Hipersalenas


un-reportaje:/ “..tractor, :pasajeritos, :terminar, :viejos, :ataques, :cementerios, :observando”..

  S. Edgardo Malfé
Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, abril de 2014.

 Un reportaje más


“..y es penoso empezar a decir, con dulzura, esta clase de cosas: la vejez, la pobreza, los pasados muertos, continuar diciéndolos así”. Juan Carlos Onetti

-¿A ver qué cuenta ahora de estos últimos meses?-

   «Tantas cosas pasaron, no puedo recordarlas todas.»

-Al trencito de los niños del verano, ¿lo recuerda?-

   «Claro que sí, en el ómnibus aparte venían los padres, llevábamos docenas de chiquillos en cada viaje. La decoración del remolque lo hace parecer como un vagón de los tiempos viejos; y al tractor adelante le tenemos superpuesta la pinta de una locomotora a vapor.»

-¿Adonde van en ese trencito, cómo fueron los viajes?-

   «Cada vez salen distintos, me acuerdo de un domingo de mucho calor que los llevamos al cementerio Ricafort; mientras uno del grupo nuestro manejaba el tractor, otros dos en el trailer hacían clown y preparaban a los pasajeritos para la acción directa; les dimos las herramientas. Todas y cada una de las tumbas y bóvedas fueron arrasadas, demolidas quedaron, todas las lápidas quebradas a mazazos.»

-¿Los niños hicieron eso?-

   «La campaña que le digo la hacíamos para matrimonios nuevitos con hijos de hasta diez – doce años. En el caso del cementerio, al comienzo, la chiquillada iba rompiendo como podía, sin mucha fuerza para terminar con el marmolaje, pero enseguida bajaron de su ómnibus los papás, y ahí sí que se completó la venganza. Todo muy familiar.»

-¿Y por qué lo hicieron?-

«..está en nosotros el deseo..»

«..está en nosotros el deseo..»

 «Todos tenemos algo por lo cual vengarnos. Para hacerlo hay que aprovechar la fuerza y los impulsos que tenemos mientras somos jóvenes. Porque después y con los años, tendemos a aceptar los gestos sustitutivos con los que intentan calmarnos los que antes nos dañaron: Nos hacen regalos, se protegen con algún dinero para que no los destruyamos. Saben que está en nosotros el deseo de tomar venganza, y esas ganas se van amortiguando con el trabajo que el tiempo nos hace; Nos dan algún pago para que nos quedemos tranquilos. Al mermarse el poder divino de la juventud -se dice que la venganza es placer de dioses-, nos volvemos negociadores y cobardes.»

-Entiendo, fue una campaña con padres jóvenes y sus hijos. ¿Pero contra qué se vengaban en los muertos?-

   «Respóndame usted: ¿Quienes hicieron las condiciones para que nazcamos al sufrimiento en este mundo de locos? Y lo que hicimos en la campaña que le refiero, no fue solamente para vengarnos de las condiciones en el mundo, sino que así en equipo, nos estamos previniendo de mayores daños. Se sabe el odio envidioso que los viejos tienen hacia los jóvenes; Nuestras acciones preventivas tenemos que cumplirlas antes de llegar a viejos, para no tener nada que ver con algo peor: Son mucho más aterrorizadores los males que urden los muertos, con su envidia y su rencor hacia los que aún viven. Al arrasarles esa vez una de sus bases de operaciones, un poco de tranquilidad ganamos los del equipo de los vivos. En todos los cementerios habría que hacer lo mismo, demolerlos, así no tendrían apoyo para sus ataques, muertos del diablo, estaríamos más defendidos todos, hasta los viejos.»

-¿No sospecha que entre los viejos podría haber nostalgias de su futuro cercano, que entonces intenten sabotear las demoliciones?-

   «A esos quintacolumnistas, si los hubiera, con nuestro grupo los vamos a identificar y neutralizar. Tenemos programadas -esto ya lo teníamos conversado con las primitivas autoridades- una serie de viajes del trencito. Pero van a ser viajes con viejitos, claro está que a otros cementerios, al Ricafort ya lo terminamos. El primer trencito de los viejos cubrirá el cementerio Descangayo. Vamos a estar observando bien cada integrante del pasaje cómo se comporta. Para el control de dudosos y el arrasamiento contaremos con la ayuda de observadores voluntarios, además de los familiares que irán en el ómnibus para colaborar en los destrozos.»

-Si me permitiere su grupo sumarme a la campaña del Descangayo; ¿dónde me ubicarían, en el trencito o en el ómnibus?.. Tómese su tiempo para contestarme, se lo encargo para después del té-.


“A su tiempo lo comprenderás todo”. Graffiti


Contenidos del Blog relacionados con Un reportaje más
 
  • Tras la verdad de un hecho, el reconocimiento de Ostaciano.
  • En la vena del preguntar, Poema Concreto
  • Particular emprendimiento vendedor en un cementerio.
  •  
    Enlaces externos        
     
  • Descubrí «Cementerio abandonado, nada al cuadrado», un post relacionado con éste “Un reportaje más”. Fue (2015/abril) a partir de navegarle el Tag Relatos a WordPress.Com. El post «Cementerio abandonado…» forma parte de otra Blog que me pareció recomendable y se llama «MalditoDomingo». Allí están publicadas fotos bravas e historias que están registrando la belleza de fatalidades realistas y revulsivas. En palabras de Yasunari Kawabata: «Lo que así parece es un modo de anhelar la vitalidad.»
  • Anuncios

    6 comentarios so far
    Deja un comentario

    Se demora la respuesta del Entrevistado; aguantando Hipersalenas con el Té, delicioso planeta éste; dime terrícola: ¿habrá algún tentempié más nutritivo mientras tanto?

    Me gusta

    Comentario por Sergio Edgardo Malfé

    Madre mía, llego desde mi blog y me encuentro con un texto tan reactivo que me hace pensar que esto es parte de un todo más grande. Es decir, en definitiva, creo que además de este viaje en trencito deberías vender boletos para otro. Yo del omnibús paso que suelen ir atestados.
    Un saludo!!

    Me gusta

    Comentario por eldercronn

    Gracias ElderCronn; Tu comment me dió arranque para un viaje que se detuvo en un recurso al que podrías asomarte. “Suelen ir atestados los ómnibus”, escribiste; Bueh.. En el Area Metropolitana Buenos Aires circula una línea que va comunmente atestada y que es interpretada ficcionalmente como dándole vuelta al planeta, la “60”. Pero no es ficción el recurso de video que conecté, es realista, y tiene que ver con “Un reportaje ↑ más“; Reactiva el videasta en su secuencia, un para mí insólito cementerio con cientos de ómnibus, pero todos de esa línea. Es un raro contraste: los “60”, que son ícono de la actividad citadina, ¡muertos allí en masa!

    Chau; Pases Bien Con Tu Gente

    Me gusta

    Comentario por Sergio Edgardo Malfé

    Todos los cementerios tienen algo en común. El silencio, la soledad y la paz, triste pero paz al fin y al cabo. Y no hay de qué!

    Me gusta

    Comentario por eldercronn

    […] otro cuadro sintomático en el relato Última escena […]

    Me gusta

    Pingback por narracion-ultima-escena | Hipersalenas

    Hola, soy el autor del blog MalditoDomingo, me alegra que te gustara el post del cementerio, ver comentarios como el tuyo, gratifica, muchas gracias

    Me gusta

    Comentario por Rey




    Son importantes para las Hipersalenas los comentarios, puntos de vista, propuestas; la conversación nos hará bien; usted tranquilamente dígame; bienvenid@.

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s



    A %d blogueros les gusta esto: