Hipersalenas


connotacion-conjunta/: ..”significativo, :aplicarle, :particularidad, :múltiplemente, :consensuar, :posibilidad”..

«Cuando es discernible en la comunicación un hecho connotativo, de lo que se trata aquí es de tomarlo en consideración como comportamiento, tendiente a sostener o modificar …»

Sobre la connotación conjunta a la serie lingüística.

connotaciones en mira

connotaciones en mira: sobre lo denotado (hilera inferior) se encabalga el fenómeno connotativo (hilera superior)

   El fenómeno connotativo se encabalga en cierto elemento de lo que se denota, tornándolo en un soporte para el aspecto significativo material de la connotación. Sobre lo denotado hace su carga el Significante del connotador, mediante el empleo sustancial de vocablos seleccionados (léxico), a los que acompaña una forma (retórica) que intenta definir la relación interpersonal. Este Significante está unido en la connotación con su Significado, distinguiéndose en éste último la forma que toma aquello que piensa el emisor (ideología), lo que a su vez es considerable en interdependencia, más causal que recíproca, con la situación procesual como sujeto del emisor en las relaciones de poder (sustancia).

 Vale aclarar que este acercamiento llano al fenómeno de la connotación, sólo tiene en cuenta condiciones normales de sociabilidad que habiliten la comunicación. La andadura razonable para aplicarle a otros marcos que transiten por fuera de los democráticos del derecho y la vida civil, es harina de otro costal.

   Cuando es discernible en la comunicación un hecho connotativo, de lo que se trata aquí es de tomarlo en consideración como comportamiento, tendiente a sostener o modificar las imagénes de sí mismo, que el emisor siente como delineatorias de su personalidad; y son abarcadas en este enfoque, las conductas tendientes asimismo al sostén o modificación, de las condiciones en la relación de los otros con el dicente. El fenómeno se hiciera moderadamente notorio, cuando tales imágenes o relaciones concordasen con la gestión de imagen que el emisor tenga, sea ésta acertada o no; y dramáticamente más notorio cuando difiriesen.

[Nota 1: las llamadas entre paréntesis a continuación, remiten a sus ampliaciones en la Nota 2, junto a la gráfica que allí está declarada.]
   Un cierto énfasis en vocablos aparentemente mínimos, que observásemos de un hablante, en una locución con caracter más que nada descriptivo, ofrece a la interpretación connotativa un ejemplo sencillo: La relevancia con que ese decir inviste a partículas relacionantes, del orden de las conjunciones, subordinantes, y preposiciones, implica en el empleo connotacional de ese léxico (a) coordinativo y amalgamador, a una forma retórica (b), la de procesar explicaciones, dando a éstas últimas un cuerpo social. El significado connotador se sustancia (c) en una situación de poder que es la de “estarse en un cargo”, ser el encargado de una función otorgadora de sentido, para aquello que denotativamente se describe. Y la idea significada (d) es la de eminenciar una certeza fáctica: con la secuenciación que en tales palabras se concreta, podemos conceptuarnos cierta y unívocamente el estado de las cosas.
   El volumen de su corporeidad que un dicente, como otro ejemplo, sumase organísticamente en un vocablo normal (a) que estentóreamente profiere, indicaría su voluntad de dominio y apropiación, en cuanto al concepto que el vocablo refiere, así especialmente (b) connotado. La relación de poder (c) que se busca y expresa, da sustancia en su significado a la particularidad connotativa. La intención de realizar este sentido dominante está formalmente sustentada por cómo piensa el dicente que debe ser en general (d) el orden de las cosas.

Componentes de la Connotación; Discriminación forma/sustancia, ref. Hjelmslev

Componentes de la Connotación; Discriminación forma/sustancia, ref. Hjelmslev


[Nota 2. (a): sustancia léxica. | (b): forma retórica. | (c): sustancia de poder, o posición en el prestigio y jerarquía sociales. | (d): forma de entendimiento, creencias sobre la realidad, ideología.]
 
   Articuladas semántica y sintácticamente en un hecho aprehensible, estas diferenciaciones se articulan a su vez múltiplemente, cada una en su propio nivel.
   Así por ejemplo: si el dicente profiriese (a):/inversiones!/, éste elemento cuenta contrariamente (p.ej.) con :/dispendios!/; y es proporcionalmente complementado por una serie que incluye: “adjudicaciones”, “colaboración empresarial”, “concesiones”, “operaciones financieras”, ..etc..
   La altisonancia imponente (b) se relaciona de forma contraria con “búsqueda de acuerdo”; y formalmente se complementa en la comunicación con la posible concreción de actitudes como… “estoy sondeando para consensuar”, “puede que esto sea necesario”, “así están haciendo todos, tal vez convenga”, ..etc..
   El “nosotros estamos al mando porque sabemos” (c), está sucesivamente contrapuesto con “son ustedes quienes deciden”; y tiene proporción complementaria con una serie que incluye: ..”tomemos una decisión entre todos”, “que cada comunidad aporte su conocimiento”, “echemos a suerte quienes decidirán”, ..etc..
   El entendimiento de la realidad como (d) algo “aprovechable técnicamente”, tiene su contraria en el apercibir la realidad como “algo contemplable”; y sus complementaciones proporcionales en la “experienciación”, el “disfrute”, la “interacción”, ..etc..
   El análisis puede tomar una dirección alterna: conociéndose el perfil ideológico y las relaciones de poder y prestigio, se hace posible prever cuáles serán las afectividades y emociones, que con preponderancia probablemente condicionarán la comunicación connotativa, de las personas acerca de las cuales conocemos las orientaciones antedichas; p.ej: De personas cuyo sentido social, su creencia sobre la realidad (d), sea de adscripciones y estamentaria, que crean que cierto grupo por su origen “debe tener el mando”, y a las cuales no asistan, en el panorama sociocultural, mayores prestigios (c) ni capacidades dominantes; de tales personas se puede prever, que en sus comunicaciones adopten una expresión connotativa con emergencias de formas significantes (b) emblasonadas, evocativas, y anhelantes, sustancializadas en el manejo de un léxico (a) sugestivo, minoritario, excluyente, con términos “para iniciados”.
   ¿Qué afirma o cuestiona el interlocutor, al producir un hecho connotativo, mediante esta implementación? Sobre el estado de los vínculos del emisor con los receptores, y entre ellos: Son vinculaciones que existen en complejidad y diversidad, y dentro de ellas pueden subtenderse simulaciones connotativas. Esta referencia a la posibilidad de líneas encubiertas, está comentando actuaciones de simulación, tales como las intrigas, destinadas a producir errores de apreciación y avalorativos en quienes reciban la comunicación. Localizadas en el diencéfalo mamífero, son constatadas por los especialistas en Etología, quienes tienen observadas estas capacidades intrigantes en los monos, no son pues productos de una evolución superior específica de ciertas mentes humanas; “Son formas de conducta arcaica que debemos superar” *.
 * Vitus Dröscher: Sobrevivir.
   Pongamos por caso un ejemplo más sencillo con elementos connotativos delimitados en las categorías de Forma y Sustancia, para Significados y Significantes, a partir de una locución en la cual hemos captado en funciones un complejo connotativo, y desde el cual nos es viable deducir algunos otros elementos en su estructuración; ver imagen (click para un mayor tamaño).

connotac'_apunte


Sobre la estibación de este breve artículo: Es una comunicación de estudios no-académicos, con fuentes constatables**, hecha desde una necesidad declaratoria mía, acerca de las gráficas y conceptos aquí expresados, componentes que estuvieron desprovistos de una más amplia fundamentación por algún tiempo. SEM

 ** El respaldo documental es visualizable en los recursos monográficos (p.ej. los de Bibliosanación) que he ido gestionando, en este Blog y en otros sitios de la Red). Agréganse para este artículo las siguientes fuentes:
 

  • Marty, Claude y Robert: La semiótica – 99 respuestas; UNLP y Edicial, Bs. Aires, 1995.
  •  

  • Es.WikipediA.Org/wiki/Paralingüística
  •  

  • Es.WikipediA.Org/wiki/Pragmática
  •  
     Ver también: Barthes, Roland: Lo obvio y lo obtuso, capítulo La retórica de la imagen; 1964.

    Sergio Edgardo Malfé
    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, febrero de 2014. (s.e.u.o.)
    Actualización más reciente en 2015/02/07.

    Tal vez usted pueda encontrar un poco más de contenido por debajo de los anuncios que ocasionalmente aparecen.
    Perhaps you may find some more of content below the occasionally shown ads.

    Anuncios

    Dejar un comentario so far
    Deja un comentario



    Son importantes para las Hipersalenas los comentarios, puntos de vista, propuestas; la conversación nos hará bien; usted tranquilamente dígame; bienvenid@.

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s



    A %d blogueros les gusta esto: