Hipersalenas


cuestion sellada
2016/06/10, 10:41 pm
Filed under: agua-en-vasos, Cuentos Breves | Etiquetas: ,

Una cuestión sellada

collage de fotos

“casi no se note lo mismo que no se va ni se queda”


El par de representantes ante su mesa de trabajo podía conversar en pausas que se les abrían; situados ellos en el hall de una sala distrital de espectáculos. Trabajaban en funciones culturales de referenciación, para el público que venía a la mesa en rachas con expedientes indecibles. Oficialmente asentados, ahí estaban dándole atención a una buena cantidad de gente. Y aprovechaban las pausas para intercambiar entre ellos sus proyectos. Una propuesta de Scélon seguía en consideración. Tratábase en ello, y con palabras del funcionario, de una “estimulación metaconfigurante, para inducir en la comunidad territorial, motivaciones estéticas rearmables en cambios minuto a minuto, con el empleo de algo chiquito, que convenientemente sería mínimo y más, algo que casi no se note”. Josefina Candú rechazaba moderadamente esas nociones, que no y que no, hasta que pensando se dió cuenta: “Comparte sus inquietudes, las de hacer en cortísimo un devenir oblongo”, y le dijo: “Pero eso es algo muy serio”. Scélon lo sabía: “Sí, es así de serio”, y sumaba con una sonrisa: “Tan serio como el colodrillo bíblico sobre el glaciar y en un columpio”. Era invernal la noche; había un desarrollo artístico en marcha corazón adentro de la farra, del otro lado de unas puertas grandes y vidriadas. Ya empezaban de entremedio los ruiditos craquelantes, y era para preguntarse cómo estarían las cosas del hall en el intervalo glacial, con o sin ruiditos. “Que resulte en una interiorización profunda, alguna gente mentalizada en una conjunción general creativa, muy muy adentro con vividez a través de algo fragilísimo”, sugería opacamente el sujeto. Josefina esta vez se indignaba: “Será un híbrido helado del cual nada saldrá, a la oficina ejecutiva no le va a gustar, ¡y a usted querrán destruirlo!”. Un impermeable Scélon sostuvo entonces: “Imaginemos que imaginaremos, en adopción de todo, atendiendo además lo mismo que no se va ni se queda, y todos querramos echar eso en la memoria”. Fue con bastante frialdad, y advirtiendo a Scélon que debía él medir sus pasos; así llegó el anuncio de la Candú: “Correremos el riesgo, compañero; ya estoy habilitando su propuesta, por mi parte, para integrarla con las actividades de nuestro espacio, ¡pero usted cúidese, por favor!”. Josefina pulsó en su teclado inmediatamente, y luego hubo una cosa con bebidas entre el público; se habían amuchado en el hall para un atareamiento insólito: Copas confidentes del duelo en celebración que debían ser llenadas fuera, en idas y venidas de la calle, con algún líquido humeante, en una vitalización fresca y halagüeña. Scélon se salió, caldeadito él, por su brecha y en viaje, sus esperanzas almacigadas con algunas palabras de José Martí, ciertamente: “Todo está dicho ya; pero las cosas, cada vez que son sinceras, son nuevas”. Se alejó con su sobretodo emperchado en los hombros, caminando. Quizá fuese a tener un disgusto; dos marineros se cruzaron hacia él con perros, al torcer Scélon en la bocacalle ■

 Sergio Edgardo Malfé
 Argentina, Abya Yala; Junio de 2016

¿Tomando por sorpresa a otra Entrada en ésta Blog? 

Hipersalena Aleatoria, por Aquí 

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Son importantes para las Hipersalenas los comentarios, puntos de vista, propuestas; la conversación nos hará bien; usted tranquilamente dígame; bienvenid@.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: