Hipersalenas


germina-desarraigo\: ..”momentos, :peripecias, :solución, :músicos, :conocí, :trastienda, :nuestra, :inyecciones, :sentir, :irrebatible”..
2010/09/07, 12:02 am
Filed under: agua-en-vasos, Fusiones, Narrativa | Etiquetas:


       Germinación de un Desarraigo

“Es de notar que para fortificar una amistad, basta con buscar un nuevo ambiente”.  
Max Brod y Franz Kafka.  

   Esta carta, rescatada de entre papeles familiares, es un interesante testimonio. Retrata un tramo de los peregrinajes de su autor. Ocultaremos su identidad, por un pedido expreso de mi prima “Tonina“, quien amablemente me la ha cedido para su publicación. De él no se sabe nada desde hace tanto tiempo.



Molduworzk, Bridobunia, enero de 1988. 

 Querida Tonina:

   Yo ando deambulando por estas avenidas desde hace semanas. Siempre llevo conmigo una mata de tus cabellos sin par, recuerdo tuyo que devotamente guardé, aquella vez, cuando te hice un corte, en las vacaciones de Zubonza.

   Hubo varios momentos en que me sorprendí, estando entretenido en otras cosas, al encontrar con los dedos estos pelos en mi bolsillo. La primera impresión que tuve de arranque, fue que una ardilla o algo parecido se había deslizado hasta ahí, que me mordería inmediatamente. Esto me ocurrió en el primer ómnibus, cuando despertaba de un descanso. Y siguió el sobresalto otras veces, porque de a momentos me ausento, vos sabés; cuando miro de rabillo a las peripecias, y enseguida enfoco para el otro lado, para irme hondo-hondo (los disgustos no sólo se dan en nuestra tierra). Es entonces, ..cuando intento montar en mente algún proyecto que me acerque a una solución, ..y estando en mis pensamientos, así abstraído, ..pongo a veces las manos en los bolsillos, y al reencontrar el manojo de tus cabellos, ..es entonces cuando la sorpresa me acomete con sensaciones que tienen una constante: Algo está cambiado y fuera de control. Siento que se ha brotado un arcano atavismo; es un tiempo cinegético; yo estoy llevando el testimonio de aquellos sacrificios y propiciaciones en mi bolsillo; no debo detenerme, porque puedo ser la presa. Me estremezco interiormente, reasumo el contacto con las circunstancias; pero luego es un contacto ya cambiado, con desarraigo disciplinado y observación piadosa. Las cosas alrededor no pueden afectarme; ya he pasado por lo peor; estoy supervisando junto con la mía a todas las lápidas. Para que el mal no siga desparramando influencias.

   Así fue mi supervisión de anteayer, en esta importante ciudad de Bridobunia. Estuvimos permitiendo que el CiberJazz se nos metiera en las vísceras. Junto conmigo estaba la Agustina, mi inseparable mascotita; y disfrutábamos el concierto también con un amigo Andobuano. Hace ya dos semanas que viajo, pero hace cuatro o cinco días atrás, desde la ciudad Andaville, me uní con esta orquesta de la comarca Ygrogroñesa, grupo al que me integré como agente de prensa y presentador. Parece que lo decisivo para que me tomasen junto a ellos, fue el color de mi piel. Ya presentando yo anoche a los músicos, estuvimos luego en un aparte, con Giiezay, una chica Bridobuana, junto al Andobuano y Agustina.

   Poco te puedo decir de Ygrogro. Arribé en un tren nocturno y directamente fui por el centro de Pompiburg, su capital, para luego partir en la mañana, de nuevo por tren, en el que viajé con la orquesta, así nos conocimos. Lo que me resultó más notable de esa comunidad, es el perfil nocturno de su religiosidad ceremonial y masiva. Las procesiones, el continuo tañido de las campanas, la catedral plenamente iluminada y rebosante de fieles. Y es todas las semanas lo mismo en Pompiburg, con los braseros sahumando en cada encrucijada de las callejuelas, me lo detallaron los músicos. También pude saber que Ygrogro vive bajo un constante régimen de lluvias. Lo cual no disminuye las actividades de su gente. Aquí te envío una foto como muestra. La tomé en instantes previos de mi venida a Molduworzk. Así verás como los Andobuanos no cejan, y particularmente no lo hacen los Pompiburgueses de Ygrogro. En la foto verás una clase de primaria con sus maestra y celadora, en una lección ambulante sobre las personalidades importantes en la historia del país.

«..Y es todas las semanas lo mismo en Pompiburg..»

«..Y es todas las semanas lo mismo en Pompiburg..»

   Les caí bien cuando me les presenté en Andaville, por la Disco adonde había recalado la orquesta. Todavía no conocían a Agustina. Ella estaba adentro de su valijín jaula portable. No cambiaron de ánimo cuando la conocieron. ¿Sabés qué pasa? … Que ha gustado el paso por estas tierras, del Equipo de Filmación para esa película sobre los amores de Joseph Westek. Esa sí que es gente original, dichosa y creativa. Y las peculiaridades nacionales nuestras se les hicieron aceptables a los músicos, por lo entradora que es la Susú Ceproccaro. Pareciera que así pudieron aceptar las ocurrencias que nos distinguen, como la de transitar con las gabardinas gastadas, y también ésta, mi necesidad emocional de viajar con Agustina.

   Lo más importante que te quiero comunicar, es que estamos por maridarnos con una veterinaria y domesticadora de especies exóticas, a quien conocí por unas complicaciones digestivas que sufrió Agustina. Se le había cambiado el carácter; y hasta casi me llegó a morder. Cosas que pasan. Fue así que nos conocimos con Gieezay. Era complicado el caso, y se lo fui presentando en el frente del local veterinario. Gieezay tiene el caracter de Molduworzk, es plácida, minuciosa, y también bellamente intrincada, como el barrio de callejuelas góticas donde trabaja.

   Para que conociese adecuadamente el cuadro de Agustina, teníamos que conseguir que la mascotita defecase. (Estaba evacuando cromáticamente verdes y azules, todos los matices en la gama del cian, algo muy interesante y por cierto bastante feo). Había que llevarla a un lugar aparte, donde Agustina no sintiese atacado su decoro. Pasamos a la trastienda, y así empezaron las cosas entre Gieezay y yo. Pero las cosas no sólo pasaron entre nosotros, sino también con Agustina mejorada. Las inyecciones para sanar su descompostura consiguieron darle una apariencia más común y corriente, han hecho de ella una mascotita más aceptable para el gusto público.

   Los tres iremos aquí en Molduworzk, a nuestra ceremonia, en una cripta del culto oficial Bridobuano. Pero nadie se dará cuenta de los rasgos originales de Agustina. Se mantiene transformada por las inyecciones que le administra Gieezay. Hay horas críticas en las que aparecerían nuevamente las condiciones especiales y heredadas de Agustina. Pero la regularidad del fármaco lo impide. Deberemos mantener encubiertas a las inyecciones. Y, como estaremos por un tiempo viviendo en hoteles, nos preocupaba que algunos bramidos sibilantes de Agustina pudieran oírse. Por eso, al par de nuestra boda, y con el fin de enmascarar esas voces naturales, ya tengo adquirido un reproductor de audio. Para esas ocasiones, pasaremos con Gieezay unas breves tomas de CiberJazz, esas que son pirotécnicas, y todo seguirá tranquilo. Los sonidos aparecerán como parte de mi trabajo. Y como estos continentales tienen la más alta consideración para el trabajo (es para ellos lo principal, no importa cual sea, “trabajo” para ellos es una palabra santa). Por lo tanto, nadie irá a sentir molestias, al yo atajarles sus probables reproches por los decibeles, con un argumento que les va a ser irrebatible: “¡pero si estoy trabajando!”. Ya ves que la experiencia toda es científica y puede estar bien.

Un abrazo Tonina, por favor deséame suerte, y que las bendiciones de la vida estén contigo. “F…”



 Nota: Relato publicado en 2008-11-01, con el nombre de “Germina peregrino un desarraigo”, sobre un blog anterior mio en LC, es reeditado para estas fechas. SEM

Morón, Prov. de Buenos Aires, Argentina; Septiembre de 2010.

Anuncios

3 comentarios so far
Deja un comentario

Cuantas veces sin buscar en los bolsillos del recuerdo encontramos recuerdos que se confrontan con nuestro presente? como si aquel pasado impulsara este presente y con todo y mascotas…encontramos siempre nuestras buenas amistades, en nuestros siempre recuerdos con sus continuidades …Keñi

Me gusta

Comentario por Maru

Maru, me dices “siempre recuerdos” y “continuidades”, pero al presente “F” le da impulso por el tiempo adelante. En su carta, él nos dice cómo de cubierta es la integración, en una cripta. El tiempo se une; el acceso a los recuerdos se motoriza con un proyecto; y “F” ubica los movimientos cruciales de unión en un lugar protegidísimo. Sería como que conviniese contar dentro nuestro con un refugio a prueba de dominaciones, cobertizo donde programarnos en las continuidades del tiempo propio, el que nos ←pudiese unir porque será real→.

Me gusta

Comentario por Sergio Edgardo Malfé

[…] germina-desarraigo: ..”momentos, :peripecias, :solución, :músicos, :conocí, :trastienda, :… […]

Me gusta

Pingback por comportamientos-por-marca:…”:suplementar, :renombrado, :marcas, :automovilística, :meta, :impronta, :grafía, :direccionamiento, :conductores”… « Hipersalenas's Blog




Son importantes para las Hipersalenas los comentarios, puntos de vista, propuestas; la conversación nos hará bien; usted tranquilamente dígame; bienvenid@.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: