Hipersalenas


pertenencias-legales-formales: …”reclamar, ..techo, ..ridiculizarlo, ..amigo, ..deportiva, ..sonrientes, ..paraje, ..bicho, ..saber”…
2010/05/07, 9:16 pm
Filed under: agua-en-vasos, Cuentos Breves, Fusiones, Narrativa, Poesía | Etiquetas: , ,


   Pertenencias legales y normales


.."todos muy sorprendidos"..

."de inmediato logra reconocerse, y reconocerlos"..


..o bien un paisaje helado, lleno de focas místicas, que rezan continuamente, con ademanes de monjas o de prisioneros. Silvina Ocampo 

Al amigo hay que decirselo: Su criterio de dar gritos es un poco erróneo, pero no del todo. Bilaplov todavía no sabe que las cosas son todas robadas, pero todas ellas, no sólo las de él. Es así, no tiene porque ponerse de nuevo tan mal, como la vez cuando le birlaron el sobretodo, cuando se puso a gritar desde el techo de “Antonito”, el salón de eventos. Se sintió víctima de una intriga, eso le rompió más los nervios. Había trepado al techo para reclamar por su sobretodo. El tenía creído como normal al guardarropa del Salón de eventos Antonito, ..y dejó ahí su abrigo. Pero cuando la reunión del condominio terminó, le faltaba su prenda a Bilaplov. Actuó de tal manera, subiéndose al techo, en el intento de atajar, aunque fuese con gritos, a todos los condóminos que juntos habían salido de la
reunión terminada. Se le estaban alejando, él quería recuperar su sobretodo, la noche estaba fría y neblinosa. Ahí fue cuando le arrojaron las manzanas los niños del barrio. Las sacaban del terreno de al lado, le decían que las amontonase en el techo, y que nadie las viese. Una de las manzanas que atrapó en el aire Bilaplov, venía con una marca adherida: “Arbol Mayor”. La etiqueta también decía: “Que nadie sepa, vos no leiste el mensaje, pero seguí con esto, la pirámide de fruta te tiene que salir bien”. Creyó entonces que la reunión, la desaparición del sobretodo, la escalera de albañil apoyada en la pared de afuera como al descuido, los chicos con las manzanas, ..y que los condóminos siguiesen alejándose a pesar de sus gritos; creyó que todo eso era una intriga trampeada contra su integridad, para ridiculizarlo; a Bilaplov se le rompieron más los nervios. Y la forma en que gritaba entonces se hizo única, como si él fuese la única víctima del odio de los dioses, el único a
quien le tomaban prestadas “sus pertenencias”. No es así, amigo Bilaplov, hay que decírselo. Lo que él cree normalidad y vida legal no existe. Todavía no se ha dado cuenta de que todas las cosas son fruto del robo. Ni siquiera el coliflor y el agarbatti, cosas que por otro lado no le sentaban nada bien, ni siquiera esas pertenencias mínimas son legales y normales. Ahora él tiene que descansar, que se siente en el auto y vayan a dar una vuelta, llévenlo a tomar un paseo, le va a aprovechar. Es un poco antiguo el auto, y sin embargo, como lo tenemos pintado de negro, eso nos lo pone contempóraneo y veloz. Lo bueno también está en que no ocupa espacio, es chatito como un dibujo, dobla muy bien, casi imposiblemente, aunque esto quizá sea porque lo conduce nuestra verdadera amiga
Bonifacia Daubtfuhl, qué piloto. La hace viajar a la máquina con tanta habilidad. Le vamos siguiendo lo rápido que va su andar en nuestro tablero, hace oportunamente sus virajes, como para que el viaje no se le ponga monótono al amigo Bilaplov. Él va en el asiento trasero disfrutando del trayecto, a pesar de la manera deportiva con que Bonifacia conduce. No nos extrañe que de momento se hayan metido por entre unas callejas con casas sórdidas y ruinosas. Van a pasar por ahí sin incidentes; por algo van los cuatro en el auto, para que así estén sonrientes, seguros y confiados. Ya los vemos en su crucerear por las calles más amplias de ese viejo barrio. Los vecinos lo han remodelado al anterior paraje bubónico, luce renovado, como si no hubiesen acaecido las fatalidades. Lo hicieron juntando fragmentos de casitas blancas y ensamblándolos. El resultado es sumamente interesante; con las porciones agregadas de lo que fueran casitas blancas, han conseguido
un lugar tan cambiado, lo más parecido a un “shopping center” de los actuales; está muy bueno, con la astuta iluminación que le eligieron. Vemos así que Bonifacia ha detenido el auto, y ya están bajando los cuatro. No nos tenía que extrañar el periplo que ella eligió para el paseo. Toda la gente del barrio está tan adecentada, parecen inocentes de toda culpa y cargo por los robos, es como si un aliento de transformación y renacimiento los hubiera limpiado. Y se da para Bilaplov una instancia de apercibimiento y reparación, la que debía darse. Observaremos que la gente del barrio no se inmuta con la llegada del auto ni con el descenso de los viajeros, excepto por los primeros pasos que da Bilaplov. Realmente se lo quedan mirando como a un bicho raro, todos muy sorprendidos. Le hará un estremecimiento, esto, ..a nuestro amigo, ..quien de inmediato logra reconocerse, y reconocerlos; y también, al saber, la gente del barrio está haciendo su parte de elegir tranquilamente.

Tal vez usted pueda encontrar un poco más de contenido por debajo de los anuncios que ocasionalmente aparecen.
Perhaps you may find some more of content below the occasionally shown ads.

Anuncios

6 comentarios so far
Deja un comentario

Siempre se hará necesario un buen paseo para todo aquel que se desajusta en su “real imaginación”…más cuando siente que existe un complot…”Sobretodo” si ese paseo lo realiza una piloto como Bonifacia …con sus piruetas les hará más que interesante reconocerse y reconocerles … Después de las piruetas viene la calma.

Me gusta

Comentario por Maru

.. Ese hilo de sentido .. Maru lo lleva dando agradables puntadas con nudo, son acciones raudas y tranquilas. El otro hilo, el que acordona conciertos de reconocimiento, ajusta otras operaciones con otro sentido, hacer claridades que puedan detener la obscura mascarada del viejo barrio. Configurar entonces un equilibrio en las piruetas sobre todo, ¿será posible?

Me gusta

Comentario por Sergio Edgardo Malfé

…….”DISFRUTANDO DEL TRAYECTO”……..
Sera que bonifacia con sus piruetas tiene la magia de que la “victima” sonría en lugar de lloriquear?Insisto con las famosas piruetas se olvido el Ayer…para disfrutar el Hoy…Que mas da reconocerles y reconocerse …Si después de las piruetas todo cambio.

Me gusta

Comentario por Maru

Es cierto como clave crucial ese traspaso ágil y bastante vertiginoso que Bonifacia conduce. Tiene al mismo tiempo incertidumbres punzantes, originadas y al mismo tiempo sentidas por la conductora. Su destreza en las maniobras y el rumbo que toma ella, los retorna a los paseantes a un lugar distinto a como antes fuese. El desembarco de ellos, Bilaplov, los cuadros y la dirigente Daubtfuhl, se concreta en un momento que es como una síntesis de temporalidades: El Ayer es aquello que le da su sonrisa acongojada a Bilaplov, lo que le da participación en un “tal vez sea Hoy”; pero .. ¿quién sabe si el tranquilo “tiempo nuevo” es precisamente un “tiempo de disfrutes”? Eso sí, de seguro que es tiempo para elegir.

Me gusta

Comentario por Sergio Edgardo Malfé

……..TIEMPO NUEVO………..
No siempre es mejor .pero si da nuevas posibilidades que cambian la rutina…Bilaplov y todos sus conocidos tendrán su tiempo para reajustar todos sus pendientes y empezar de nuevo…Fabuloso porque tienen a Bonifacia.

Me gusta

Comentario por Maru

[…] ..como para que el viaje no se le ponga monótono al amigo.. Pertenencias legales y normales […]

Me gusta

Pingback por visual-emisión-poética « Hipersalenas's Blog




Son importantes para las Hipersalenas los comentarios, puntos de vista, propuestas; la conversación nos hará bien; usted tranquilamente dígame; bienvenid@.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: