Hipersalenas


35-horizonte-perros: …”ceremoniarse, ..papeleos, ..ALFORZA, ..fecha, ..campito, ..perro, ..colma”…
2009/07/19, 2:33 pm
Filed under: agua-en-vasos, Cuentos Breves, Narrativa | Etiquetas: ,

      Horizonte de Perros


Dog’s skyline; Translation of the crest, as a guideline: ..”ceremonious, ..stationery, ..pleat, ..date, ..small field, ..dog, ..overfill”..


“…al principio me encontraré un poco extraviada y a vos te ocurrirá lo mismo. Seremos de los que siguen buscando…”
   
Etty W. Corcias   

   Ha vuelto de hacer las compras diarias. Ya está el señor Cosuibé reiterando sus caminatas por la casa vacía; una y otra vez la recorre. Lo sabemos, le empezó el pozo.

   El no aprecia ya, allí en donde está, ninguna realización; nada quiere emprender; se figura que su pelea está por otro lado, eso siente. No se halla bien con el medio en donde vive. Se imagina este señor Cosuibé, en la contemplación de otros paisajes, de otros lugares que antes conoció. Ha vuelto de hacer sus compras diarias, pero esto lo ha hecho como otras veces últimamente. Al salir se enfoca, también al salir, sobre su recorrido interior, para desagravarse. Se ha roto su pareja hace muy poco; y busca ponerse en una ubicación atalayada; anhela una velocidad, y ansía tenerla con aceleraciones. Este señor Cosuibé necesita encontrar sus “términos térmicos”, o sea: Las Ideas Solares y sus Palabras, así lo piensa. Construye, escribe, escribe un proyecto: “Desagravarme de las ausencias, conceptuar mi Vivir Solar, desplegarme en el tiempo, decir mis términos térmicos, todas mis secuencias son para ello”.

   Ese plan que esboza, lo conduce a ceremoniarse, lo anima. Se dice entonces: “Voy a hacer un poco de gimnasia”. Para esto se viste Cosuibé, enciende lámparas, de día o de noche, cuando sea. Arranca así con su preparación para que algo pase con alguien. Tiene sepultado lo que fue su amor con la Susana. Con alguien se encontrará, al buscar sonidos, que será en conciertos, piensa… “o en películas; o no será para eso, pero después de rondar quizá”. Trata de sonreirse. En efecto: se sonreirá a si mismo cuando le haya llegado el tiempo veloz, en su “atalaya acelerada”.

   Está por volverse Cosuibé a sus papeleos; tiene un retemblor empero, reniega de abismarse más. El pozo lo deja salir. Pronto va a encontrarse en la calle haciendo sus giros y saltos, como de danzarín ruso: Acuclillándose y alzándose, para enseguida salir caminando, pero no muy rápido. No puede correr mismo desde la puerta de su casa. Es por los perros del vecindario, especialmente por uno de ellos: un oscuro tapado y mocho que tanto está en la calle como detrás del cerco en donde vive, y le ladra y lo persigue. Pero ya está Cosuibé corriendo junto a las vías.

ALFORZA         

   Las estrellas nacientes bajan su luz a la sima personal en que se encuentra nuestro sujeto. Después, en La Loma, donde la resignación lo espera, allí iría Cosuibé. Cuando con el alboreo vaya a intentar sus “fraccionales de coexistencia operativa”. Supone que podrán decirle que es muy costoso aventurarse en la incógnita y la incertidumbre: “Corrosión, desesperanza”. Al estar llegando a casa, ve en La Loma un telón de puntos verdes que se elevan. Escucha unos estallidos: “Horizonte cerrado”.

Cierre de ALFORZA (…y continuemos):         

“Hace trotiadas tremendas   
desde el fondo del desierto;   
ansí llega medio muerto,   
de hambre, de sé y de fatiga;   
pero el indio es una hormiga   
que día y noche está dispierto”.   

José Hernández   

   De nuevo en su casa, dele caminar por los ambientes vacíos, suena el teléfono…

   -¿Cómo andás?-, le inquiere la Susana, su ex.

   -¡Hey!, todo en orden, sin mayores complicaciones. Tengo todo planeado para el día, ¿y vos qué tal?-.

   -Preguntás por cumplido, sé que no te importa; sólo quería escucharte un poco, Arlequín-.

   -¡Sue, Sue! Por sólo esperar un abrazo de mi preciosa amiga, ¡entro en un éxtasis de eternidad!-.

   -Dejá de macanearme. Te siento como dominical, como de misa. ¿No será domingo hoy, no?. Andá, Arlequín, fijate en el espejo, a ver que fecha te dice tu bigote que es-.

   -¿Será que estamos sobre el cumpleaños de Willie, por eso me decís?-.

   -Es por la nube y el pastito que te lo digo, zonzo. Y no te quedés, fijate que espontáneas están las puertas que se te abren. Un besote, cuidate-.

..."las puertas que se te abren"...

..."las puertas que se te abren"...

   Es una sorpresa muy animadora la de esta llamada. Bruñidas y rodantes las bolitas de acero sobre la pulida mesa de marmol inclinada; así se le reagruparon las ganas a Cosuibé, y así le circulan, después que Susana cortase. Y no se demora en volver a salir, hacia el campito de La Loma esta vez. ¿Qué habrán sido esos estallidos y esas raras luces que vio elevándose?

   El hombre está cansado y siente mucha sed. Son apenas dos cuadras. La quietud en la mañana, la pinta realmente como de domingo. Sólo ve a un vecino cuando llega al terreno. Está ahí el casero de la Escuela, que lo saluda y le señala el cuadro. Es el perro grande, el oscuro tapado que atormentaba a Cosuibé. Han sido varios tiros. Otro caminante los mira desde enfrente a Cosuibé y el casero.

   Sobre el pasto del campito están el cadáver del perro y las manchas de sangre. Cosuibé decide enterrar al perro, se siente triste. El casero observa el sentimiento, y ya vuelve con dos palas.

   Un par de horas después, se reaparece el perro, cuando Cosuibé duerme una siesta al mediodía. Se remonta el oscuro tapado desde el fondo de un río. Que le sale nadando y sonriente, como suelen sonreir los perros en los sueños. El animalito es muy anciano, muy sabio y resplandeciente; viene como ornamentado, medio envuelto por algas verdes y luminosas. Se le acerca muy junto y le comunica su calor a Cosuibé.

   “Hacía varios días que no soñaba”, piensa Cosuibé al despertar. Es algo muy extraño para él. Y siente algo distinto que lo colma, un Vivir Solar que se le instala, y no tiene agravamientos, parece no haber corrosión ni ausencias.



Internauta: Para Decirme Como Va Esto, Arrimar Un Comentario↓, o Encaminarme Mensaje Por ⇒ “Contacto” ⇐. SEM

Anuncios

1 comentario so far
Deja un comentario

Encontrando , encontrando quiero estar …Lindo horizonte de perros. Me hiciste recordar a la “Bichita” de Mage, esa alegría de perro es interminable porque como dices hasta en nuestros sueños reaparecen y reaparecen. Igual que los abrazos de los amigos y amigas son viajes a la eternidad porque son abiertas las puertas de la amistad.Saludos querido amigo . Linda historia.

Me gusta

Comentario por Maru




Son importantes para las Hipersalenas los comentarios, puntos de vista, propuestas; la conversación nos hará bien; usted tranquilamente dígame; bienvenid@.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: