Hipersalenas


no-hacerlo
2012/05/31, 5:31 pm
Filed under: Notas | Etiquetas:


   Hay cosas que no se hacen

   Una información de actualidad, que de entrada me costó aceptar como ajustada a los hechos que describía: La noticia del asesino serial, aparentemente un caníbal, en una localidad rural de China. (Describo la noticia sin entrar en los abominables detalles con los que estaba abundando el medio donde encontré “ilustrado” ese espanto). Así de revulsiva la afección, como para que intentase yo constatar la noticia por otros medios internaúticos. Y al observar los distintos contextos (atendiendo a su respeto por las personas, a su nivel de sensacionalismo, a qué tipo de tendencias, si compulsivas y seductoras -o convivenciales y reflexivas-, y a cuáles publicidades mostraban); ..Me fui dando cuenta de la maldita insanía macabra, y terror obsceno, a la que quieren imponer como “la realidad”, los personajes de la violencia y la manipulación comunicacional.

   ¿Para qué sirve esa representación indiferente: “es así cómo son las cosas”? Una de las funciones, es el conseguir que la gente busque “seguridad”; ¿y cuáles son los factores que protegen de bestialidades semejantes y otorgan un buen resguardo?… Pues claro está: las grandes organizaciones societarias, con atributos “fuertes”, son los factores imponentes y dominantes; esos que “están en la cosa, no tienen problemas, esos dan seguridad”: Eficaces y bien delineados en la consolidación ostentosa de un “mundo feliz”, ojalá que no tengan ese “éxito”. De todos los deslindamientos, se sabe que son particularistas: muchos han sido para que las bandas triunfantes arbitrasen y dominasen territorial e ideológicamente. Podemos considerar que cayó el “telón de acero”, y que se abre la “cortina de bambú”; pero -y ya en el campo de mis habituales competencias-, ..resulta evidente por demás, y repudiable, que el modelo dominante quiera moldear o envolver a todos los nativos del planeta, con una “cortina de plástico”, en una uniformidad que también se nos haga interior y nos caricaturice vincularmente.

   Otras fuentes han manejado el espanto de la información antedicha, con discreción y reserva, pareciera que han pensado en el dolor por el que atraviesan las familias de las víctimas. Y que sintieran estas fuentes tristeza, y para nada delectación, al tener que cumplir con la información de esa horripilancia.

   Y si fuese de tomar cosas tan así de desgraciadas con Filosofía -que tal vez ese punto de vista pueda ser sanador-, ello me hace traer a mi comentario, un juicio de Gilles Deleuze (en su Crítica y Clínica) :

   «.. Y sobre todo son muchas las personas que sólo pueden asentar su Poder sobre la tristeza y la aflicción, sobre la merma de poder de los demás, sobre el ensombrecimiento del mundo: hacen como si la tristeza fuera una promesa de dicha, y ya una dicha por sí misma. Instauran el culto de la tristeza, de la servidumbre o de la impotencia, de la muerte. No paran de emitir y de imponer señales de tristeza, que presentan como ideales y dichas a las almas que ellas han hecho enfermar (…) La selección de los signos o de los afectos, como primera condición del nacimiento del concepto, no implica por lo tanto únicamente el esfuerzo personal que cada cual ha de efectuar sobre sí mismo (Razón), sino una lucha pasional, un combate afectivo inexpiable, aun a costa de la muerte, en el que los signos se enfrentan a los signos y los afectos chocan con los afectos, para que un poco de dicha nos haga salir de la sombra (…) Los gritos del lenguaje de los signos marcan esta lucha de pasiones, de dichas y de tristezas, de aumentos y mermas de poder.»

   La sección siguiente contiene una situación imaginativa espontánea, su aparición acontecía en el mismo tiempo de estar yo elaborando este comentario de actualidad. Guardan posiblemente las líneas siguientes, una relación de sentido y voluntad preconcientes con el tema que nos ocupaba, con eso que ..nos.. ha pasado. Al pie están mencionadas con enlace las fuentes que han tratado con mayor gentileza el tema.


   Un poco más de masticación ahora. ¿Tiene para anotar? Me va a resultar muy penoso decírselo, y no quiero tener que repetirlo:
   El plato póstumo del Chef lleva dentro el agüita que lloraba. Le confieso que yo he visto cuando lo preparaba, y del tacho de basura dorado no le puso nada dentro, puede estarse usted tranquilo. Tampoco le puso nada de carne al plato (aunque ganas no le faltaron), ni asiática ni de aves rapaces embusteras. “No viva nunca más la aflictiva calumnia encumbrada”, me lo decía lagrimeando.
   Nos vemos luego.



Sergio Edgardo Malfé

Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, mayo de 2012.   


Anuncios

2 comentarios so far
Deja un comentario

hay todo tipo de locos y de locuras.

Me gusta

Comentario por Delia Godoy

con voluntad alar unos pájaros, y de pico y garra otros

Me gusta

Comentario por Sergio Edgardo Malfé




Son importantes para las Hipersalenas los comentarios, puntos de vista, propuestas; la conversación nos hará bien; usted tranquilamente dígame; bienvenid@.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: