Hipersalenas


49-novedades-relacionales

[a brief: «(..varied and necessary fixes on a plurality of projects).»]

Novedades Relacionales

   Anteriormente, habían comenzado las urgencias, en un Baño de Damas. Debí de entrar en ese ambiente sanitario porque el de caballeros estaba clausurado. Y tenía que ser: ingresaron al baño dos chicas.

   Entreabrí la puerta del apartado, y noté que ambas efectivamente sostenían una interesante conversación, pero cada una desde su cubículo. Fue entonces cuando salí de toda prisa, antes de que percibieran mi obligada intrusión en el espacio femenil. De querer yo permanecer en el baño, lo más probable iba a ser una malísima convivencia.

   Mi escapatoria por las escaleras fue sonoramente dramática. Y quizá por esta suerte de huida, debió el jardín producirme otras emergencias, tal vez como correctivo: Pequeño plantío lector incomodado al notar mi paso abrupto. Pues estaba leyendo, ese jardin de maceta bastante grande, todo de albahaca. Algunos jardines al leer, eligen. Y por esas cosas, el jardincito junto a la escalera me arrojó en revelaciones. Me las hizo ver, el jardincito del tiesto grande, con su intelectualismo. Cosas que yo no había percibido antes. Los encaminamientos de esta vegetación estuvieron sabrosos. Poderes del basílico que conviene tener en cuenta; pero el baño de caballeros estaba clausurado.

   En consecuencia, además de presentir en mis espaldas los retos de la runfla genérica, entré en la necesidad de tener que agradecer también al jardincito preceptor, por los eventos que me descubrió. Se puso buena la lección, con las mañas de este guía botánico. No sólo me presentaba acciones insólitas para mi, sino que me las iba declarando; estaría así aventando mis probables dudas, en la caminata sosegada que se siguió después de mi fuga por las escaleras.

..Algunos jardines al leer, eligen. Y...

..Algunos jardines al leer, eligen. Y...

   Se pudiera haber dicho de la primera novedad, que todo un perfil dialoguista se construía con la gente. Entraba yo en la corriente ilegible del tránsito andarín, pero por la albahaca me di cuenta de un primer hecho social; así se me ponía al tanto.

Los andantes citadinos muchas veces están apilados en el amontonamiento y llevando sus prisas. Sin embargo, llevan la nostalgia de una comunicación. Para favorecer la vinculación ciudadana contamos con este nuevo dispositivo: La Vincha Reloj. El trámite consiste en portar el aparatito. El reloj sostenido por esta gallarda cinta cervical, es visto por otras personas, no así por quien lo lleva en la cabeza. La albahaca me puntualizó otros detalles:

   Quien lleva La Vincha, para así poder cruzar algunas buenas palabras, con quien le parezca en aptitudes para conversar aunque sea un poco; esa persona que lleva al reloj en su cabeza, le puede preguntar por la hora. El observador elegido, mirará en la cabeza del indagador cual hora es, y podemos suponer que se la comunique. Según está dispuesto, como la vincha se encuentra en el extremo apical de la persona, se da entonces un reconocimiento mutuo por las miradas, que asimismo promueve un intercambio personal más lúcido.

   Mis pasos siguientes en la inducción, me llevaron a oir un canto; éste me producía remembranzas más australes. Se trataba de una nena. Estaba lanzando su voz continuamente en la misma nota. Esta tenida sonora no era monótona a pesar de ser monocorde. La nena era sostenida por el respaldo de una mujer con algo más de edad. Las dos se encontraban de pie en una esquina, ante una parada de omnibuses. La evocación surera se me debía a una remodelación del evento que observaba –recordemos que gracias a la albahaca-, dentro de una costumbre aborígen mapuche.

   Por oir esa entonación, me vino a la memoria una emisión (yapen) de alta expresividad, con la que se comunica el regocijo por victorias en peleas, juegos, cualesquier otros logros de la persona, la familia, la tribu, la raza. El grito del “¡kefafán!”, se obtiene al palmotear sobre la boca abierta cuando se profieren vocalizadas esas sílabas ininterrumpidamente. Pues esto era lo que sucedía, con la particularidad, para el evento que yo estaba observando, que no era la nena cantante quien producía la oclusión y destape alternados de su boca. Quien palmoteaba sobre la fonación era la dama más adulta que le estaba por detrás a la nena.

   El truco me pareció de lo más ingenioso; como para comentarle a la joven señora, que me parecía estar viendo una peli, cuando los “indios” avanzando a caballo, sus alaridos. Pero lo que me hacía tan específica y simpática, esa musicalidad del dúo entre cantante y operadora, y así se lo dije a las intérpretes, era el concepto proyectado que demostraban: “La nena es como un instrumento portable suyo. Ahí donde vayan ella arranca con el sonido y usted le imprime las modulaciones, el ritmo”.

   Aprobó mi ocurrencia la señora, y me dijo: “La nena así descarga los nervios”. Fue entonces cuando me pareció escuchar que la albahaca se despedía de mi, con un “estamos a mano”.

   La gran suerte junto a las novedades, estuvo en que todas ellas tuvieron algo de perfil reparador. Estabilización de historias que las hizo interesantes. No sólo agregaron actualidad a mi mundo, sino que estas acciones, incluyendo a las de la albahaca preceptora, por su operación obraron variadas y necesarias composturas sobre una pluralidad de proyectos.


Internauta: Para Decirme Como Va Esto, Arrimar Un Comentario ó Encaminarme Mensaje Por ⇒ “Contacto”

Anuncios

1 comentario so far
Deja un comentario

[…] haciéndose tan preponderante, que así impediría el que se concrete un renovado fundamento para la comu-nica-ción, y es precisamente esa renovación la que acredita a la co-mu-ni-ca-ción como […]

Me gusta

Pingback por inquietud-recintos: …”discurrir, ..anclaje, ..acompañamiento, ..continuar, ..mecanismo, ..impediría, ..verificar, ..derivado”… « Hipersalenas's Blog




Son importantes para las Hipersalenas los comentarios, puntos de vista, propuestas; la conversación nos hará bien; usted tranquilamente dígame; bienvenid@.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: