Hipersalenas


carinhos:..”..tirón, ratito, encontrarlo, menta, piense”..

«..Encariñamientos..»

En la Estación, era en una tarde de hace algunos días, ..yo estaba viendo para otro lado, parado donde había un montón de gente mirando el puestito que vende frascos con grasa de iguana. Venía una chica hablando por teléfono, por el paso a nivel, por donde se cruzan las vias. Como el tren estaba parando en la estación, tuvo tiempo el guardabarreras para darle un tirón a la chica y sacarla de las vías; que si llega a ser el rápido… Como no fue ese el caso, ni ella ni el hombre sufrieron ningún golpazo por el tren; la chica cayó a un costado.

Yo estaba viendo todo. ¡El lio que se armó, cómo gritaba la chica, y el motorman que daba bocinazos! La gente se fue encima de las vías enseguida, los de la venta de la iguana también. Me quise quedar ahí un poco cuidando el puestito. La llevaron a la chica aparte, a un escaño junto al altarcito de la Vírgen. ¡Viera!, ..le llevaron agua del bar de la esquina, los de la iguana. A mi me parecía, y al ratito me interesé por saber si era ella nomás una vecina de mi barrio. Y como les había cuidado los frasquitos de grasa, me llevé un par como pago por mi vigilancia.

La chica sí era vecina, la hija del panadero de la otra cuadra mia. Ahí cuando me reconoció, ya enseguida le pude ofrecer que la llevaba a la casa, porque la ambulancia se demoraba. Ella sólo estaba asustada, y angustiada porque no encontraba el celular, quería llamar a la familia. Le hicieron un favor a la chica: alguno que se le encariñó al encontrarlo tirado; “¡uy, un celular!”, y se lo llevó para cuidar de la muchacha; cosa de alejarle el peligro, que no le sea fácil repetir la incidencia.

Busqué un taxi y partimos con la vecina. Le conté como trabaja la grasa de iguana, que es muy efectiva para salir del pasmo. Entonces le entró curiosidad, buena muchacha, le pareció bien venirse a mi casita, para que yo le pasase el remedio por la nuca. En fin, que terminando después con la nuca, y con las pantorrillas, porque en el dorso de las rodillas es donde mejor trabaja la grasa para los sustos. Y como a ella le gustaba el perfume a menta le dimos nomás al unto y nos fue bien, redivertidos estuvimos. Pero debía irse para tranquilizar a los padres.

No quedamos en nada, y se ve que fue ella, para que me le encariñe, para que no la olvide y la piense; ..debe haber sido la chica nomás: ..En un descuido mio se llevó de casa el aparatito de conexión a internet, el modem de mi equipo; por eso yo no podía narrar el episodio para todos y por escrito. Me fue necesario estárselo contando a quienes en presencia quieren enterarse de como son los encariñamientos. Igual la voz va corriendo, y hay que decirlo, no es tarde para transmitir la advertencia: Es más generoso para todos, el prestar alguna atención, con cariño dejar de lado el celular, cuando se esté atravesando las vías férreas.

collage:iguanita:ferroviaria

«..no pude contar el episodio antes..»


Acerca de quien es el dicente en este cuento: aparenta tratarse de Crescello, un personaje que ha referido episodios semejantes en este Blog, episodios a los que se puede recurrir por los siguientes enlaces:

¿Tomando por sorpresa a otra Entrada en este Blog?: Hipersalena Aleatoria, por Aquí

Sergio Edgardo Malfé

Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, noviembre de 2011.   

Anuncios

2 comentarios so far
Deja un comentario

De bien que me vendría un masajito aunque no fuera con grasa de Iguana. principalmente en el cuello,que culpa las iguanas de los encariñamientos que las personas nos profesamos. pero siempre aunque no sea con grasa de iguana , cualquier aceite de esencias naturales es delicioso para consentir el cuerpo., ademas que conduce a grandes encariñamientos.

Me gusta

Comentario por Mari,Mari ,Maru

Justamente para los tratamientos.. ¡oh sí!.. de la nuca y sus cercanías, está recomendada una tradicional preparación de una etnia reservadísima: Los Pelaítos. Ellos no sacrifican iguanas para esta receta anti estrés, pero sí utilizan los huevos de iguana: Preparan una mezcla con fragantes esencias naturales, de lo que resulta una suerte de mayonesa esencial, con resultados deliciosos, si bien no ingeribles. Profesantes de esos encariñamientos, Los Pelaítos emiten su asistencia de estimulación y relajación, para quienes lo requieran, a través de los masajitos.

Me gusta

Comentario por Sergio Edgardo Malfé




Son importantes para las Hipersalenas los comentarios, puntos de vista, propuestas; la conversación nos hará bien; usted tranquilamente dígame; bienvenid@.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: