Hipersalenas


area-facultada\..: “rondamos, ..pernoctar, :figura, :mediodía, :cuartel, :oculto, :lagunas, :tibiales, :ripostar, :distópica”…

   En el Area Facultada


Nota: Las citas de comienzo y fin son frases tomadas desde distintos poemas de Francisco Madariaga


“Yo soy el portador de los lagos-lagunas, el apoderado general para hacer las transferencias de las aguas de retenimiento primordial”.   

   Apareció allí cuando la Dotación estaba plenamente ocupada con las mangueras. Él iba mirándolo todo, con un chocolate en la mano, y esto llamó la atención del Bombero Jefe. Se encontraba evidentemente lejos de su patio, donde a él lo podemos ver regularmente cuando atiende la Ganchería. Duerme en una cucheta disimulada detrás de la autobomba, duerme mucho.

   Le paga una diaria Popi Berreoletas, la gordita, por ayudarla en la atención de su Ganchería. Pocos bomberos saben de su escondrijo, y el Jefe no recordaba haberlo visto al muchacho. Mas no es así para quienes trajinamos y rondamos las calles del centro; se nos ha hecho una figura muy familiar, con su calmosidad habitual, este amigo Zotailuk, y sabemos de la especial dispensa informal que le tienen los bomberos, para que él pueda pernoctar dentro del Cuartel, disimulada su cucheta en un rincón, detrás de la autobomba.

   La ganchería de Popi Berreoletas está pared de por medio con el Cuartel de los Bomberos Voluntarios. Ella lo tiene como amadrinado al sujeto, que es un prodigio de cordura distante; todo el tiempo está como pensando en otra cosa. Eso no es nada muy especial; pero lo que distingue a Zotailuk, es como él rastrea de manera penetrante con su mirada en las cosas que pasan, en simultáneo con su andadura mental por quién sabe dónde.

   Del otro lado de la calle está el vivero, y a pocos metros detrás del vivero comienza la zona incrementada de las lagunas, con muy pocas calles por las que se pueda transitar. La localidad tiene su animación, en cambio, en el centro mismo, que se extiende hacia la costa desde la calle del Cuartel. Las avenidas fluctuantes, los outlets, y los paseos de compras, son una celebración diaria, mucha actividad se desarrolla sobre nuestras calles de pizarras. Allí, en un esquinamiento, dentro del parque fabril, donde hay una suerte de encuentro en forma de equis, que la hacen dos avenidas fluctuantes, allí era donde había acontecido al mediodía un pequeño incidente ígneo, en un amontonamiento de desechos.

   El suceso ya estaba controlado sin ulterioridades. Y el fin de la tarea le había permitido al Jefe, el que pudiese observar, en una distensión cumplida, a la figura de Zotailuk. Estaba con su barra de chocolate en ristre, se hacía para el Jefe una inusual presencia notoria, cerca de la autobomba, como un oso panda paracaidista, con esa amabilidad. Ya estaba extinto el siniestro, los hombres desacoplaban las bocas de agua, preparaban la vuelta hacia el Cuartel.

   El Jefe le colocó encima la mirada: “¿Cómo le va, qué anda buscando por acá?”. El muchacho se le acercó para responderle sin dar gritos: “Lo felicito, Jefe, hicieron un apagado completo; y yo no ando con urgencias, paseaba nomás, gracias”.

   Los hombres de la autobomba, que estaban reponiendo los equipos al móvil, atendían al cruce de las palabras entre el Jefe y Zotailuk, y se cruzaban sonrisas selladas y cómplices; no intervenían por precaución, para no dar ninguna sugerencia que pudiese indicar el facilitamiento del lugar en el Cuartel, adonde Zotailuk duerme, duerme mucho, siendo toda la maniobra algo oculto, más aún por ello, para las autoridades.

   -Usted parece venir de otra parte. Es raro que pasen cosas como ésta: Algún idiota fue, que quiso hacer una broma, prendió fuego a toda esta basura-. El Jefe ensartaba así, en una frase condensada, a su baquía y su comentario acerca del joven, el que portaba su barra de chocolate por delante, como si se tratase de un ramo de flores.

   -Son bromas que no se hacen. ¿No tendrá sospechas sobre quién pudo ser, Jefe?-, le proponía Zotailuk, y refería: -Por esta parte no está muy bueno para pasear; yo llegué al mismo tiempo que la autobomba; no vi a nadie más; su Dotación y yo. Adonde quiero ir a conocer bien, es a las lagunas, adonde dicen que hay buena pesca-.

   -Hay muchas lagunas alrededor, entrándole a la tierra, varias tienen buena pesca. La que está fuerte de peces es “La Añadidura”-, decía el Jefe, veía la oportunidad de una conversación lugareña: -Pero ahí no le conviene ir; “La Añadidura” está permanentemente desbordada, una inundación que no termina nunca. Además, tiene que pedir permiso para pasar por el campo, ¿conoce? Es por donde tienen sus chacras los Berreoletas-.

.«la ambigüedad distópica de las lagunas»..

.«la ambigüedad distópica de las lagunas»..

   -Oh, no tengo ninguna urgencia Jefe-, blandía lentamente su chocolate, y ya desplegaba su lejanía Zotailuk: -Andaba queriendo ir a conocer las lagunas. El Tata Berreoletas me ha dicho que algún conocido fuera por las lagunas alguna vez. Que por donde están las aguas, se producen idas y vueltas; son muchas las vueltas enfangadas que tiene el área; me ha dicho algo así: “Por las famosas lagunas alguien iría, o fue que iría a los estanques, alguien que viene o estuvo yendo, se vuelva a conocerlas si ya las trae consigo, venga y vaya, hermosos peces, famosas perlas del páramo, los charcos, para cuando guste”-.

   Los hombres de la Dotación de Voluntarios habían hecho un rápido corro y mostraban asentimiento, uniéndose a la conversación lugareña con sus silencios reconocedores. No le causaba extrañeza a Zotailuk, lo contemplaba al hecho; tampoco le extrañaba la forma en que habitualmente lleva cada uno su par de zuecos de madera, adosados a sus piernas, inserto cada uno interiormente en cada bota, junto a sus tibiales. Esto nos pudiese parecer algo peculiar a nosotros los del centro, pero ya no nos extrañamos, después de comprender más claramente como son las cosas desde el punto de vista de Zotailuk: Fue que su caracter se nos evidenció, casi palpablemente, por la conversación que sostenían con el Jefe. Le quedaba claro que Zotailuk no era tan forastero, como había supuesto él de entrada; y ripostaba el Jefe sobre la ambigüedad distópica de las lagunas:

   -Son todos distintos esos charcos, estanques, o como le guste al Tata Berreoletas darle nombres a las lagunejas. Y por igual son idénticas también, por los cambios contínuos con que se comportan, todas en lo mismo, y que las hacen otras de como venían siendo-. Al estribar en estos dichos del Jefe, fue como se marcó el punto, con que Zotailuk dijo eso por lo cual lo entenderíamos mejor:

   -No tengo urgencias, pero he de conocerlas, no tanto por las lagunas mismas y sus variaciones. Iría como a pescar en ellas, a pesar de las inundaciones y los fangales, señores, porque en todas se refleja el cielo.. Yo sé que al mirar en cada una, voy a estar realmente viendo cielos distintos. Y con ser distintos, por añadidos, ..no me dejarán de ser el mismo, el cielo todo, único y profundo-.


“¡Loor terrestre a mis amigos y hermanas con temblores de bocas de duraznos, besadas por el agua!”.   



Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, junio de 2010; SEM      

Anuncios

3 comentarios so far
Deja un comentario

Jefe Malfe.
Siempre soberbio en tú estilo tan personal que tienes al escribir. Va el chocolate jefe y una mateada muy personal, felicitaciones.
Mage.

Me gusta

Comentario por Mage

Ah! Mage: parece que tú eres la dueña del chocolate, y yo ¿soy el bombero?, ¡gracias!

Me gusta

Comentario por Sergio Edgardo Malfé

[…]  Como *En el Area Facultada*, están las aguas, y los enfangamientos también, en esta otra entrada: https://hipersalenas.wordpress.com/2015/05/19/patios-del-albardon/ […]

Me gusta

Pingback por patios del albardon/: ..”altozanos; enderezar; enganches; escollera; ponerle; tripulantes”.. | Hipersalenas




Son importantes para las Hipersalenas los comentarios, puntos de vista, propuestas; la conversación nos hará bien; usted tranquilamente dígame; bienvenid@.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: