira, y por cada una a la vez. Quiere descubrir señales en el andar de ese otro habitante. Si lo puede ver, podrá anticipar lo que transcurra en ese ánimo cambiante. Por eso ella va de una ventana a otra, incansablemente mirando detrás de los vidrios, con una obsesión de rotisería.

Img:Pelargus-web=polygraphicum.de

Img:Pelargus-web=polygraphicum.de

   Si lo ve de corte amigable, saldrá. Pero se cuidará de acercarse, y en cualquier caso lo espantará pronto. Tiene que alejarlo, porque sabe que la afabilidad del otro puede cambiar enseguida en un ataque de escupitajos y puñetes. A ella jamás se le dará la gana de atenderlo. Nunca lo quiso, no lo podrá querer; ella cree que hay gustos que merecen palos.

   Un ruido de pasos taconeando le llega a través de las puertas. Los pasos se detenían afuera, en el pasillo. Oye como una puerta se cierra, y luego el caminar sucede en un departamento vecino. Puede oir a través de los tabiques, a alguien ahí junto, yendo y viniendo. Alguien con quien quizá ella sí podrá hablar. -Ciudad encerrada en si misma-, sólo hablar de vaguedades y en mutuo desapego-… No deben decirse precisiones personales. Si ello sucediera, los sitiadores podrían caer con su ataque sobre nosotros, horda vandálica contra todo acercamiento. Ellos escuchan nuestras conversaciones; y se deleitan con que hablemos sólo palabras leves y alguna queja tenue. A los sitiadores les satisface que el tiempo muera así por nuestras bocas.

   Los ruidos, nuevos en el edificio, continuaban en ese otro departamento tan cercano. Podría ella salir de tanta incertidumbre acerca de si misma. Alcanza a pensar en ir hasta la puerta vecina, preguntar sobre en qué lugar de la ciudad se encuentran. Además: ¿cómo había llegado ella hasta ese departamento? Ya saldría a tocar esa puerta vecina. Aunque se vive hoscamente, piensa, y entonces se pone tibia en la liturgia triste de un acompañamiento lógico. No van a entrar ellos, se angustia por los sitiadores, son de entrar por la ventanita del instante, violentamente con su asedio, pues quieren terminar con la idea de que haya alguien más. Reflexiona sobre hacer un código de entendimiento, con la persona que ha llegado. Tendrán que sobreentenderse, en un lenguaje figurado, para conseguir un encuentro. Porque están en otro país, entre otra gente que les impide. Es otro país y otra gente que están en el lugar donde estuvo este país y esta gente.

   Se encuentra muy decidida para acercarse al vecino o vecina, así empezar a preguntar de forma tenue, que no se advierta. Entonces es cuando escucha que suena un teléfono y ese alguien al lado comienza con un murmullo. Se resignó a esperar, y a seguir mirando un poco por las ventanas, mirar por si anda el otro. Hay muy poca luz. Enciende una lámpara. Ve en sus mueblecitos, dentro de unos estantes, unas revistas, ¿de cuánto tiempo atrás? Dentro del mueble biblioteca, impresas con tinta marrón. Toma una de estas, paralelamente con la conversación atenuada que al unísono le llega desde la casa vecina. Distraídamente está volteando las páginas. Y aún con la revista en las manos, se dirige a tomar un baño. Ha estado sentada, pero no sabe por cuanto tiempo, ¿desde cuando? Escucha la puerta vecina que se cierra y los pasos que ahora se alejan. La descorazona esa partida, pero por un breve momento. Se promete decididamente y con esperanza, que cuando vuelva esa gente vecina, irá a preguntar tantas cosas. No saldrá agitadamente ahora, para ir molesta detrás de esa persona. Oye distintivamente el ruido de la puerta de calle cuando cierra. Ese alguien ya estará en la calle, pero, ¿…qué nombre tiene la calle? Y esta ciudad, ¿cual es?

   Vuelve a la habitación, ahora no se dará ese baño. Pone a sonar algo de música. Se sienta nuevamente con la revista. ¿Quién sabe por qué tomó esa revista y de dónde la ha sacado? Los sonidos de la grabación le llegan distintivamente nítidos y hermosos. Pero nada los une, cada sonido despegado por si mismo de los precedentes, y sin secuencias por delante. Por suerte ahora oye otras cosas: En el pasillo común la gente vecina ha vuelto, y está abriendo su puerta. Quería preguntarle a esa gente, algo debe de hacer ya mismo, preguntarle a esos vecinos… ¿Qué quería preguntarles? Es mejor que salga de inmediato. Salir del enceguecimiento, no importa hacia donde, salir, partir, de cualquier manera. ¿Dónde estará la llave?… Y se la pone a buscar. Al momento de iniciar la búsqueda se detiene y se pregunta sobre qué es lo que está buscando.


Internauta: Para Decirme Como Va Esto, Arrimarme Un Comentario↓, o Encaminar Mensaje Por ⇒ “Contacto” ⇐. SEM

Tal vez usted pueda encontrar un poco más de contenido por debajo de los anuncios que ocasionalmente aparecen.
Perhaps you may find some more of content below the occasionally shown ads.

Anuncios

2 comentarios so far
Deja un comentario

[…]   Afortunadamente, el Derivado se ha dispuesto junto a un anaquel, está risueño ante mi desconcierto, se ha prendido con las dos manos de los maderos de la estantería. A este anclaje lo ejecuta con toda energía. Así agarrado, su perfil tiende a hacerse estable, me doy cuenta. Tuve suerte esta vuelta, de que me haya tocado este Derivado para el acompañamiento. Puedo ahora decirle que el local, no es el mismo adonde yo trabajaba. […]

Me gusta

Pingback por inquietud-recintos: …”discurrir, ..anclaje, ..acompañamiento, ..continuar, ..mecanismo, ..impediría, ..verificar, ..derivado”… « Hipersalenas's Blog

[…]  • No le ha encontrado gracia. […]

Me gusta

Pingback por activacion de la quietud/: conjuradas estampa y anotaciones curten cortazar | Hipersalenas




Son importantes para las Hipersalenas los comentarios, puntos de vista, propuestas; la conversación nos hará bien; usted tranquilamente dígame; bienvenid@.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: