Hipersalenas


verdores y temas del parque
2016/03/09, 8:27 pm
Filed under: agua-en-vasos, Cuentos Breves, Poesía | Etiquetas: ,

Tiene sus temas el parque


«..como sabes, hay un montón de patos salvajes en el foso congelado antes de que llegue el calor y saquen los botes.» Yasunari Kawabata, El Lago.

Tanto espacio que hay; no se puede creer que estemos de paseo ahí nomás, cerca.. cerca de la estación Aquinos, sus andenes plagados por muchísimos vendedores ambulantes, agotadoramente concurren.. concurren a los grifos de agua. Pero tienen su salvación bien bien deliberada: Con las carretillas su ajetreo se hará más disciplinado. Véase a los vendedores en el amanecer.. vendedores en el amanecer, semejan gaviotas en formación de despedida.., como gaviotas que se vuelan lejos, despidiéndose. Ya no será necesario que sacudan resortes en el pedregal, no lo será porque cada grupo de vendedores estará desde ya.., está pues envuelto en vaharadas: Rondando.. rondando la estación con las carretillas, turbulentas caravanas, vendedores que pronto así llegarán al completo repertorio.. repertorio de la zona. Además del parque y sus verdores, lanas mil hay en la zona, lanas mil que rinden a la par pullóveres y zoquetes.. pullóveres y zoquetes abundantes.

pedruzcos_perlita_alambres

…innecesario que los vendedores sacudan los resortes en el pedregal..

   Alrededor, donde hay multitud de estatuas.. estatuas diseminadas, el agua sale tan tan fría, que asusta; las duchas.. duchas entre las estatuas. Y una glorieta.. glorieta laberíntica, a la que tienen adornada con varias lagartijas de bronce. Parecen.. parecen estar en el intento de sus huídas, lagartijitas escapistas.. escapistas por entre los ramajes del parque.

Dicho sea de paso: poco.. poco faltaría para que el tiempo se ponga denso, una mañana comprimida en barrotes.. barrotes plenos de sequedad, sino fuera porque la estación.. la estación Aquinos permanece ahora aliviada. Empleando los remedos de un clima distante, así tenemos provocado el símil de un bienestar.., vaharadas de un bienestar en los grupos que desfilarán con las carretillas… Desfilan luego entre rociadores, descargas de neblina, aspersiones aliviadoras; prórrogas.. prórrogas para el vicioso antojo de hollines. Se sigue de ello que los vendedores, desatenazados del griterío.. del griterío egotérmico, hallen una voz abierta para sencillamente tomar.. tomar su ducha y despedirse; mansos chau chau en sus voces. Se llevarán los textiles en sus carretillas, ..en sus carretillas pullóveres y zoquetes de buena factura, ofertas provechosas y durables, que pueden ser colocadas.. colocadas en una observación desagrumada, nítidamente.

LLegado el momento, es para los besos de una boca enooorme, boca en pantalla activa, es rasgo separado del rostro de Emilgia Kahceli, una boca que se alimenta en intervalos regulares, y de ahí que se haga necesario limpiarle los restitos de la ingesta con el empleo de papel en toallitas. Y una vez completada la limpieza, que tiene sus temas el parque, vuelven pantalla y boca al servicio osculatorio; en sus duraciones la mañana. Y no son afectadas estas observaciones, por las caídas de algunos grumos sobre mi techumbre craneana; si definidamente fuesen grumos o coágulos, no lo sabemos; serían cosas que estén cayendo de tales y cuales arbolillos implantados, que tiene sus temas el parque. No me importan los coágulos, porque las duraciones se me han puesto cristalinas y festivas, como con guirnaldas.

Me colma una alegría lánguida por el encuentro probable con Emilgia Kahceli en persona; esto me hace tanto bien; desborda vibrante la vida con temblores tenues. Crece el día con resonancias esferifónicas; se unen en esto los carrillones del parque, los trinos de avecillas canoras; y una multitud de abejas es litúrgica con sus zumbidos melosos. Hay luz y coraje en las abejas que no se acobardan con los golpes de las alfalfas. En su tranquilidad, inmersa en la umbrosa y granular fluencia de su sentido, quieta la encontraré reposando en la espera del sol pleno. Emilgia Kahceli: eres mi más anhelada insignia. Tus ojos son centellas de abismo dulce, enceguecedoras perlas profundas.

Tu plenitud surgente me alberga, Emilgia, y juntos podemos rescatarnos, salir de Aquinos y de las travesuras del parque. Tengamos prudencia ambiental; algunos de los coágulos quizá se broten; miremos que no nos sigan los grumos verdes, prudencia ambiental. ¡Qué belleza de lugar! Estamos zafándole los bretes y lo estamos haciendo bien, Emilgia; salimos de la zona de estatuas, duchas y carretillas, salimos andando de la zona como por un tubo desopilado; ambientalmente prudentes, viéndole bien al paraje lo que hay que verle, como si fuésemos lagartijas cautelosas. Y estamos juntos; ¡Emilgia Kahceli en persona y conmigo!; esto me hace bastante bien, bastantísimo.

 


Sergio Edgardo Malfé
Argentina, Marzo de 2016.


 

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Son importantes para las Hipersalenas los comentarios, puntos de vista, propuestas; la conversación nos hará bien; usted tranquilamente dígame; bienvenid@.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: