Hipersalenas


_cerebracion humana _exclusion social _nota libro
2017/02/17, 10:00 pm
Filed under: agua-en-vasos, Notas | Etiquetas: ,

Neurociencia Cognitiva y Psicología del Desarrollo
Nota de reseña sobre una publicación:

LIPINA, Sebastián; Pobre Cerebro: Los efectos de la pobreza sobre el desarrollo cognitivo y emocional, y lo que la neurociencia puede hacer para prevenirlos Siglo XXI Editores, Buenos Aires, 2016. 

portada libro

   Es un volumen muy interesante; estudia la vulnerabilidad social desde la perspectiva de la psicología del desarrollo y la neurociencia cognitiva. Presenta un panorama de las situaciones mundiales y regionales de la pobreza general e infantil.

   La pobreza enferma prematuramente, troncha globalmente los proyectos concretables de vida digna, distorsiona las vidas con factores estresantes. Con ella se hacen inseguros los contextos hogareños, escolares, y comunitarios. Se condicionan así injusticias y crueldades en las normas, valores, creencias y expectativas de las personas y sociedades. Por la pobreza se altera el desarrollo infantil con la afectación de situaciones estresantes. Si las situaciones se hacen crónicas, la organización de los sistemas neurales sufre obstaculizaciones, asimismo el aprendizaje, y la convivencia social.

Poblaciones con vulnerabilidad social 

   Los procesos de autoregulación neurobiológica y psicológica, pueden afectarse en el período crítico de los primeros años de la vida humana, y no surgir convenientemente en las posteriores etapas sensibles, ni a lo largo de toda la existencia: Vidas humanas sometidas a mecanismos de destrucción, ..¿acaece esto por la pobreza?, ..¿o por la bestial inequidad en la distribución de los recursos?; p.ej: La acumulación de riqueza, en una parte minoritaria de la población mundial (menos del 1%), supera en cantidad a las posesiones del 99% restante.

 Multidimensionalidad 

   Hay mucho para hacer: La recuperación de las personas con capacidades cognitivas y emocionales deterioradas es posible. Las evidencias actualizadas sobre la plasticidad neural que son provistas por la neurociencia, abren oportunidades para intervenciones constructivas; se alejan así las ideas que atribuyen irreversibilidad a los daños. Pero el factor decisivo para enfrentar los problemas causados por la pobreza, sigue siendo el de una organización socioeconómica y cultural con la exclusión social cómo consigna. Por esta suma de condiciones, el encuadre del fenómeno debería ser transdisciplinario: Sociología, Neurociencia, Ética, ..Educadores, Trabajadores sociales, Psicólogos… Como referencia directa, p.ej: Las experiencias científicas propias de Argentina que en el libro se documentan tuvieron comienzo con estudios conductuales, sumándose al trabajo los experimentos neurocognitivos, y el empleo de novedosas técnicas para la obtención de neuroimágenes.

Epigénesis neural 

   Las oportunidades para activar la plasticidad neural, reorganización y aprendizajes, dependen del bagaje filogenético y de las variaciones en cada individuo. Biológicamente no hay diferencias entre nuestros cerebros y los de los cazadores y recolectores prehistóricos. Pero la herencia está expresándose en cambios contínuos, debidos a las relaciones que se tengan con el medio ambiente: “..las experiencias tempranas adversas pueden modificar la organización de los sistemas de autoregulación, y esa modificación puede rastrearse en el nivel molecular, cambios en la actividad genética de las células nerviosas” ..

 Deprivación material, emocional y social 

   En nuestro cerebro tiene más peso el aquí y ahora que el panorama de largo plazo. Hay un desacople entre nuestras situaciones socioeconómicas estresantes y el tiempo evolucionario natural. La activación crónica de los estresores ambientales, y la falta de una nutrición conveniente, impactan, incluso desde antes del nacimiento, sobre la constitución y el desarrollo del cerebro; y este conjunto de factores condiciona las posibilidades de las personas. Al ingerir nutrientes del tipo necesario y en la cantidad suficiente, se previenen trastornos neurales y autorregulatorios. Es recomendable no ir más allá de lo necesario y suficiente, no llegar a las demasías. Cada nutriente de tipo distinto influye sobre diferentes sistemas neurales. P.ej: si el hierro faltase, esto provoca alteraciones en el control inhibitorio: cambios en la velocidad de procesamiento y en los patrones correspondientes de la activación electrofisiológica inhibitoria, que se sitúa en las áreas frontales del cerebro.

Modificación por entrenamiento y educación 

   En el diseño y la implementación de acciones para contrarrestar la sistematización de la pobreza, las intervenciones deberían concretarse en diferentes niveles de integración, e incluir las ideas, normas, valores, creencias; es decir: los factores espirituales que generan la inequidad social. Las iniciativas necesariamente deben incluir controles adecuados y sistemas de evaluación. Los programas que en el libro se ponen como ejemplo han sido determinados, en mayor o menor medida, por el contexto cultural en el que se implementasen. La historia de instancias prácticas más significativa que está reseñada en el libro de Sebastián Lipina, es la de los programas de investigación, experimentación, y entrenamiento llevados adelante desde 1995 por grupos con su incumbencia. Son aproximadamente quince estudios propios, sobre distintos terrenos, los enumerados en el capítulo “Intervenir desde el conocimiento: la ingeniería del cambio”.

   Los resultados de las intervenciones multidimensionales, demostraron que el desempeño cognitivo de niños en condiciones de pobreza puede mejorarse, si se aplican los conceptos y las metodologías propuestos por la neurociencia y la psicología del desarrollo. Cabe destacar que las variables de análisis, empleadas para relevar las situaciones sociales y las características de cada niño, demostraron capacidad explicativa, sobre las observaciones descriptivas de los hechos y resultados experimentales en estudio, y sobre la evaluación de los impactos logrados por las intervenciones; es decir: La identificación de variables sociodemográficas y ambientales permitió, en cierto caso, la optimización del diseño interventor activante de oportunidades para el mejoramiento cognitivo en las pruebas con niños. Y, después de las sesiones de entrenamiento, pudieron asociarse éstas, en evaluaciones controladas, con mejoras en diferentes tareas con demandas de atención, memoria de trabajo, planificación, etc. En otro caso, se verificaron diferencias significativas en las pruebas experimentales, importantes efectos en desempeños cognitivos medidos, que estaban asociados con la disponibilidad en el hogar de los cuidadores hacia los niños, p.ej: si les contasen cuentos regularmente (enlace ).

Regulación de estrategias 

“Obra de tal modo que uses la humanidad,
tanto en tu propia persona como
en la persona de cualquier otro,
siempre a la vez como un fin,
nunca simplemente como un medio”

Immanuel Kant

   Entre las propuestas del capítulo con las conclusiones del estudio, Sebastián Lipina escribe: “El verdadero desafio es transformar la desigualdad en equidad”. Desde luego que ésta llamada a la acción es súmamente válida para América Latina, región de desigualdades extremas. “Pobre cerebro” está sólidamente centrado en la información técnica, muy a la usanza fáctica de las latitudes imperantes. Claro está: lo tormentoso del tópico en la obra quizá no aliente las expansiones comunicativas. “Sepa disculpar el lector el eventual exceso de términos técnicos”, apunta el Doctor Lipina. Sin falta entonces, desde los laboratorios y academias, échese más leña al fuego. Además, y por qué no, con la sencillez de alguna astilla que se le sume, sea posible sostener el ardor de la cerebración humana, y con más justicia.


Para saber más..
Clara introducción pedagógica al estudio del desarrollo humano en un google site
       •Link
Informe de UNICEF: El estado mundial de la infancia 2016
       •Link
Historia y descripciones de las técnicas de neuroimágenes en EnciclopediaSalud.Com
       •Link
Mal gobierno en Argentina: Recortes en el personal científico del CONICET, impidiendo así desarrollos como el aquí reseñado. Página12 del 15/02/2017
       •Link


 Sergio E. Malfé
 Argentina, Abya Yala; Febrero de 2017



poema concreto la vuelta
2017/01/21, 8:54 pm
Filed under: Narrativa, Notas, Poesía-Concreta | Etiquetas: , ,

Poema Concreto La Vuelta
en su preorden disipativo

   Esto se me dice, que hay gente que querría hablar conmigo; ¿a quién se le ocurre decir algo? Bueh.. Contemos para ello con que empléemos modos básicos de entendimiento cultural, establecidos en función psíquica, que nos permitan comunicarnos y actuar adecuada y humanamente. Además del aspecto simbólico de esos signos, podemos también considerarlos como singulares enfoques apreciativos, que, al cernirse sobre los sectores de la experiencia que tengamos, delimiten formas sémicas aleatorias. La citada singularidad morfológica se puede ver en un ejemplo de lenguaje:: el lexema “vacación” podría no denotar nominalmente un tiempo de diversiones y paseos, sino la acción de la ternera que ya bastante adulta está “haciéndose vaca” (una frase verbal). Junto a esto es de tener en cuenta la concatenación que se aplique entre los componentes, si fuese en modo básico o en un modo de preorden disipativo. Un ejemplo térmico de la posibilidad mencionada, modo disipativo, sería: “la empieza crítica, la casa ante la vacación”. En tanto que la secuenciación básica quizá fuese: “ante la crítica, la vacación empieza en la casa”. ¿Qué provecho tendría esto?

poema concreto redirecciona lectura(s)

nuevas configuraciones y estructuras .. multiplicidad .. no hay desorden sino un orden diferente

   De acuerdo con los descubrimientos físico-matemáticos de Ilya Prigogine, las irregularidades y la falta de equilibrio en un sistema pueden entenderse como un orden distinto al preexistente, o al menos como la probabilidad de su concreción en el porvenir. La vida, con su multiplicidad y su riqueza de comportamientos, y la diferencia entre el pasado y el futuro, no son hallables en una estabilidad inmutable. La falta de equilibrio también es orden. La misión del hombre es, en alguna medida, ayudar a mantener el movimiento del cosmos y de la vida misma. Habrá apertura hacia el futuro cuando los hechos no estén causalmente determinados por la estabilidad de las estructuras en funcionamiento. Con su preorden, nuevas funciones surjan, dando probable origen coevolutivo a nuevas configuraciones y estructuras. Dale, y que no se nos haga tarde.


Nota: Otros contenidos relacionados con éste, semántica y automátticamente seleccionados por WordPress.Com, tendrían acceso al pie de la entrada, si la misma es abierta en su localización singular, por este enlace: http://wp.me/pu9CK-1rQ.

 Sergio Edgardo Malfé
 República Argentina, Abya Yala; Enero de 2017



deteccion de sierpes
2016/08/11, 10:12 pm
Filed under: agua-en-vasos, Notas | Etiquetas: , ,

  Detección temprana y respuesta rápida

Vista aérea del milenario Montículo de la Serpiente, en el actual Ohio, Usa; Es antiquísimo arte de pueblos originarios; Linck Photo

Vista aérea del milenario Montículo de la Serpiente, en el actual Ohio, Usa; Es antiquísimo arte de pueblos originarios; Linck Photo


“.. empecé a sentir un cierto gozo y a mirar en torno mío, con algún interés, a la extraña tierra en que me encontraba”. Robert L. Stevenson, La Isla del Tesoro

   No se trataría de tomar precauciones con el tan mentado “huevo de la serpiente”, sino de controlar preventivamente lo que algunas veces es el resultado de una cópula colectiva, de una verdadera “patota” de serpientes, bocha en la que cantidad de hembras y machos de especies venenosas se enriedan en su procedimiento reproductor. Mucha atención entonces, a precaverse de “los huevos de serpientes”. Atención con las nidadas viperinas… En montoncito van dispuestos los huevos que pone la víbora hembra; estos son depositados en lugares protegidos, a veces en resguardos subterráneos. Tienen el aspecto de un huevito de ave, aunque sus cáscaras son blandas, y el desove generalmente es numeroso, un conjunto de huevos. Los ejemplares de ofidio surgen cuando los huevos hacen eclosión, a 40 días aproximadamente desde su puesta.

   Se valen por sí mismos desde el momento de su nacimiento: Viboreznos de un sexo u el otro que son capaces de procurarse por su cuenta el alimento. Están dotados de ponzoña y dispuestos a atacar si alguien se les acerca. Antes de alimentarse con sus víctimas, las sierpes las inmovilizan con su veneno neurotóxico. Pero para todos los ejemplares, sean pequeños o adultos, hay un círculo de peligro cuyo radio va de acuerdo con el largo de la serpiente; el círculo de peligro abarca aproximadamente la mitad del porte del ofidio. Para todos los casos, mientras conserve usted la distancia, no sufrirá mordeduras ofídicas. Si eventualmente llega a padecer un accidente ofídico, no deje de beber agua, y recuerde que el suero es el único remedio. No adopte los consejos de sus vecinos y desoiga usted ladridos circunvecinales; no sea usted consecuente de esas fuentes, pues podrían conducirlo a la adopción de medidas sanitarias inútiles y contraproducentes, como la ingesta de vino con ajo machacado y sangre de cresta de gallo: El suero antiofídico es el único remedio. Por su acción sobreviven a los accidentes ofídicos un 95% de los atacados, sobre una estimación mundial que actualmente ronda los 3 millones de personas que cada año resultan mordidas por víboras venenosas.

   Los machos de víbora buscan a las hembras en la época de celo, se guían por el olfato. Y en esto de sus percepciones, anotemos que adolecen de una pobre visión, y su audición es nula, pero captan las vibraciones, p. ej. las de aquellos pasos que usted transite, al acontecer estos en un terreno infestado por sierpes. En las regiones tropicales las serpientes están plenas con todas sus actividades durante el año entero. En las zonas templadas, en cambio, pasan por un período de hibernación, con sus funcionamientos muy restringidos. Pero algunas serpientes en los inviernos suelen movilizarse, si se producen días tibios. La activación por causas térmicas comprende la totalidad de las funciones de estas especies predadoras: merodeos, gestación, producción de ponzoña, etc. Las implicaciones del cambio climático podrían considerarse en un sistema que enfoque higiénicamente la amenaza ofídica como una de las emergencias del calentamiento global para pueblos no afectados anteriormente por dicha fauna.

   Si una especie peligrosa es detectada invadiendo intrusivamente un terreno, hay un limitado pero oportuno período de ventana, para que el control de la especie sea efectivo, con vistas a la erradicación del peligro. Para que sean eficientes los esfuerzos erradicativos, han de tomar en cuenta la alimaña en todos sus estadios vitales: Atención con las nidadas viperinas… Se encuentran relativamente cercanas al punto en que se haya avistado una sierpe. Para todas sus funciones individuales, las serpientes ocupan superficies que no superan las 3 hectáreas; aunque se han observado como algo más extensos los merodeos de ejemplares en sus fases juveniles. La actividad juvenil hace crecer el territorio infestado, y pueden así ampliarse consecuentemente las probabilidades de accidentes atroces, miseria y horror. La prevención contrasta como un escudo más conveniente, con respecto a las víboras en un territorio, frente al control y erradicación de una infestación que se haya asentado. La criptosis de las serpientes con su entorno hace que puedan estar presentes en un lugar y aún no haber sido detectadas. Los rasgos generales que distinguen a las ponzoñosas son: una cabeza achatada y triangular, separada del cuerpo por un cuello; una notable separación hay también en las colas, con un adelgazamiento abrupto de éstas con respecto al cuerpo; y los ofidios presentan escamas puntudas en la piel de sus cabezas, en contraste con las placas redondeadas que cubren las cabezas de las culebras. Otro contraste notorio es el de las pupilas, que en los ojos de las especies venenosas son transversalmente verticales con respecto al plano de sus mandíbulas; son en cambio redondas las pupilas en las culebras no venenosas, que son generalmente más discretas y no dañan a la gente.


“.. en algunos sitios vi serpientes, y una de ellas irguió la cabeza sobre un peñasco y me silbó con un ruido muy semejante al zumbar de una peonza. ¡Qué ajeno estaba yo de pensar que era un enemigo mortal y que aquel sonido era el famoso cascabel!”. Stevenson, Ibid.

 Fuentes
  • Abalos, Jorge W., ¿Qué sabe usted de víboras?; Eudeba, Buenos Aires, 1964
  • Gran Enciclopedia Universal Espasa Calpe, 2005
  • Herpetology Congress Abstracts [pdf], 2008.
  • Moncaut, Carlos A., Medicina casera..; Revista “Todo es Historia”, Nº 324, Buenos Aires, julio de 1994

  •  Sergio Edgardo Malfé
     República Argentina, Abya Yala; Agosto de 2016

    ¿Tomando por sorpresa a otra Entrada en esta Blog? 

    Hipersalena Aleatoria, por Aquí 



    manuscritos traducidos

    • Líneas acontecibles de Leonardo da Vinci •

     La personalidad de un genio que abarcó con experiencias la totalidad de los conocimientos del mundo en su época, Leonardus Vincius, reconocimiento y aprecio, con una moderada inflación de mi sentimiento admirativo hacia la poderosísima mente de un sabio con gran capacidad de trabajo.
     Con Leonardo da Vinci (1452-1519) la edad media europea tuvo un corte definitivo: La racionalidad aplicada en todos los campos de la existencia: arte, ciencias, filosofía, sapiencias, creatividad incesante, humoradas con matices de ironía.
     Su humanismo no era candoroso, veía en los hombres la crueldad de una naturaleza maligna, no obstante les polemizaba y les componía relatos; nos ha legado en escritos sus testimonios. Leonardo, no como un Pintor meramente, sino como un Autor, un Filósofo, y un Naturalista. No puede estar en duda que en más de un sector sus premisas y descubrimientos estaban infinitamente más de acuerdo con las enseñanzas de la ciencia moderna, que con los puntos de vista de sus contemporáneos. Por esta razón sus extraordinarios dones y méritos son mucho más afines para ser apreciados en nuestro propio tiempo de lo que podrían haber sido durante los siglos precedentes (Fuente: The Notebooks of Leonardo da Vinci – The Project Gutenberg EBook). Enseñanzas manuscritas para el arte, la arquitectura, la anatomía; pedagogía validadora de una experiencia total en el conocimiento.
     De algunas de las innumerables páginas con sus anotaciones y dibujos, podríamos ver aquí una selección de aquellas •líneas leonardianas• que me fueron acontecibles.

     • La tontería es el escudo de la deshonra, como la inhabilidad lo es de la pobreza glorificada•

     • Declarado está el viento que sale en forma de palabras de las bocas de hombres que no desean nada más que riquezas materiales y que están absolutamente desprovistos del deseo de sabiduría, la cual es el alimento y la única verdadera riqueza de la mente: ese viento no ha de tomarse más en cuenta que el expulsado por esos hombres desde sus partes más de abajo•

     • El agua que en un río tocas es la última que ha pasado por el mismo, y la primer agua de ese río que está viniendo. Asimismo es con el tiempo del presente•

     • Lo que es llamado La Nada es de ser hallable solamente en el tiempo y el lenguaje. En el tiempo se presenta entre el pasado y el futuro, y no tiene existencia en el presente; y por esto mismo en el lenguaje es una de las cosas de las cuales decimos: No están, o son imposibles•

     • Aquello que no sea parte de ningún cuerpo es nada. Nada es tal cual eso que llena al no espacio•

     • Libros que enseñan Preceptivas: Cuerpos sin almas nos darán, por sus contenidos, máximas con las cuales se muere buenamente•

     • El deseo y la esperanza de un retorno al hogar y a un inicial estado propio son como los de la polilla con la luz, y el hombre que con ansia constante aguarda con alegría cada nuevo tiempo primaveral, cada nuevo verano, cada nuevo mes y nuevo año; soslayando que las cosas que él ansía son siempre tardías para venir, no percibe que el está tendiendo a su propia destrucción. Pero este deseo es la auténtica muestra esencial, el espíritu de los elementos, los cuales se encuentran prisioneros, junto con el alma humana, en esta condición de naturaleza común, siempre tendiendo al retorno desde los cuerpos hacia su creador. Y se debe saber que la misma tendencia es inseparable de la naturaleza, su quintaesencia, y el hombre es la imagen del mundo•

    perejil-menta-tomillo-vinagre-sal_marina

    Tomaba gusto en complicarse con la invención de platos; se ha dicho del Maestro que era vegano.

     • Y si quisieras ver en que un hombre se place, sin escucharlo hablar, cambia el asunto de tu discurrir al hablarle, y cuando lo veas presencialmente interesado, sin bostezar o fruncir el ceño o en otras acciones de maneras varias, puedes estar certero en que el material del cual estás hablándole es para él como placentero etc•

     • [Aderezo Leonardus]
    Perejil 10 partes
    Menta 1 parte
    Tomillo 1 parte
    Vinagre …
    y un poco de sal•
     

     Fábulas leonardianas
    • Una piedra de buen tamaño que recientemente destapase el agua en las elevaciones de cierto paraje, y precisamente donde un delicioso bosquecillo se limitaba junto a un camino pedregoso; estaba rodeada aquí por plantas decoradas con variadas flores de diversos colores. Y como la piedra mirase la gran cantidad de piedras reunidas en la carretera ahí abajo, comenzó a desear que podría dejarse caer, diciéndose a sí misma: “¿Qué tengo yo que hacer aquí con estas plantas?; yo quiero vivir en la compañía de esas, mis hermanas”. Y dejándose caer, su rápido trayecto culminó entre aquellas compañeras que la piedra anhelaba. Cuando hubo estado ahí algún tiempo, comenzó a sentirse sacudida constantemente bajo las ruedas de los carros, las herraduras de los caballos, y las duras suelas de los viajeros. Éste la arrollaba, aquel la hollaba; a veces se alzaba un poco y luego estaba tapada con barro o con el estiércol de algún animal; y era en vano que mirase el sitio desde el cual viniera, lugar de soledad y tranquilidad.
    Esto mismo le sucede a aquellos que eligen abandonar una vida de contemplación solitaria, y se vienen a las ciudades para vivir entre gente llena de infinita maldad•
     
     Tristeza
    • La tristeza se asemeja al cuervo; cuando éste ve que sus pichones nacieron blancos, se aleja en una gran pena, y los abandona con lúgubres lamentaciones, y no los alimenta hasta ver en ellos mínimamente algunas plumas negras•
     
     Lumerpa
    • Acerca de este pájaro que se encuentra en las extensiones de Asia, su luminosidad es el origen de su fama: brilla tan intensamente que esta luz absorbe cualquier sombra propia que dé el ave, y esta luz no se pierde cuando el pájaro muere, y sus plumas no se le desprenden jamás, pero una pluma que se le arranque dejará de resplandecer por siempre•
     
     El amor de la virtud
    • El Jilguero dorado es un ave de la cual se relata que, cuando es llevada ante una persona enferma, si el hombre enfermo irá a morir, aparta el ave su cabeza y nunca lo mirará, pero si el hombre enfermo irá a sanarse, el ave no apartará la vista de él, causa de la curación de todas las enfermedades de esa persona.
    Así es también el amor de la virtud. No mira nunca cualquier cosa vil o baja, sino que se fija siempre en cosas puras y virtuosas, y toma un corazón noble por morada, como las aves lo hacen en las ramas florecientes de los verdes bosques. Y este amor se manifiesta más en la adversidad que en la prosperidad, como la luz lo hace, con mucho brillo donde la oscuridad es mayor•
     
     El Ibis
    • Este ave se parece a la grulla, cuando se siente enferma llena su pescuezo con agua, y con su pico se hace con el agua una lavativa•
     
     Una profecía
    • Nuevamente el aire estará lleno con una raza alada de dañinos que acometerán hombres y animales y en ellos alimentarse con estruendo -despachándose los mismos con sangre escarlata•
     
     El Pelicano
    • Tiene un gran amor por sus pichones; y cuando este ave los encuentra en su nido muertos por una mordida de serpiente, perfora el pelicano su mismo cuerpo hasta el corazón, y con su sangre los baña hasta que ellos retornen a la vida•

     Situándonos un poco en aquellos tiempos: Florencia, la urbe que gravitaba en Leonardo durante sus primeros años, era por entonces foco en Italia del pensamiento y del arte. Viajó y residió después en distintos territorios, convocado por sus capacidades multifacéticas. Sin embargo, su comprensión de la naturaleza y sus leyes eran sin duda muy diferentes de aquellas de sus contemporáneos. Tengamos en cuenta que en esos tiempos era un dogma indiscutible que los astros se movían alrededor de la tierra; la revolución copernicana estaba en maduración y acaeció plenamente después de la muerte de Leonardo.

    neuroanatomica

    Dibujo exacto de Leonardo mostrando las cavidades cerebrales en sus reales relaciones anatómicas.

     Su arrojo investigativo no se llevaba del todo bien con los criterios dominantes. Por ejemplo, algunas de sus investigaciones científicas sobre la anatomía humana permanecieron desconocidas para la ciencia médica hasta que William Hunter, un cirujano británico, accediendo a los manuscritos en un Palacio Real de Inglaterra donde estaban depositados, hizo pública (1784) su importancia: “Leonardo fue el mejor Anatomista, de esa época, en el mundo. Leonardo fue ciertamente el primer hombre, del cual sepamos, que llevó adelante la práctica de hacer dibujos anatómicos” (op. cit.).


    [Algunas líneas más de Leonardus Vincius]
     • Muchos que sostienen fé en el Hijo solo construyen templos en invocación de la Madre•

     • Las lágrimas vienen del corazón y no desde el cerebro•

     • La mentira es tan vil, que aún si estuviese en el hablar bien de cosas divinas quitaría algo de la gracia de Dios; y la verdad es tan excelente, que aún a las pequeñas cosas las hace nobles al apreciarlas.

    Más allá de duda, la verdad tiene con la falsedad la misma relación que la luz con la oscuridad; Y esta verdad es tan excelente en sí misma que, aún cuando se aposente sobre asuntos humildes e inferiores, es sin embargo algo que está infinitamente por encima de las incertezas y mentiras, disfrazadas éstas en elevados y amplios discursos; Porque para nuestras mentes, aún si la mentira fuese su elemento oculto, esto no impide que la verdad de las cosas sea su alimento, la nutrición principal de los entendimientos superiores, mas no lo es de las prestezas.

    Pero aquel que vive soñando está mejor gratificado por las razones sofísticas y los fraudes de las prestezas en cosas grandes e inciertas, que por razones ciertas y naturales cualesquiera y no tan lejanas por encima nuestro•

     • una pequeña verdad está mejor que una gran mentira •
     

     Sergio Edgardo Malfé
     Argentina, Abya Yala; Mayo de 2016



    ¿Tomando por sorpresa a otra Entrada en ésta Blog?

    Hipersalena Aleatoria, por Aquí



    ombudelia/: ..de la siesta bajo el ombu
    2015/11/08, 11:30 pm
    Filed under: agua-en-vasos, Notas, Poesía-Concreta | Etiquetas: , , ,

     Ombudelia


    pliegue concreto de elementos impresos que se versionan en una dobladura

     Pliegue concreto de elementos gráficos que se versionan en una dobladura motivada por conocido poema naturalista, aquí un fragmento del mencionado texto histórico: “..el ombú, como un amigo, presta a todos el abrigo de sus ramas con amor; hace techo de sus hojas que no filtra el aguacero y a su sombra el sol de enero templa el rayo abrasador.” Luis L. Domínguez. (Escritor porteño, “liberal” y unitario, de esos metropolitanos que guerrean a la tierra y sus “salvajes”; puede leerse el poema completo en éste enlace.)

     Otras consideraciones, con matices de humanidad más continentes que el de Domínguez, amplían culturalmente nuestros enfoques sobre la gaucha divisa verde; p. ej. en «Elogio de las cosas de la tierra» Gabriela Mistral nos dice: Todo el crecer del Ombú es un llamado de sombra para que bajo él descanse el paisano. El Ombú mira por los hombres, lo hace con generoso amor, como compasivamente y con conciencia por los errantes, para que nosotros, pobres diablos, bebamos esa sombra de agua que no se toca, y nos descansemos un poco de nuestras andanzas.

     Para la perspectiva ombudélica, son también conceptos ampliatorios los siguientes: Reparadora sin parangón es la siesta bajo El Ombú, acarrea sueños con claroscuros, en redes intracraneanas de múltiples perfiles. Se dice respetuosamente de él que es testigo de las soledades humanas, El Ombú es un amigo que las alivia con su sombra amorosa.

     Y para estarnos un poco más completos, véase el artículo sobre El Ombú en WikipediA: https://es.wikipedia.org/wiki/Phytolacca_dioica

     

      Sergio Edgardo Malfé

    Argentina, noviembre de 2015.



    meses de brujas y sapos

      Brujas y sapos en sus meses.


    «Mas naides se crea ofendido, pues a ninguno incomodo, y si canto de este modo, por encontrarlo oportuno, no es para mal de ninguno, sino para bien de todos.» José Hernández, Martín Fierro.


      En la revisación de mis papeles estaba, en octubre de 2015, y así encontré un curioso relato que me aconteció con su originalidad. Está en un libro, que entre otros testimonios me informa sobre mujeres brujientas de mediados del siglo XX en Argentina. Singularidad considerable en el relato, por un lado; y con personal realización acontecedora. Pero lo que me movió para compartirlo en una entrada, fue que por otro lado recibí información contándome que octubre es “el mes de las brujas”, aunque otras fuentes digan que los embrujamientos mayores sucederían en noviembre. Y es suficientemente curioso el procedimiento del hechizo que ejecutaban las mujeres del relato, a fines de los 60. El caso está narrado en dos capítulos: “Medio de vida”, y “La bruja”; ambos forman parte del libro de Irene Freyre “No estamos solos” *.


      Conversando con el sacerdote Dubosc, tutor del Albergue para niños en situación de calle, y uno de sus fundadores, le estaba diciendo en una mañana Osvaldito, uno de los chicos:
    Hoy tengo que ir a cazar sapos. / ¿Sapos? ¿Para qué querés sapos. / Para venderlos a la bruja Margarita. / ¿Te los paga bien? / Sí, me los paga bien, y si tienen la boca grande, mejor. / ¿Para qué quiere los sapos? / Margarita me los compra para sus brujerías. Tengo que llevárselos al cementerio de la Chacarita. Ella me espera en un lugar que conocemos. Cuando estoy ahí, saca de la cartera fotos de hombres y mujeres, luego las dobla y pone una foto en la boca de cada sapo. Después yo la ayudo a enterrar el sapo vivo entre las tumbas. / ¿Para qué hace eso? / Cuando entierra los sapos dice malas palabras, putea y le pide a cada sapo que joda a la persona que está en la foto…
     
      ─ No hagas ese trabajo, Osvaldito. ¡No hagas ese trabajo! No busques sapos ni vuelvas a ver a esa mujer ─.
      No puedo, Padre. No puedo … ¿Usted sabe? A otro chico que no le llevó más sapos, la bruja lo hizo pisar por un tren. / Habrá sido una casualidad, Osvaldito. Esa mujer no puede hacerte daño porque entierre un sapo. / Yo iré, Padre, porque tiene mi foto. / Entonces, vamos juntos. Me llevás adonde está ella.
    ─ ¡No, no! ─, gritó Osvaldito y salió corriendo a la calle.
     
      Con la intención de encontrar a Osvaldito, quien dejó de ir por el Albergue, varias personas se pusieron en campaña, también interesados en averiguar las acciones conectadas con el comercio de sapos. Colaboradores voluntarios del Albergue conversaron en La Chacarita con un cuidador del cementerio, quien conocía dos de las mujeres que enterraban sapos junto a las tumbas: “Vengan algún martes o viernes, y las verán con unos chicos que llevan latas”.
     
      Estaban vigilantes el sacerdote y uno de los voluntarios en uno de esos días, cuando vieron avanzar por la puerta principal dos mujeres que con bolsas en las manos se internaban luego por una de las avenidas del cementerio. Dos chicos, que llevaban latas, iban detrás de ellas. El grupo caminó hasta dejar atrás las bóvedas, y se detuvieron junto a la tierra de una tumba abandonada; echaron una mirada alrededor. El sacerdote y su acompañante simularon estar interesados en una tumba cualquiera, le removían un tanto las malezas mientras se mostraban en una charla, al tiempo que vigilaban el grupo. Vieron como las mujeres depositaban las bolsas sobre la tumba y abrían las latas. Los chicos a su vez escarbaban la tierra con cuchillos, frente a una cruz de hierro semicaída. Cuando el pozo estuvo listo, una de ellas volcó el contenido de una lata dentro de él. Los chicos se apresuraron a cubrir esto con tierra. Recomenzaron en su andar intencionado las mujeres, con los chicos detrás, pero a poco se dieron cuenta de la vigilancia que también las seguía, y acelerando el paso se alejaron. Alcanzó el sacerdote a los dos chicos con las latas remanentes, los convenció para que se sumasen a la vida del Albergue, y les compró las latas, para arrojarlas de tal manera que se abrieron, y los sapos salieron saltando de su encierro. El voluntario retornó a la tumba con la cruz caída, y al ver que el suelo se movía, comprendió que los sapos enterrados vivían aún, removió la tierra blanda con un palo, y los dejó escapar.
     
      En cuanto a Osvaldito, nos cuenta la narradora de estas experiencias: “Trabajo costó encontrarlo, hasta que un viernes tuve la alegría de verlo junto a la puerta del cementerio”.
      ─ Todos los chicos del Albergue te están esperando ─.
      El chico estaba ahí con su lata de sapos, seguía atemorizado por lo que le podría pasar sino le cumplía la entrega de sapos a la Margarita.
      ─ En el Albergue hay dos chicos que les vendían sapos a las brujas, como vos, y ahora ya tienen otro trabajo. / ¿Y no les pasó nada? / Claro que no, ¿por qué les va a pasar algo? ¿Acaso no puede cambiar uno de trabajo cuando quiere? / Sí, pero la foto … / Vamos, querido, todo eso es mentira. Nadie puede hacerte mal por el sólo hecho de tener tu foto. Esas mujeres pierden su tiempo con tales tonterías. / ¿Usted está segura? / Absolutamente segura. ¿Qué te parece si vamos al Albergue? Te daré ropa, te quedás allí, y ya verás que nada te va a pasar. / ¿Y la bruja? / Dejala que se busque ella misma sus sapos. Vení, nada te ocurrirá ─.
     
    * Irene Freyre: No estamos solos; EMECE, Buenos Aires, 1980. El sacerdote †José Dubosc y la Licenciada en asistencia social †Irene Freyre dedicaron gran parte de sus vidas a la Fundación Hogares Argentinos, una institución tutorial autoeducativa y preventiva de puertas abiertas por ellos fundada en 1957. Suman miles los hijos espirituales de su proyecto.

     
      Más decentes en su añeja humildad que otras figuras brujientas promovidas hoy en día por la manipulación transcultural y massmediática, las brujas del relato carecían de ambages caricaturescos. Eran oficiantes en harapos de una magia que opera, en este caso para destruir, por las semejanzas entre las representaciones manipuladas y las personas destinatarias del hechizo. No imperaban todavía los embrujos del estrellato globosiento, plena y oculta vigencia tenían por entonces los de tierra adentro, sapo al pozo tierra adentro, embutida foto en sapo, cada sapo con su foto, a otra foto con tal sapo, toda foto con su sapo; en embrujos dispares, caractéres diferentes.
     

     Otros contenidos en la Blog con éste relacionados
     
    Dos cuentos conectados
    Videocracia
     

      Sergio Edgardo Malfé
    Argentina, octubre de 2015.   



    nos estamos viendo
    2015/07/20, 10:00 pm
    Filed under: agua-en-vasos, Fusiones, Notas | Etiquetas: , , ,


       Nos estamos viendo

       Esto comienza con un recuerdo que se me motivó para bloggearlo: Una baldosa esmaltada (15 x 7.5 cm), de la que va aquí adjuntada su foto. Una pieza fabricada por el ceramista argentino Alejandro de la Vega. El artístico resultado, según me fue dicho, está basado en un dibujo de Saul Steinberg. Dicha base de origen es algo muy probablemente cierto, ya que los dibujos concretados por Steinberg conllevan operaciones de abstracción; dibujos que encaminan en quien los mira una intelección, sobre los contenidos que con cierta ambigüedad presentan; dan qué pensar. Y estas condiciones convocan la apertura de una dimensión razonadora en los espectadores: Nos es necesario detectar el mensaje que se propone, y la propuesta tiene dimensión surreal.

    baldosita esmaltada

    El espacio como componente de la comunicación.

       En la imagen aquí mostrada se convoca la detección de aquello que hubiese tendido entre los dos personajes representados. Parece que se están mirando calmosamente, distanciados entre sí por un considerable espacio; distancia suficiente para que en una vista abarcativa así los veamos en eso, a lo lejos, como si hubieran pactado tal convivencialidad. Un manejo aquí del espacio, que hace de éste un componente protocolar de la comunicación, entre ellos y para quienes los vemos. Una comunicación de esos dos, en una entreversión tranquila, de manera oficiosa y distante, sin demostraciones amistosas. Tal vez estén en una misión, que los representados compartirían secretamente. Pero esta suposición es tan peregrina como el vaticinio que hagamos sobre como puede continuar la escena, nos da qué pensar. Si fuese de tomar en consideración los detalles de vestimenta y postura de cada uno de ellos, quizá pudiésemos así atribuirles identificaciones, e hiciéramos hipótesis sobre el tipo de relación que los ha llevado al encuadre que vemos, y sobre cómo continuaría, hipotéticamente, esa relación. Aunque es bien posible que no tengan entre ellos ninguna historia compartida.

       A la distancia y en relación con las jornadas personales de cada quien, lejos todo, la sensación de distancia es afin a una posible lejanía cronológica: una época de los personajes, en la que estarían ubicados, inciertamente. Y la imagen nos está colocando, para quienes la podemos ver, “en las arenas del tiempo”. Un poco más lejos y caminando más, distanciándonos de las distancias, habría mucha animación en los rostros, nos lo preguntamos: ¿la habría? Pero digámoslo y peticionemos: No hay razón alguna para suponer de esos personajes que en realidad se estén viendo. Estamos detectando en ellos serias discapacidades visuales, o ceguera. Ya que es así, desde ahora se ha de aprontar un consultorio oftalmológico rodante, que vaya marchando, un consultorio operatorio completo y móvil donde el personal de salud atienda simultáneamente los dos pacientes.

       Lo hemos dicho, y en este mismo instante se nos visualizan esos dos; detectemos ya que están en otro dibujo secuencial, en el que vuelven caras prontamente hacia nosotros. Guardemos las distancias; seguro que cabe aquí la literatura con un par de frases escritas por Héctor Tizón: 1) “Porque un hombre, dice tío Crispín, sólo es un hombre cuando está solo y puede mirar a los demás de lejos”. 2) “..los recuerdos son el opio de los viejos”.. ¡Uh..!; las frases de Tizón trasuntan un despacho fatalista, nos dan qué pensar, ¿no es cierto? Si quien lée tiene alguna inquietud sobre esto, comuníquemela ■

    Subir  

    Referencias
    Proxémica, en búsqueda Google.
    Resultados Google acerca de Saúl Steinberg.
     
    Contenidos relacionados en esta Blog
    Manejos de un espacio comercial
    En la novela “Aquella isla también”, § 5.


      Sergio Malfé
    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, julio de 2015.



    inquieta tillandsia
    2015/06/18, 9:01 pm
    Filed under: agua-en-vasos, Notas | Etiquetas: ,

    Una plantita con respuesta rápida;
    la Tillandsia inquieta

    «.. cómo esos sueños en los que al margen de un acaecer trivial presentimos una carga más grave que no siempre alcanzamos a desentrañar.» Julio Cortázar, Rayuela:79

       Mi jardinería hogareña me reservaba sorpresas por fuera de las convencionales; No se trataba de espectaculares flores; La sorpresa estuvo en mi percepción de movimientos propios y suficientemente notorios, en unas florecillas silvestres. Esta floración la había desarrollado un ejemplar de Tillandsia (género de plantas epífitas, con especies autóctonas de la región rioplatense). Yo tenía adoptadas previamente otras plantas emparentadas, de la especie Tillandsia aeranthos, sus satisfactorias y coloridas flores me dieron motivo para hacerme con uno de estos “claveles del aire”, de otra especie a la que sólo pude identificar como perteneciente al género. Es planta nativa del área bonaerense, me la encontré y adopté en noviembre de 2014. Tal cómo estaba cuando la levanté, así la coloqué en una situación similar, en cuanto a la luz que recibiese: prendida al trozo de rama seca en el que estaba creciendo.
     
       Los rociados cotidianos le fueron provechosos, están recomendados para el cuidado de las tillandsias. Floreció en mayo de 2015, a una distancia cercana, algunos pasos pedestres de donde la encontré (nuestra en Sur 34º.64′ – Oeste 58º.61′); Para entonces la plantita alcanzaba un crecimiento de tipo globo con 10 cm de diametro; sus florcitas color rosa viejo, con 2,5 cm a lo largo en las partes de tipo sépalo que se movían, y rápido para una planta; ¡Movimientos perceptibles presentaban sus flores!, respondiendo al estímulo del agua de mi rociado, una curvatura evidenciada de cierre como respuesta para la leve mojadura, movimientos que también hice ver a otras personas de mi entorno vecinal. Las imágenes reflejan esta inquietud de Tillandsia sp., asunto singular, que carecía de descripciones en los documentos a mi alcance, y en los recursos de Internet para mí accesibles tampoco hallé observaciones de especialistas sobre este curioso hecho.


    planta nativa del área bonaerense

    Tillandsia sp. con sus flores abiertas.


       En el espécimen del que nos ocupamos, estaríamos considerando una nastia, algo diferente de un tropismo, direccionamiento paulatino este último que toma la planta o partes de la misma; Las nastias son, en cambio, respuestas rápidas del vegetal para situaciones de momento; Y en Tillandsia sp. se produce, en sus flores, ese resguardarse del agua, una hidronastia negativa, en un movimiento instantáneo. Pero el cierre es transitorio; pocos minutos después, al suspenderle nosotros la intervención ácuea, al detener la práctica jardinera de rociarla, y si hay una brisa suficiente cómo para que el agua de su superficie seque, torna Tillandsia sp. a su normalidad, con sus flores abiertas. La biología dice de las nastias que probablemente se deban a la activación en la planta de funciones celulares, por la presencia concentrada de auxinas (hormonas vegetales) en los elementos donde suceden estas respuestas rápidas.


    movimientos perceptibles en las flores

    Cinco minutos después del rociado, hidronastia negativa en las flores.


       La literatura de costumbres sobre estas plantas refiere Tillandsia como planta medicinal, remedio para la vista. Podría estimarse eso como cierto; el especímen me hizo abrir los ojos, con sus movimientos instantáneos, que me eran directamente perceptibles al efectuarle yo rociados. Se trata de una intervención correctiva y reanimadora, la de Tillandsia sp., para mi condición setentona; respaldo de vitalidad que se sobrepasó del mero mejoramiento para mi visión. Con la sensitividad de sus piezas florales, a falta de otras intervenciones intersubjetivas conmigo por parte del personal, esta planta hizo su comentario, y se me comportó amigablemente.


    sen sitividad de piezas florales

    Tillandsia sp. (diám’ 10 cm), sonriente la plantita, tras 2 semanas del registro mío para sus hidronastias negativas.


    Referencias
    “Claveles del aire”; Introducción al género
    Hormonas vegetales
    Imagenes Yahoo! de Tillandsia aeranthos

      Sergio Malfé
    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, junio de 2015.



    activacion de la quietud/: conjuradas estampa y anotaciones curten cortazar
    2015/04/20, 9:49 am
    Filed under: agua-en-vasos, Fusiones, Narrativa, Notas | Etiquetas: , ,

    Activación de la quietud

    Conjura de estampa y anotaciones en un curtir unido a Fin De Etapa

       Al reencarar esta narración de Julio Cortázar, que me aconteció fuertemente por sí misma, quise recuperar luego de entre mis papeles, un trabajo de arte gráfico que pudiera integrarse, contextualmente, con la creación de Cortázar. La imagen está líneas abajo; y aquí un breve resumen introductorio de los contenidos del Cuento:

       Una viajera solitaria se detiene con su auto en una localidad que le queda de paso; en ese intermedio siente «..todo como fuera del tiempo, estirándose en la calina del verano”.. Diana decide dar una vuelta por el pueblo, lo hace con una suspensión de su voluntad, y esta puntual desintención se corresponde con la interrupción de un vínculo amoroso, corte que la ha desorientado: ..«”Curioso que vivir pueda volverse una pura aceptación”, pensó mirando al perro que jadeaba en el suelo, “incluso esta aceptación de no aceptar nada, de irme casi antes de llegar, de matar todo lo que todavía no es capaz de matarme”.»

       Es mediodía, y al recorrer la viajera el pueblo, se encuentra con una sala municipal de exposiciones, y allí dentro se muestran las obras de un artista local, cuadros de gran formato: «..pinturas que volvían sobre el tema de una mesa .. resultados de una obsesión realista que llevaba al pintor hasta un límite peligroso o ambiguo .. En algunas telas se sumaba una silla, en otras la mesa no tenía otra compañía que su sombra .. volvían sobre el tema de una mesa desnuda o con un mínimo de objetos, violentamente iluminada por una luz solar rasante .. Diana se quedó un momento buscando conocer mejor el fondo de la tela, la puerta abierta tras de la cual se adivinaba otra estancia..»

       Continúa después en ese pueblo la aventura de la protagonista; Al pasear por sus calles Diana va a hallar una casa, que es la representada en los cuadros de la exposición: «..entrevió en la penumbra una galería idéntica a la de uno de los cuadros del museo .. no había nadie que se opusiera a su presencia en el jardín, su paso por la doble puerta abierta, recorrer la galería abriéndose a la primera sala vacía donde la ventana dejaba entrar la cólera amarilla de la luz aplastándose en el muro lateral, recortando un mesa vacía y una única silla..»

    Monocopia G.Vila/88; orgnl:26 x 32,5 cm

    «..en el museo era el conjuro..»


       La reducción y encierro que Diana hace consigo, son el suceso central en “Fin de etapa”, en un tiempo y espacio sentidos que se simbolizan con los cuadros, la casa donde no hay nadie, y el pueblo apartado. Y entre los componentes del núcleo que nos es narrado se destaca la representación atractora de mesa y silla; en el museo era el conjuro: «El cuadro estaba en la pared de la izquierda, había que avanzar hasta el centro para ver bien la representación de la mesa y de la silla donde se sentaba una mujer.» Pero en la casa, donde Diana reconoce objetivamente esos muebles en su realidad palpable, ella completa su aceptación al llamado de esas cosas: el pueblo y las pinturas en el mediodía, la casa, la mesa vacía con su silla; y Diana les reincide: «Podía irse cuando quisiera, por supuesto, y también podía quedarse; acaso sería hermoso ver si la luz del sol iba subiendo por la pared, alargando más y más la sombra de su cuerpo, de la mesa y de la silla, o si seguiría así sin cambiar..»

       Pero entonces, para éste blogger, fue un ponerme a hurgar en mis cajones, con la mira en aquella colorida obra gráfica que su autor me había compartido en el siglo pasado, y así reencontré mesa y silla. Y no sólo eso; pegaditos ahí estaban otros papeles donde me hallé con anotaciones mías de esa data. Lidiaba yo en esas páginas, con las interpretaciones que se me producían por la lectura de textos hinduístas, comentarios sobre los Upanishads, p.ej: “2-4-11 : el hombre y sus sentidos y palabras son el centro de todos los hechos”.

       La estampa, que era mi primer objetivo, con el fin de connotar el cuento de Cortázar, está firmada G. Vila/88. El cuaderno con las anotaciones situaba éstas en los años 70/80. ¿Tendría algo que ver esta contigüidad con “Fin de Etapa”? Tal parece que el pensamiento Hindú, del cual yo había hecho esos registros, tiene que ver con lo que estuviese Diana pensando en el cuento: «Porque lo peor era buscar algo razonable en eso que desde el principio había tenido algo de delirio, de repetición idiota, y a la vez sentir como una náusea, que sólo su cumplimiento total le hubiera devuelto una conformidad razonable, hubiera puesto esa locura del buen lado de su vida, lo hubiera alineado con las otras simetrías, con las otras etapas.» Yo relaciono la vocación que expresa Diana en el cuento, vocación por la simetría, y por alinearse el personaje en las dilaciones de un orden recurrente, la relaciono con la aspiración mística que comentaba con interés escéptico en mis anotaciones sobre los Upanishads: “inducen un ritual de homologación superadora de la dualidad entre la persona conocente y lo conocido, para los individuos, que así pretenden traspasar los límites existenciales, en una serie de analogías y simetrías sin fin, aseveración de las premisas de una fé magnificente y sin fundamentos certeros, inspiraciones metafísicas que agregan significaciones paralelas a todo fenómeno”. Y sin embargo, en esos textos meditativos hay suficientes belleza y profundidad, y por estas cualidades nos educamos en lo que los hombres son: Lo bello tiene otras exactitudes, no siempre es totalmente cierto o verdadero.

       Se desprende en “Fin de Etapa”, el afán poético e hindú del que hago mención, el de traspasar los límites. Diana busca una correspondencia irrestricta, entre lo que percibe y su ámbito vital como percipiente; ella pretende que la luz se una a su capacidad de ver, que los espacios que recorre y las pinturas que contempla se unan a sus sentimientos. Al obliterar las distinciones, desaparecerían el tiempo y el espacio propios de la viajera, con sus conflictos y pesares, para unirse ella, en un entendimiento sin elementalidades, a un mundo constitutivo en el que no tenga ya que actuar ni optar, con todo ya cumplido en una detenida perfección que la exima de opiniones relacionales, ante su mesa y en su silla. La imposibilidad de esta mutación parece ser sólo una cuestión de tiempo y paciencia; en el cuento destella la realidad de ese imposible.

       Esta mirada sobre “Fin de Etapa” fue suscitada por el reencuentro mío con la estampa aquí posteada. Julio Cortázar registró, con pleno dinamismo en ese bello cuento, una instancia y un personaje que orillan, por contraste, un deleitoso reino inmutable. La presente es sólo un ensayo de nota; hay una localización en Web del Cuento.
    Enlace: http://www4.loscuentos.net/cuentos/other/1/28/5272/
     
       Contenidos relacionados con esta Entrada. Enlaces.
     • Artículo en Wikipedia sobre el Hinduísmo.
     • Surgimientos al trasluz
     • Circulación retrotribal
     • No le ha encontrado gracia.

      S. E. Malfé
    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, abril de 2015.



    ciudad-de-62-ensamblada

      S. Edgardo Malfé
    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, marzo de 2015.

    Ciudad cortazariana de «62» ensamblada

    La presente entrada está notificando «Armado de ensamblaje con ubicacion cortazariana»; El material completo se halla aparte en una Página de este Blog.

    Podrá verse qué lejos está de constituirse, el material en el armazón, en un análisis, resúmen, o polémica, en torno de «62/Modelo para armar», novela de Julio Cortázar; el punto fijo del que se ocupa es la ciudad.

    En las secciones del «Armado de ensamblaje … » se combinan fragmentos específicos de la novela «62..», aquellos en que se nos muestra la instancia fantasmática de la ciudad, en un entresacado que tuvo que dejar fuera instancias sustanciales del tema. Mi vínculo con las agendas me impidió darle más dedicación al trabajo. Y sin embargo, he querido unir relacionadamente en ese material, en la forma de un contínuo articulado, algunos tramos en los que Julio Cortázar versiona sobre este tema de la ciudad, unirlos con tramos de mi hechura que están basados en espontáneas representaciones, que se me habían aparecido, cómo a cualquier persona se le pueden aparecer: representaciones desintencionadas de barrios, parajes, o ciudades, lugares sin determinaciones dimensionales y con una fluencia propia; figuraciones singulares y argumentos que fotocopian, o preanuncian, la tejeduría del tiempo de todos.

    Para saber cómo es «Armado de ensamblaje con ubicacion cortazariana», tome ESTE RUMBO




    A %d blogueros les gusta esto: