Hipersalenas


# narra-breve-8: ..”firmar, ..grande, ..punta, ..bungalows, ..juntar, ..truchas, ..tiroteo, ..promontorio”…

Narrativa Breve 8         
Estos dos relatos, son traídos de una localización web previa, estuvieron puestos allí en 2008.         


a): Zubonza, buceadora de estrias,
…emerge en la fuerza
de Carretón.


“Esto parece ser una de las admirables determinaciones   
de la Divina Providencia por la que cada cosa creada se adapta   
al lugar para el que fue concebida”.
Charles Darwin.   

    Aunque tampoco los iban a demorar mucho. Y ahora ella descansa acostada en el calabozo, una de las muchachas. Ella es tan importante. La iba a esperar, llegó él a decirle en los pasillos, cuando tuvieron un cruce. Pudo transmitirle calma, que pronto saldría, …él iba a estar esperándola sobre la ruta. Fue en esos pasillos, cuando de la Guardia al interrogatorio, desde el interrogatorio a la sala de requisas, a la Guardia. En los pasillos; desde el interrogatorio al calabozo; la Fuerza con su interpelación: “¿y por qué tantos medicamentos?”; del calabozo a la Guardia, para firmar su declaración; al calabozo, “ya va a salir”.


Img. de Wikimedia: Batu Caves, K.L. editd.

Img. de Wikimedia: Batu Caves, K.L. editd.


   La iba a esperar. Está en una cafetería, el lugar es amplio y lo acompaña el guía, a quien le está diciendo: “Al estar en las celdas, pude sentir el ruido subterráneo de la marejada..: las olas parecían estar profesando risas; fue algo …entretenidísimo”. En el lugar se ha encontrado entre los otros personajes previos que se fueron despidiendo. Él vivencia el ambiente con alguna claridad, con atención cansada y en fugacidades. Vive el ambiente con alguna claridad, como con pudor y culpa; y con nada subrepticio; la está esperando; puede ser que salga.

    Ella lo ve, que está él sentado en la cafetería de la ruta, junto a un vino turbio; “¿a estas horas?”, piensa ella: “Se quedaron con todos los comprimidos; estamos en otro país; Néstor está con él”. Llegó a Punta Zubonza hace varios años, Néstor. Alquila sus cabañas. Y los que quieren adentrarse por los verdes sauces hasta el mar, así pueden. Para eso se habían juntado en la Terminal de Carretón, el poblado grande.

    “Eramos varios; las otras chicas ya se vuelven, me dijeron”. Esperaban ayer a Néstor ahí. Con la camioneta los iba a llevar a Punta Zubonza, a los que eran su agrupamiento de huéspedes nuevos para sus bungalows. La terminal cambió cuando llegó la Fuerza. “El estaba sólo; los otros amigos vinieron de otras partes”.

   La Fuerza se había atareado sobre los equipajes de todos, con la pregunta: ¿Y por qué tantos medicamentos?… “Nos llevaron… Néstor ahora está mirando su libro… A él se lo ve triste, pero como que se animase por verme llegar … Le queda bien ese saco sport gris, es de muy buen corte”.

    “Aquí estamos; yo me llamo Angela Brilune”. La ayudan a instalarse con sus cosas en la mesa.

    “Viajes independientes por zonas silvestres; se corren riesgos; la otra gente todavía puede venir”, está diciéndoles Néstor. Les cuenta otras incidencias y aventuras: “Es la hora en que vuelven los camaroneros”, dice. Se ha puesto algo parlanchín, a sumar palabras, como disculpándose: “Igual la van a pasar bien, mientras no venga la Tormenta, nunca sabemos … Podría explicárselos con una canción”… Y está mirando afuera por la vidriera, Néstor; cuando quien le responde a Angela es él: “Yo soy Huan Delisne”.

    “Pero los cisnes también vuelven, cuando las averías de las tormentas pasan, no les importan tanto; los pájaros enseguida retoman su vida normal”. Angela y Huan se sonríen por cómo ha continuado Néstor, quien torna a sumergirse en la lectura de su libro.

    No sabemos adonde en las almas se dirigen estos tránsitos. Angela y Huan entre sí se inician en aperturas errantes; lejos de su país, de todo lo conocido. Van a seguir siendo extranjeros, en todas partes. Puesto que al volver -ya lo van sabiendo-, nadie los reconocerá en su tierra como propios. Se aúnan en una ilusión de actos. Se concentran en una ondulación de sentidos, que sólo ellos entenderán. Se les inscribirán los ciclos del lugar semisumergido…

    …Punta Zubonza, rajaduras, fibras, como un barril rodante repleto de lana cruda sin teñir:… Desde el Poblado Carretón la ruta los va a llevar. Estarán con los niños nadadores, la canal, los vecinos de la zona residencial. Y la Fuerza, con sus caprichos, estará como un desfile lejano de fenómenos ocurrentes.

    …El cabello de Angela Brilune reverbera, con las mismas estrías disonantes que tiene la luz del lugar. Está sentada junto a Huan en la camioneta. Néstor, al conducir, se va fijando en las nubes, por si hay cambios.

    …Al llegar; no van a encontrar nada raro en sus cabañas. Se irán sumergiendo. Nadie perpetuará maniobras desaprobatorias. Adoptan una total disposición para que nada les falte. Se confabulan en otra existencia posible. Están arrimando al borde de las gaviotas capucho café, en la franja del atardecer.





b): …Neuronazo…
(En Jorahkanú)…


“Es idiota no abrigar esperanzas, pensó. Además, creo que   
es un pecado(…). Es demasiado tarde para eso y hay gente a la que se paga   
por hacerlo. Deja que ellos piensen en el pecado”.
   
Ernest Hemingway, en “El viejo y el Mar.”   


   Estando en una región indiferente, frontera entre varios hemisferios distintos, con tiempos saturados de fuerzas en gran gama, donde hay danzarines dardos azules en ronda con escudos; desde esa región saetal surge una órden del día. Una consigna, un reparto de roles, y la ilusión de un hogar que está a la espera. La ilusión también de todo aquello que nos toque, que nos una; no a “mi-mio-mismo-uno” con tu “yo-yo-y-nadie-más”; sino uniendo a los escudos bermellones y a los dardos de las fuerzas que confluyen, o sea a “nuestro-nos”.

Y el cerebro latiguea entre parches de lugares comunes y retratos, retratos de recuerdos generales. El cerebro latiguea y anda haciendo sus defensas. Así el soñar del fondo será bueno. Y hacer una siesta de vez en vez.

Es un territorio propio. Quiero decir que el cuadro es lo que soy, mi mundo quiera ser. Y ahora es tu nuevo espacio, para juntar “nos querramos” y “lo que quieras”.

   La redacción puesta aquí arriba es de hace unos meses, cuando estuve en Jorahkanú, en plena temporada estival. Fuí yo quien, de alguna manera, había elegido ir a vacacionar ahí. Ciertamente es un lugar paradisíaco pero tal vez poco recomendable. Yo paseaba en moto por la playa, se hundía con arrebatos el sol, corría una brisa deliciosa y tras de ella todos los zánganos playeros. Un instante tan bello, …tan definitivo e irremediable. Sentí la necesidad de registrarlo. Cometí ese error entre tantas otras fantasmagorías. Fue así como escribí “Neuronazo”, no sin antes detener la moto, para nunca más recuperarla ni recobrarme. Cuando salí del trance inspirador, la moto ya no estaba ahí, ni yo tampoco. Eso lo pude comprobar después, porque yo estaba a buena distancia de mi, estaba intentando atrapar truchas con las manos. Pero esa es otra historia concomitante; vamos a ver…

   …Fue ese un tiempo cargado de irreales aspiraciones idealistas, pero bastante nítidas y prometedoras ilusiones. Como se ha visto, al receso vacacional en Jorahkanú, me lo acompañaban la voluntad y el sentimiento, sobre que estaban ahí nomás, al cabo de pocas jornadas, las convivencias armoniosas y razonables, la plenitud de una integración a un mundo munificente, en donde aquello necesario se iría a obtener pero bien, contenido en marcos pacíficos. Mis lecturas se correspondían y estimulaban con lo que yo pensaba y accionaba para concretar ese proyecto de conocimiento respetuoso. En unas páginas sobre vida autosuficiente, había encontrado las instrucciones que aquí estoy citando:


“La persona que quiera bastarse a si misma debe aprovechar toda oportunidad que se le presente; y el pescado debe estar a la cabeza de su dieta natural, sana y variada” (…) “Se tiende uno en la orilla. y se introduce muy despacio la mano en alguna cavidad que haya debajo de la superficie, moviendo los dedos como si estuviera haciendo cosquillas. Cuando se toca una trucha con la punta de los dedos, se le hacen cosquillas muy suavemente en la tripa durante un minuto aproximadamente, luego se agarra el pez y se saca del agua”.

John Seymour, en “La vida en el campo”.


b1): …En Jorahkanú…
(Neuronazo)…

   …Así eran las cosas que me habían motivado a deslizarme con mansedumbre junto al arroyo de las serranías costeras. Cuerpo a tierra sobre las piedrecillas de la ribera, después de algunos tanteos en ese buceo manualista, ya me había vinculado con un especímen de tamaño regular, cercano al metro y medio de cabeza a cola. Las cosquillas a la trucha daban resultado. Ya me sentía realizado como pescador al tacto. Fue la fortuna del método sedente lo que me salvó la “vida”, gracia’Dió. Por estar así tendido boca abajo, ninguno de los proyectiles llegó a impactarme. Los sentí pasar muy cerca, con su silbido estridente y áspero. Tuve que abandonar el cosquilleo de la trucha. Con las manos me cubrí la nuca. Los tiros eran distantes, pero las balas me pasaban bien cercanas. Pude ver como el pececillo se alejaba.

   Cuando terminó el tiroteo, me incorporé agazapado y trepé a un promontorio lateral del cañadón que bajaba hacia la costa. Desde esa altura ví como el deportista guardaba en su auto la carabina automática. Habría estado, quise suponer, en una práctica del manejo del arma. Me erguí con los brazos en jarras y una fuerte actitud reprobatoria. No pareció conmoverse el sujeto, y se fue en su coche.

   Fue así como no pude verificar totalmente la eficacia del método acariciador para pescar. El incidente había sido sólo el índice inicial del comienzo de un desbaratamiento de proyectos e ilusiones. Por entonces me era de creer, que por la buena brega y uniendo voluntades, íbamos a mejorar nuestro existir. En pocos meses me di cuenta, que sigue siendo necesario unirse, pero para evitar que el estado de cosas empeore. Por eso, ya ni soñar con mejorar las cosas. Desde las vacaciones en Jorahkanú, comencé con mi lema de etapa: “lo mejor es enemigo de lo bueno”.

   Quizá quien lea este relato pudo agarrar con los cosquilleos a su trucha. Podrías contármelo, ¿eh?. Y quizá tu mundo se te haya integrado, y sean tu territorio el hogar, las fuerzas confluyentes, la ronda de una unión. Pero esto último mejor cúidalo, y no lo cuentes mucho.


Dibujo1


Morón, Pvcia. de Bs. Aires, Argentina, 2009-07-04. SEM


5 comentarios so far
Deja un comentario

[PingBack hacia el inicio de esta página narra-breve-8, por “Zubonza, buceadora de..”; ocurrencia debida a la limnética o semisumidez de aquel relato:] [“El Proyecto del Doctor Danogar Prallin y Asociados“.]

Me gusta

Pingback por 74projct-danogar: …”canciones, ..problemas, ..advertir, ..anfibio, ..flotación, ..sonora, ..empeñosa, ..universal”… « Hipersalenas's Blog

[En b): …Neuronazo…En Jorahkanú, dentro de esta Página narra-breve-8] Falta una moto, como a Bilaplov allá le falta su sobretodo [en pertenencias-legales-formales.]

Me gusta

Pingback por pertenencias-legales-formales: …”reclamar, ..techo, ..ridiculizarlo, ..amigo, ..deportiva, ..sonrientes, ..paraje, ..bicho, ..saber”… « Hipersalenas's Blog

[…] # narra-breve-8: ..”firmar, ..grande, ..punta, ..bungalows, ..juntar, ..truchas, ..tiroteo, … […]

Me gusta

Pingback por area-facultada..: “rondamos, ..pernoctar, :figura, :mediodía, :cuartel, :oculto, :lagunas, :tibiales, :ripostar, :distópica”… « Hipersalenas's Blog

[…] # narra-breve-8: ..”firmar, ..grande, ..punta, ..bungalows, ..juntar, ..truchas, ..tiroteo, … […]

Me gusta

Pingback por germina-desarraigo: ..”momentos, :peripecias, :solución, :músicos, :conocí, :trastienda, :nuestra, :inyecciones, :sentir, :irrebatible”.. « Hipersalenas's Blog

[…] https://hipersalenas.wordpress.com/narra-breve-8/ a): Zubonza, buceadora de estrias, …emerge en la fuerza de Carretón. Estas localidades de la zona, junto a parajes del entorno, están en variadas actividades dentro del MuecarioControlado, su url: https://hipersalenas.wordpress.com/2014/05/16/muecario-controlado/

Me gusta

Pingback por anexo-muecario-enlaces-notas | Hipersalenas's Blog




Son importantes para las Hipersalenas los comentarios, puntos de vista, propuestas; la conversación nos hará bien; usted tranquilamente dígame; bienvenid@.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: