Hipersalenas


faltaba mas
2016/11/04, 12:34 am
Filed under: agua-en-vasos, Cuentos Breves, Fusiones | Etiquetas: , ,

wiphala-rkc

Un día 4 de noviembre como el de hoy; en Tinta, Perú; se inician las acciones de criollos y aborígenes contra la dominación del absolutismo europeo en América. El movimiento emancipador de 1780 fue conducido por Túpac Amaru II, cuyo nombre de bautismo fue José Gabriel Condorcanqui  



 Pero faltaba más

   Yendo a la Capital una vuelta, pasé a visitarlo a mi amigo el español. Habiéndose establecido recientemente en el país, y con todo su entusiasmo, se correspondía él con las pretensiones de ese Buenos Aires farragoso que a mí ya en ese otrora me pudría. De paso me le había aparecido. Sentimental y al momento, me había dicho por el intercomunicador desde su departamento que lo alegraba mi visita. “Entonces no interrumpo nada”, le dije: “El día está muy lindo; ¿por qué no bajas?; te invito a desayunar en el Boulevard”. Luego de un corto silencio me respondió con una frase sonora: “¡Venga, Sergio, vamos a pasear al Tigre!”.

   Interesante perspectiva de aire libre, un recorrido por las riberas del Delta, quizá embarcando para navegar la isla. Con gusto pues, yo lo esperaba en su puerta de calle, y a poco lo ví venir. Se traía algo sorprendente para la contingencia de ese encuentro conmigo: un felino amenazante atado con una correa. Mostrándome los dientes, el bicho jalaba de la traílla como queriendo saltar sobre mi. El español lo acarició en la cabeza. Esas incorrecciones del amigo, cosas inconvivenciales que no me valen la pena, sin camino para solidaridades.

   Le dije “¿Cómo es esto?, es algo muy aburrido, ¿te das cuenta? Te esperé para ir juntos al Tigre, y no para dar un paseo con tu tigre. ¡Habráse visto!”. Tendría él todavía algún afecto vivo por mí que me alejaba caminando. “No seas cabrón, no te ofendas, che; aquí todos están locos” … “Es así, vos y yo lo sabemos, chapetón, pero no todos se dan cuenta; y cómo rompen, cómo perros y gatos”. Sólo fue una errante suposición de mi espalda la posibilidad aprensiva de que se me clavasen las garras del micifuz. “Ya está”, me dije: “Ojalá no tenga que volver por estos barrios; igual no hay nadie que me vaya a extrañar; pero faltaba más”. Evitación sopesada que sigo sosteniendo desde aquella mañana.


Nota: Otros contenidos relacionados con éste, semántica y automátticamente seleccionados por WordPress.Com, tendrían acceso al pie de la entrada, si la misma es abierta en su localización singular, por este enlace.

 Sergio Edgardo Malfé
 República Argentina, Abya Yala; Noviembre de 2016

Anuncios


completo disfrute atroz intentemos
2016/10/10, 5:08 pm
Filed under: agua-en-vasos, Escenas, Poesía | Etiquetas: ,

10 de octubre: Día Mundial de la Salud Mental 


 Completo disfrute atroz intentemos

sugii-design-com_fish

Disponga usted su aparataje
Captador de argumentos, con cuidado,
Que ninguna persona infidente se dé cuenta.
Sepa que hay ligazones entre las cosas
Y que éstas sobrevienen por aquellas;
No son decisivas las cosas sino los hechos:
Las azaleas sólo viven bien en la casa de la abuela;
Los pececillos suyos están dúctiles
Sólo en el lápiz que usted anime
Con sus sinceramientos.
Que no sean prensadas sus verdades,
Tampoco los mansos pececillos,
Bajo las muelas destructivas
Del contacto cocodrilo.
Haya fluidez en las tareas
Serias y cuidadosas que se emprendan
Para el ensamblado y control de las virulas.
Y se lava usted la cara,
Asista ante el espejo
A la iconización de su gesto.

sugii-design-com_fish-1

¿Quién querrá abrir la gaveta,
Para que salga el humo negro y denso,
Que todo lo impregna?
Que no se nos vaya a convertir en odio
El darnos cuenta de las historias falsas;
Sartas mentirosas de habladurías cortesanas
Sostenidas con sorna, a cargo
De mentirosos profesionales.
(Atendamos un hecho subrepticio:
Hay otros cajones escondidos,
Con cuerpos aún sangrantes dentro.)
¿Quién vocifera suavidades
Con giros rápidos y mortíferos?
¿Quién despedazar querría
Los espirituarios acendrados?
Contemos con virulas de alerta
Para estos momentos,
Pues una organización de amanuenses
Gravita en el contexto.
Ellos encarnan sus anzuelos,
Sondean y registran
Todos los datos ambulatorios
Y los notorios decires propios
Que hablen los candorosos
Habitantes del barrio.
::Resulta además que hemos detectado
La instalación atroz de peajes retardatarios
Que se jactan de ser piolas,
Inevitables y fatalísticos,
Pero son engorrosa y estúpidamente estopas
Planchaditas a la moda y malvivientes;
Horrendos trombos
Que quieren llevársela en cubetas.::

sugii-design-com_fish-2

Imposible redactar; los lobos;
..Y las criaturas de ojos celestes,
De todas las edades y géneros,
Objetivos de las preferencias públicas,
Situadas ellas regularmente por estos barrios
En el lado del mostrador que hace el despacho..
Pero que no sobrevengan aludes,
Detener las revanchas, mire y escuche,
Ambos lados de los rieles pampeanos;
Andando estamos sobre tierra nutricia,
Con botines y en borbollones continentales,
Fuerzas indomables, poderosos destinos
De agua sencilla y fresca.
Ya que es así, pulse el botón grande y verde,
Pues está gauchita la confianza
Que se comunica en un cambio de miradas.
¡Pero caramba!.., ¿acaso estamos en la ocurrencia
De solucionar nuestros malestares,
Los de toda una vida,
Por un acceso revelado que nos ilumine
Respiratoria y salvíficamente?
Ésta contínua y renovada pasión adictiva
Por la obtención de grandes impactos
Desde fenómenos aparentemente nuevos,
Es acreedora de consideración terapéutica;
Es un hecho que quizá se resuelva
Al organizar las recién descubiertas,
Auténticas y novedosas emociones
::organizarlas con frecuencia.::
Hay que recordar que no nos sería rechazable
La oferta de estar todos alegres y contentos;
Gran concordia en el compromiso.
La temporada comienza,
Y pronto serán las vacaciones;
En el helechal entremos,
Intentemos hacer nuestro
El amplio y completo disfrute.
Hay que pasarla bien, eso se impone:
Es el ánimo de estos tiempos,
Tanto en Panamá como en Bahamas,
En Londres o en cualquier otro refugio
Subdesarrollante y desregulado.
Y ocurre que las desventuras australes
Pueden seguir procesándose,
Nos son anónimas e inocuas;
Y nos quedan muy lejos las gentes y
Las calles de Argentina, ¿o no es así?


“Se quedan mis palabras en el aire | Como corchos en el agua”. Federico García Lorca


 Sergio Edgardo Malfé
 República Argentina, Abya Yala; Octubre de 2016

¿Tomando por sorpresa a otra Entrada en esta Blog? 

Hipersalena Aleatoria, por Aquí 



casual descuido radialista

10 de septiembre: Día Mundial de Prevención del Suicidio 


  Descuido de radialistas


“.. parecía que el sol del último día se estaba ocultando
y que todas las almas se congregaban para el juicio final”.

James Joyce, Retrato del artista adolescente.

Se sumaban susurros sobre el motín en un lugre segun Tzogra

Se sumaban susurros sobre el motín en un lugre segun Tzogra


 Una radio transmitía, y el micrófono del estudio había quedado abierto; tal vez fuese un descuido del operador. Eran tres personas al menos; una de las voces era de mujer. Mencionaban con entusiasmo un evento artístico con público selecto, que hubiese acontecido en la Ciudad de Santa Fe; algo de eso se entendía, y había sido fascinante la función.

El instante estaba hablándose
debajo de la escalera,
al lado de una puerta excelentada.
Se dijo que el imaginar ciertas cosas,
en juegos mentales para pequeños grupos,
hará que pasée o no pase un caballito
por la costa silvestre muy cuajada
de rositones que la rococan.

 Algo así se me hizo entendible de lo que hablaban. Vale aclarar que una buena parte de lo que decían consistía en un cruce de susurros simultáneos, los que curiosamente cambiaban de registro: esa gente producía tonos agudos y graves en la parte de los diálogos que aparentemente querían ocultar de otro personal en la radio, pero no sabían que alguien externo estaba oyendo su conversación.

..«Habría que ver si es o no conveniente,
con vocación de astucia,
un poner en curso estas movidas.
Igual tengamos bien arriba las cabezas:
A poner intermitencias en la lámpara
de los ojos rectores del muchacho;
que el mirador lo baquetée con penumbras y luces,
lo mueva garreando y de costado al barquito anclado.»

 Parece contar ese ámbito radial con ventanas enfrentadas; trasluces opuestas en la habitación.

Menciones de un proyecto vecinal se tiraflojaban.
Se me hizo así que había otra casa
con 3 personas dentro,
con verdadera verdura al fondo.
Un anuncio al frente dice “Fonda del Campeonato”.
Se me caramboló casa provinciana, en agradable paraje.
El buen tono afectivo del lugar me tejimaneja recaladas
sólidas, compasivas, pero a la vez aterrorizantes, en
una actual catenaria y gravitante, de escucha cruzada.

 Una especial dedicación comentaria pude captar en el personal incidentalmente audible en el descuido; alababan ahí toda la obra cinematográfica de Tzogra. Y especiales consideraciones de excelencia tuvieron para una peli que Tzogra estaría haciendo con el tema de un famoso motín en un navío militar, puertos lejanos, obra aún sin terminar.

 Sergio Edgardo Malfé
 República Argentina, Abya Yala; Septiembre de 2016

¿Tomando por sorpresa a otra Entrada en esta Blog? 

Hipersalena Aleatoria, por Aquí 



deteccion de sierpes
2016/08/11, 10:12 pm
Filed under: agua-en-vasos, Notas | Etiquetas: , ,

  Detección temprana y respuesta rápida

Vista aérea del milenario Montículo de la Serpiente, en el actual Ohio, Usa; Es antiquísimo arte de pueblos originarios; Linck Photo

Vista aérea del milenario Montículo de la Serpiente, en el actual Ohio, Usa; Es antiquísimo arte de pueblos originarios; Linck Photo


“.. empecé a sentir un cierto gozo y a mirar en torno mío, con algún interés, a la extraña tierra en que me encontraba”. Robert L. Stevenson, La Isla del Tesoro

   No se trataría de tomar precauciones con el tan mentado “huevo de la serpiente”, sino de controlar preventivamente lo que algunas veces es el resultado de una cópula colectiva, de una verdadera “patota” de serpientes, bocha en la que cantidad de hembras y machos de especies venenosas se enriedan en su procedimiento reproductor. Mucha atención entonces, a precaverse de “los huevos de serpientes”. Atención con las nidadas viperinas… En montoncito van dispuestos los huevos que pone la víbora hembra; estos son depositados en lugares protegidos, a veces en resguardos subterráneos. Tienen el aspecto de un huevito de ave, aunque sus cáscaras son blandas, y el desove generalmente es numeroso, un conjunto de huevos. Los ejemplares de ofidio surgen cuando los huevos hacen eclosión, a 40 días aproximadamente desde su puesta.

   Se valen por sí mismos desde el momento de su nacimiento: Viboreznos de un sexo u el otro que son capaces de procurarse por su cuenta el alimento. Están dotados de ponzoña y dispuestos a atacar si alguien se les acerca. Antes de alimentarse con sus víctimas, las sierpes las inmovilizan con su veneno neurotóxico. Pero para todos los ejemplares, sean pequeños o adultos, hay un círculo de peligro cuyo radio va de acuerdo con el largo de la serpiente; el círculo de peligro abarca aproximadamente la mitad del porte del ofidio. Para todos los casos, mientras conserve usted la distancia, no sufrirá mordeduras ofídicas. Si eventualmente llega a padecer un accidente ofídico, no deje de beber agua, y recuerde que el suero es el único remedio. No adopte los consejos de sus vecinos y desoiga usted ladridos circunvecinales; no sea usted consecuente de esas fuentes, pues podrían conducirlo a la adopción de medidas sanitarias inútiles y contraproducentes, como la ingesta de vino con ajo machacado y sangre de cresta de gallo: El suero antiofídico es el único remedio. Por su acción sobreviven a los accidentes ofídicos un 95% de los atacados, sobre una estimación mundial que actualmente ronda los 3 millones de personas que cada año resultan mordidas por víboras venenosas.

   Los machos de víbora buscan a las hembras en la época de celo, se guían por el olfato. Y en esto de sus percepciones, anotemos que adolecen de una pobre visión, y su audición es nula, pero captan las vibraciones, p. ej. las de aquellos pasos que usted transite, al acontecer estos en un terreno infestado por sierpes. En las regiones tropicales las serpientes están plenas con todas sus actividades durante el año entero. En las zonas templadas, en cambio, pasan por un período de hibernación, con sus funcionamientos muy restringidos. Pero algunas serpientes en los inviernos suelen movilizarse, si se producen días tibios. La activación por causas térmicas comprende la totalidad de las funciones de estas especies predadoras: merodeos, gestación, producción de ponzoña, etc. Las implicaciones del cambio climático podrían considerarse en un sistema que enfoque higiénicamente la amenaza ofídica como una de las emergencias del calentamiento global para pueblos no afectados anteriormente por dicha fauna.

   Si una especie peligrosa es detectada invadiendo intrusivamente un terreno, hay un limitado pero oportuno período de ventana, para que el control de la especie sea efectivo, con vistas a la erradicación del peligro. Para que sean eficientes los esfuerzos erradicativos, han de tomar en cuenta la alimaña en todos sus estadios vitales: Atención con las nidadas viperinas… Se encuentran relativamente cercanas al punto en que se haya avistado una sierpe. Para todas sus funciones individuales, las serpientes ocupan superficies que no superan las 3 hectáreas; aunque se han observado como algo más extensos los merodeos de ejemplares en sus fases juveniles. La actividad juvenil hace crecer el territorio infestado, y pueden así ampliarse consecuentemente las probabilidades de accidentes atroces, miseria y horror. La prevención contrasta como un escudo más conveniente, con respecto a las víboras en un territorio, frente al control y erradicación de una infestación que se haya asentado. La criptosis de las serpientes con su entorno hace que puedan estar presentes en un lugar y aún no haber sido detectadas. Los rasgos generales que distinguen a las ponzoñosas son: una cabeza achatada y triangular, separada del cuerpo por un cuello; una notable separación hay también en las colas, con un adelgazamiento abrupto de éstas con respecto al cuerpo; y los ofidios presentan escamas puntudas en la piel de sus cabezas, en contraste con las placas redondeadas que cubren las cabezas de las culebras. Otro contraste notorio es el de las pupilas, que en los ojos de las especies venenosas son transversalmente verticales con respecto al plano de sus mandíbulas; son en cambio redondas las pupilas en las culebras no venenosas, que son generalmente más discretas y no dañan a la gente.


“.. en algunos sitios vi serpientes, y una de ellas irguió la cabeza sobre un peñasco y me silbó con un ruido muy semejante al zumbar de una peonza. ¡Qué ajeno estaba yo de pensar que era un enemigo mortal y que aquel sonido era el famoso cascabel!”. Stevenson, Ibid.

 Fuentes
  • Abalos, Jorge W., ¿Qué sabe usted de víboras?; Eudeba, Buenos Aires, 1964
  • Gran Enciclopedia Universal Espasa Calpe, 2005
  • Herpetology Congress Abstracts [pdf], 2008.
  • Moncaut, Carlos A., Medicina casera..; Revista “Todo es Historia”, Nº 324, Buenos Aires, julio de 1994

  •  Sergio Edgardo Malfé
     República Argentina, Abya Yala; Agosto de 2016

    ¿Tomando por sorpresa a otra Entrada en esta Blog? 

    Hipersalena Aleatoria, por Aquí 



    dia descansarlo lindo
    2016/07/06, 2:15 pm
    Filed under: agua-en-vasos, Cuentos Breves, Narrativa | Etiquetas: , ,

    Un día para descansarlo lindo


    “.. en tanto que es capaz de gestos, de expresión y finalmente de lenguaje, el cuerpo se vuelve sobre el mundo percibido para significarlo”. Maurice Merleau-Ponty (1908-1961).

    Cuando todavía era noche en la playa donde acampábamos, había sido el paso costero de un yeguarizo blanco, a lo largo de la ribera. Estábamos ahí de escapada romántica y silvestre, con mochila y carpa.

    Al comentar con mi compañera Malena el hecho caballar que nos había quitado el sueño, dentro de la carpita caldeada y entre mucho humo de pipa, concluimos luego con algo así como para escribirlo en el anotador del viaje: ..“fue una trama inconsútil de correalidad que nos compartió el equino bayo; una andanza en cuatro patas consustanciada en una totalidad de fábula con orilla, noche, y luna”.

    Llegando el momento del amanecer, atisbamos que la mar se mostraba difuminada con lluvia y nubes bajas. La pródiga Malena dijo que quería ponerse las medias y “salir del horno”; tiraba para allá y para acá revolviendo infernalmente los trapos que ya estaban hechos un caos. Hurgamiento acalorado y errático en el que finalmente encontró sus medias: estaban en una bolsa de lona con fondo y tapa de cuero; y se sentía la mañana que empezaba a andarnos dentro.

    Me plegué con la dinámica y quise salir de los edredones para acompañar a Malena en el aprestamiento. Amanecíamos siendo mucho más nosotros mismos. Y andando un poco fue que vimos cuatro gorriones solazándose en el fondo de una canoa, sobre un resto de arena húmeda dentro de la bateleta que descansaba en seco. No estaba el tiempo para continuar fuera, sino que era un día para descansarlo lindo; retornamos a la carpa.

    seaside

    En la media mañana ya no llovía, y el pregón de un lugareño favoreció una reanimación nuestra para continuar con buen humor en el solazón turístico. Nos habían dado ganas de reir con el grito anunciador de ese caminante playero; pero la sorpresa por su oferta comercial nos hizo moderar la risa: no queríamos delatarnos, y nos cubríamos las bocas con las manos. Nos mirábamos en la carpita, frescura en los ojos y sin poderlo creer del todo: el lugareño había pasado gritando una y otra vez: “¿Alguien quiere comprar un piano?” ■


    “Desde que el hombre existe ha habido música. Pero también los animales, los átomos y las estrellas hacen música”. Karlheinz Stockhausen (1927-2007).


     Sergio Edgardo Malfé
     República Argentina, Abya Yala; Julio de 2016

    ¿Tomando por sorpresa a otra Entrada en ésta Blog? 

    Hipersalena Aleatoria, por Aquí 



    cuestion sellada
    2016/06/10, 10:41 pm
    Filed under: agua-en-vasos, Cuentos Breves | Etiquetas: ,

    Una cuestión sellada

    collage de fotos

    “casi no se note lo mismo que no se va ni se queda”


    El par de representantes ante su mesa de trabajo podía conversar en pausas que se les abrían; situados ellos en el hall de una sala distrital de espectáculos. Trabajaban en funciones culturales de referenciación, para el público que venía a la mesa en rachas con expedientes indecibles. Oficialmente asentados, ahí estaban dándole atención a una buena cantidad de gente. Y aprovechaban las pausas para intercambiar entre ellos sus proyectos. Una propuesta de Scélon seguía en consideración. Tratábase en ello, y con palabras del funcionario, de una “estimulación metaconfigurante, para inducir en la comunidad territorial, motivaciones estéticas rearmables en cambios minuto a minuto, con el empleo de algo chiquito, que convenientemente sería mínimo y más, algo que casi no se note”. Josefina Candú rechazaba moderadamente esas nociones, que no y que no, hasta que pensando se dió cuenta: “Comparte sus inquietudes, las de hacer en cortísimo un devenir oblongo”, y le dijo: “Pero eso es algo muy serio”. Scélon lo sabía: “Sí, es así de serio”, y sumaba con una sonrisa: “Tan serio como el colodrillo bíblico sobre el glaciar y en un columpio”. Era invernal la noche; había un desarrollo artístico en marcha corazón adentro de la farra, del otro lado de unas puertas grandes y vidriadas. Ya empezaban de entremedio los ruiditos craquelantes, y era para preguntarse cómo estarían las cosas del hall en el intervalo glacial, con o sin ruiditos. “Que resulte en una interiorización profunda, alguna gente mentalizada en una conjunción general creativa, muy muy adentro con vividez a través de algo fragilísimo”, sugería opacamente el sujeto. Josefina esta vez se indignaba: “Será un híbrido helado del cual nada saldrá, a la oficina ejecutiva no le va a gustar, ¡y a usted querrán destruirlo!”. Un impermeable Scélon sostuvo entonces: “Imaginemos que imaginaremos, en adopción de todo, atendiendo además lo mismo que no se va ni se queda, y todos querramos echar eso en la memoria”. Fue con bastante frialdad, y advirtiendo a Scélon que debía él medir sus pasos; así llegó el anuncio de la Candú: “Correremos el riesgo, compañero; ya estoy habilitando su propuesta, por mi parte, para integrarla con las actividades de nuestro espacio, ¡pero usted cúidese, por favor!”. Josefina pulsó en su teclado inmediatamente, y luego hubo una cosa con bebidas entre el público; se habían amuchado en el hall para un atareamiento insólito: Copas confidentes del duelo en celebración que debían ser llenadas fuera, en idas y venidas de la calle, con algún líquido humeante, en una vitalización fresca y halagüeña. Scélon se salió, caldeadito él, por su brecha y en viaje, sus esperanzas almacigadas con algunas palabras de José Martí, ciertamente: “Todo está dicho ya; pero las cosas, cada vez que son sinceras, son nuevas”. Se alejó con su sobretodo emperchado en los hombros, caminando. Quizá fuese a tener un disgusto; dos marineros se cruzaron hacia él con perros, al torcer Scélon en la bocacalle ■

     Sergio Edgardo Malfé
     Argentina, Abya Yala; Junio de 2016

    ¿Tomando por sorpresa a otra Entrada en ésta Blog? 

    Hipersalena Aleatoria, por Aquí 



    manuscritos traducidos

    • Líneas acontecibles de Leonardo da Vinci •

     La personalidad de un genio que abarcó con experiencias la totalidad de los conocimientos del mundo en su época, Leonardus Vincius, reconocimiento y aprecio, con una moderada inflación de mi sentimiento admirativo hacia la poderosísima mente de un sabio con gran capacidad de trabajo.
     Con Leonardo da Vinci (1452-1519) la edad media europea tuvo un corte definitivo: La racionalidad aplicada en todos los campos de la existencia: arte, ciencias, filosofía, sapiencias, creatividad incesante, humoradas con matices de ironía.
     Su humanismo no era candoroso, veía en los hombres la crueldad de una naturaleza maligna, no obstante les polemizaba y les componía relatos; nos ha legado en escritos sus testimonios. Leonardo, no como un Pintor meramente, sino como un Autor, un Filósofo, y un Naturalista. No puede estar en duda que en más de un sector sus premisas y descubrimientos estaban infinitamente más de acuerdo con las enseñanzas de la ciencia moderna, que con los puntos de vista de sus contemporáneos. Por esta razón sus extraordinarios dones y méritos son mucho más afines para ser apreciados en nuestro propio tiempo de lo que podrían haber sido durante los siglos precedentes (Fuente: The Notebooks of Leonardo da Vinci – The Project Gutenberg EBook). Enseñanzas manuscritas para el arte, la arquitectura, la anatomía; pedagogía validadora de una experiencia total en el conocimiento.
     De algunas de las innumerables páginas con sus anotaciones y dibujos, podríamos ver aquí una selección de aquellas •líneas leonardianas• que me fueron acontecibles.

     • La tontería es el escudo de la deshonra, como la inhabilidad lo es de la pobreza glorificada•

     • Declarado está el viento que sale en forma de palabras de las bocas de hombres que no desean nada más que riquezas materiales y que están absolutamente desprovistos del deseo de sabiduría, la cual es el alimento y la única verdadera riqueza de la mente: ese viento no ha de tomarse más en cuenta que el expulsado por esos hombres desde sus partes más de abajo•

     • El agua que en un río tocas es la última que ha pasado por el mismo, y la primer agua de ese río que está viniendo. Asimismo es con el tiempo del presente•

     • Lo que es llamado La Nada es de ser hallable solamente en el tiempo y el lenguaje. En el tiempo se presenta entre el pasado y el futuro, y no tiene existencia en el presente; y por esto mismo en el lenguaje es una de las cosas de las cuales decimos: No están, o son imposibles•

     • Aquello que no sea parte de ningún cuerpo es nada. Nada es tal cual eso que llena al no espacio•

     • Libros que enseñan Preceptivas: Cuerpos sin almas nos darán, por sus contenidos, máximas con las cuales se muere buenamente•

     • El deseo y la esperanza de un retorno al hogar y a un inicial estado propio son como los de la polilla con la luz, y el hombre que con ansia constante aguarda con alegría cada nuevo tiempo primaveral, cada nuevo verano, cada nuevo mes y nuevo año; soslayando que las cosas que él ansía son siempre tardías para venir, no percibe que el está tendiendo a su propia destrucción. Pero este deseo es la auténtica muestra esencial, el espíritu de los elementos, los cuales se encuentran prisioneros, junto con el alma humana, en esta condición de naturaleza común, siempre tendiendo al retorno desde los cuerpos hacia su creador. Y se debe saber que la misma tendencia es inseparable de la naturaleza, su quintaesencia, y el hombre es la imagen del mundo•

    perejil-menta-tomillo-vinagre-sal_marina

    Tomaba gusto en complicarse con la invención de platos; se ha dicho del Maestro que era vegano.

     • Y si quisieras ver en que un hombre se place, sin escucharlo hablar, cambia el asunto de tu discurrir al hablarle, y cuando lo veas presencialmente interesado, sin bostezar o fruncir el ceño o en otras acciones de maneras varias, puedes estar certero en que el material del cual estás hablándole es para él como placentero etc•

     • [Aderezo Leonardus]
    Perejil 10 partes
    Menta 1 parte
    Tomillo 1 parte
    Vinagre …
    y un poco de sal•
     

     Fábulas leonardianas
    • Una piedra de buen tamaño que recientemente destapase el agua en las elevaciones de cierto paraje, y precisamente donde un delicioso bosquecillo se limitaba junto a un camino pedregoso; estaba rodeada aquí por plantas decoradas con variadas flores de diversos colores. Y como la piedra mirase la gran cantidad de piedras reunidas en la carretera ahí abajo, comenzó a desear que podría dejarse caer, diciéndose a sí misma: “¿Qué tengo yo que hacer aquí con estas plantas?; yo quiero vivir en la compañía de esas, mis hermanas”. Y dejándose caer, su rápido trayecto culminó entre aquellas compañeras que la piedra anhelaba. Cuando hubo estado ahí algún tiempo, comenzó a sentirse sacudida constantemente bajo las ruedas de los carros, las herraduras de los caballos, y las duras suelas de los viajeros. Éste la arrollaba, aquel la hollaba; a veces se alzaba un poco y luego estaba tapada con barro o con el estiércol de algún animal; y era en vano que mirase el sitio desde el cual viniera, lugar de soledad y tranquilidad.
    Esto mismo le sucede a aquellos que eligen abandonar una vida de contemplación solitaria, y se vienen a las ciudades para vivir entre gente llena de infinita maldad•
     
     Tristeza
    • La tristeza se asemeja al cuervo; cuando éste ve que sus pichones nacieron blancos, se aleja en una gran pena, y los abandona con lúgubres lamentaciones, y no los alimenta hasta ver en ellos mínimamente algunas plumas negras•
     
     Lumerpa
    • Acerca de este pájaro que se encuentra en las extensiones de Asia, su luminosidad es el origen de su fama: brilla tan intensamente que esta luz absorbe cualquier sombra propia que dé el ave, y esta luz no se pierde cuando el pájaro muere, y sus plumas no se le desprenden jamás, pero una pluma que se le arranque dejará de resplandecer por siempre•
     
     El amor de la virtud
    • El Jilguero dorado es un ave de la cual se relata que, cuando es llevada ante una persona enferma, si el hombre enfermo irá a morir, aparta el ave su cabeza y nunca lo mirará, pero si el hombre enfermo irá a sanarse, el ave no apartará la vista de él, causa de la curación de todas las enfermedades de esa persona.
    Así es también el amor de la virtud. No mira nunca cualquier cosa vil o baja, sino que se fija siempre en cosas puras y virtuosas, y toma un corazón noble por morada, como las aves lo hacen en las ramas florecientes de los verdes bosques. Y este amor se manifiesta más en la adversidad que en la prosperidad, como la luz lo hace, con mucho brillo donde la oscuridad es mayor•
     
     El Ibis
    • Este ave se parece a la grulla, cuando se siente enferma llena su pescuezo con agua, y con su pico se hace con el agua una lavativa•
     
     Una profecía
    • Nuevamente el aire estará lleno con una raza alada de dañinos que acometerán hombres y animales y en ellos alimentarse con estruendo -despachándose los mismos con sangre escarlata•
     
     El Pelicano
    • Tiene un gran amor por sus pichones; y cuando este ave los encuentra en su nido muertos por una mordida de serpiente, perfora el pelicano su mismo cuerpo hasta el corazón, y con su sangre los baña hasta que ellos retornen a la vida•

     Situándonos un poco en aquellos tiempos: Florencia, la urbe que gravitaba en Leonardo durante sus primeros años, era por entonces foco en Italia del pensamiento y del arte. Viajó y residió después en distintos territorios, convocado por sus capacidades multifacéticas. Sin embargo, su comprensión de la naturaleza y sus leyes eran sin duda muy diferentes de aquellas de sus contemporáneos. Tengamos en cuenta que en esos tiempos era un dogma indiscutible que los astros se movían alrededor de la tierra; la revolución copernicana estaba en maduración y acaeció plenamente después de la muerte de Leonardo.

    neuroanatomica

    Dibujo exacto de Leonardo mostrando las cavidades cerebrales en sus reales relaciones anatómicas.

     Su arrojo investigativo no se llevaba del todo bien con los criterios dominantes. Por ejemplo, algunas de sus investigaciones científicas sobre la anatomía humana permanecieron desconocidas para la ciencia médica hasta que William Hunter, un cirujano británico, accediendo a los manuscritos en un Palacio Real de Inglaterra donde estaban depositados, hizo pública (1784) su importancia: “Leonardo fue el mejor Anatomista, de esa época, en el mundo. Leonardo fue ciertamente el primer hombre, del cual sepamos, que llevó adelante la práctica de hacer dibujos anatómicos” (op. cit.).


    [Algunas líneas más de Leonardus Vincius]
     • Muchos que sostienen fé en el Hijo solo construyen templos en invocación de la Madre•

     • Las lágrimas vienen del corazón y no desde el cerebro•

     • La mentira es tan vil, que aún si estuviese en el hablar bien de cosas divinas quitaría algo de la gracia de Dios; y la verdad es tan excelente, que aún a las pequeñas cosas las hace nobles al apreciarlas.

    Más allá de duda, la verdad tiene con la falsedad la misma relación que la luz con la oscuridad; Y esta verdad es tan excelente en sí misma que, aún cuando se aposente sobre asuntos humildes e inferiores, es sin embargo algo que está infinitamente por encima de las incertezas y mentiras, disfrazadas éstas en elevados y amplios discursos; Porque para nuestras mentes, aún si la mentira fuese su elemento oculto, esto no impide que la verdad de las cosas sea su alimento, la nutrición principal de los entendimientos superiores, mas no lo es de las prestezas.

    Pero aquel que vive soñando está mejor gratificado por las razones sofísticas y los fraudes de las prestezas en cosas grandes e inciertas, que por razones ciertas y naturales cualesquiera y no tan lejanas por encima nuestro•

     • una pequeña verdad está mejor que una gran mentira •
     

     Sergio Edgardo Malfé
     Argentina, Abya Yala; Mayo de 2016



    ¿Tomando por sorpresa a otra Entrada en ésta Blog?

    Hipersalena Aleatoria, por Aquí



    reconocer melodia/..”insertar; recuperación; enseguida; paseantes; fogón..”
    2016/04/09, 9:52 pm
    Filed under: agua-en-vasos, Escenas, Narrativa | Etiquetas: , ,

      Reconocimiento de una melodía


    “..para curar a todas las víctimas del absurdo que yacen agonizando de alegría artificial”. Thomas Merton (Fray Luis)

       En la necesidad de completar su carrera, obtención de algún dinero, sentirse gente, el muchacho cabezón trabaja en asuntos de vestimenta, flecos vanguardistas para la camisa de su patrona, porteñita pletórica, bordados o cosa semejante, corbata blanca con sobrerelieves de metal plateado, tachones que podrían ser símbolos lógico-matemáticos.
       Nadie lo va a poder creer: Dupreni necesita una solución de autenticidad, su carrera no se debe detener, cursa Resolución Total para las desgracias, Situaciones de Desastre Bajo Estudio, encima de alguna mesa poner su llavero; sus vivencias siguen en subibajas, necesita tenerse más estima, que sus vínculos dejen de ser anónimos y solitarios; toda la gente tiene lazos firmes entre sí; piensa él que le haría bien el juego de echar relinchos junto a sus amigotes, los muchachos de la esquina.

    pintura_de_ Jan_Van_Eyck datada_en_1432

    “..reconocimiento de una melodía .. con todas sus sonoridades..”

       Busca un símil de corazón ese muchacho, él lo necesitaría para insertar su persona en una retícula, en un sistema de juegos teatrales que confiera orden y sentido al mundo de ocupaciones que él desea, mundo con mucha gente. Todos agitan sus manos un segundo y los banderines de sedería flamean al viento; emprenden viaje hacia el pinar costero. Carruajes quizá, con señores tal vez de galera, y damas de amplios vestidos. “¡Dupreni!”, le grita al cabezón su patroncita: “¡tienes que ir al final de la hilera”.
       Atraviesan portales y pasadizos, van encolumnados entre viviendas perecidas en su lobreguez, casas sórdidas y ruinosas. Dietas agigantadas hasta la masacre. Sobre los muertos dar saltos de un lado al otro con las muletillas. Ausencias y retornos del sentimiento de su integridad en Dupreni. Un corto viaje a través de los potreros; llega la hilera al pinar, algunos pasan dentro del pabellón principal, y toda la gente opta con firmeza por un fogón artístico ulterior. Luego está en búsqueda de leña la reunión, enérgicamente unida. Unidades para la recuperación de gente quemada.
       Le dice Emilgia, la chica patrona, que el hermano de ella está necesitado de una conversación constructiva. Esto luego resultaría en una falsedad desgastante: una charla extensa e incoherente que Dupreni con el hermanito tiene que sufrir. Impersonal el diálogo, vinculaciones sin definición, en tanto que el afán de Dupreni es por el logro de una ubicación que signifique hombría; pretensiones de jerarquía viril, las propias de un muchacho lúcido. El cabezón debe refrenar una erupción de furia feroz que el hermanito le produce: lo que hace el pariente es plantearle una inquietud, para enseguida ponerse a distancia con actitud altanera y claramente confusional.
       Al cabezón se le ha hecho una mancha más de horror, “mi pena es penosa pero me la figuro más conveniente que la dolorosa nada”, se está sintiendo anónimo, quedándose en su vacío. Y en el viejo edificio, por sus pasillos de pisos arriba, juegan los niños de la partida, juegan como si estuviesen en las galerías de espaciosos solares. Recurso antiguo que fue religioso, miniturismo abierto para el esparcimiento pintoresco de los paseantes. No se podría precisar como empezó: Se encienden las luces, comienza la atención de otra gente, Dupreni dice que mirará, “a ver si me olvidé de algo”. Que las cosas reflejen lo que él es, y no precisamente una cacerola negra con cosas dentro.

    pintura_de_ Jan_Van_Eyck datada_en_1432

    “..melodía .. con todas sus sonoridades..”

       Se sabe adonde no queremos llegar. Es con alivio que recibe Dupreni una sorpresiva y velada propuesta por parte de su patroncita Emilgia. En el parque, sobre los adoquines del patio, la reunión se ha instalado en silloncitos alrededor del fogón ya encendido; sus ilustrísimas señorías aguardan el comienzo de la velada artística; pero no es noche todavía. La chica está diciéndole que en la vecina casa de su familia está el verdadero armonio con todas su partes perfectas y todas sus sonoridades. Había señalado Emilgia un armonio en el patio crepuscular, diciendo que fue mobiliario antes de los religiosos, “ahora está reventado, pero tenía fallas ese armonio, por eso mi familia lo donó a la orden religiosa, el original está completo bajo el alero de la casa”.
       La joven patrona, con tanta época amalgamada en la sugerencia, se puso a andar hacia el otro borde del pinar. Los dichos de ella han sido para que Dupreni la siga hacia la casita del fondo, vecina casa familiar donde está la cama aquella, la sugerencia es suficiente para que él curiosée la vista del maldito armonio original y completo. Están los dos observando el intrumento en el marco armoniocal, bajo el alero, en un entorno adoquinado que es conveniente para la aparición del padre de familia, viene con su carretilla. Y de inmediato reaparece el hermanito, presuroso se mete en la casita. Su madre inquieta le sigue al fallutito los pasos, “está descompuesto”. Figura del tiempo de los flecos: la señora tiene sus años, y se acompaña con sus chales, pinta al hermano de Emilgia como en una crisis nerviosa, con palabras hacia Dupreni en los que le reconoce su intento de ayuda: “usted es una persona estudiosa, pero no se preocupe”. Y se digresiona la señora en una breve locución sobre la intensidad de la Sudestada; meteorológica que es seguida por un silencio sin bochornos.
       En la pausa está pensando el cabezón: “Sentir la presencia de quien soy, en aclaramiento de las circunstancias, solucionar ambas cosas al mismo tiempo: yo y el entorno; mientras me sienta relacionado, no perder la visión de lo que soy”. Las rachas mueven el pastizal de los medanales. Retoma la madre de Emilgia su aconsejamiento: “Usted no espere, solamente estése tranquilo”. Y se desembucha con un acontecimiento: Había sido robada la motocicleta de Bufiné, el delegado municipal. En su barraquita por la tarde y como habitualmente, el funcionario seguía la transmisión de un partido de fútbol, queda media hora por jugar en este encuentro, en la oportunidad le robaron la moto, lo estuvieron interrogando los polis porque habían notado algo raro con Bufiné que querían aclarar: ¿Por qué había sido abierta también una segunda cerradura de la moto que funcionaba con el reconocimiento de una melodía? Los chorros habían conseguido abrir la primera cerradura, ¿cómo hubieran hecho para obtener la apertura de ese segundo dispositivo? ¿Por qué Bufiné había puesto esa segunda barrera?

    pintura_de_ Jan_Van_Eyck datada_en_1432

    “..sonoridades..”

       Dos personajes acercándose caminan sobre el adoquinado arenoso con sus borceguíes. “Falta luz en las calles”, les dice la dueña de casa. Los policías con mirada tranquila respaldan a Dupreni, en un diálogo cuidadoso. El joven estaba enfrentando los cuestionamientos con una total imperturbabilidad; él no había tenido comportamientos antisociales. Si hubiera problemas, se deberían a las estaciones de trenes cerradas, cerca del pinar hay una, dejó hace años de funcionar, ya no recibe formaciones, un cartel de cemento le sobresale entre las arenas, sus letras dicen “García Márquez”. Agudeza dominical en quien testifica, uno de los oficiales, pone en claro que ninguno de los personajes problematizados es mala influencia, ni Bufiné ni Dupreni tienen causa relacionada con el robo. Repugnantes cervatillos de plástico en el parque, sería como para contener y encerrar a los criminales. Y al mismo tiempo está el cabezón pensando: “Un puente hacia otra orilla del mundo, ¿estoy en camino?, una orilla distinta cada día”.
       En la calle trasera del antiguo solar religioso, por donde supone Dupreni que habría otra entrada, y le gustaría encontrarla, allí hay un auto viejo estacionado con alguien, que si él lo viere, sabría que es familiar suyo: un señor relleno y maduro, en la consulta de un mapa antiguo que está estampado en el corderoy de un bolso de mano. Un sobre de papel marrón aparece; peluca con hilos de aluminio. ¡Y el ladrón con la moto robada atraviesa un puente lejano! Hay otros detalles para conocer; la vida real está almacenada en múltiples cajoncitos dispuestos en altos anaqueles dentro del caserón. Recepción clandestina de una revista de barricada. Por lo demás, los oficiales ya se han retirado, y la bruma crece. “Tenemos que conversar, ven conmigo a dar una vuelta, te presentaré con papá”. Un devenir suyo, el que su patroncita le tiene en mente, será otra sorpresa para el joven Dupreni. A pocos pasos encuentran al señor de la carretilla. Después de las presentaciones, y con el respaldo de su papá, Emilgia le comunica al cabezón: “La gente de la partida se asusta contigo, eres demasiado para nuestro fogón artístico, va a ser mejor que te vayas”.
       “Le estamos haciendo un favor, joven”, le dice el hombre mayor: “¿por qué no monta en la carretilla?”. Sin obstáculo alguno, Dupreni acepta con sobriedad el envite, está pensando: “De prevalecer un orden del corazón, me estaría colocando así en la alegría de convivir sin pasos tristes, ha de ser ese el caso de los que se manejan bien con su estima, los íntegros”. De cuclillas en el somero vehículo, Dupreni está mirando la luna llena a través de las ramas del pinar. El joven escucha otros controles que Emilgia abriga para él: “Sos un hombre hecho y derecho, ya te queda chico el trabajo con la vestimenta”. Lo está despidiendo de su trabajo, dice ella que así le aumenta su libertad, favoreciendo su crecimiento personal y laboral, tendrá él una esperanza dinámica que finalmente lo colocará en mejor ubicación. Y es la llegada al camino, el final del curioso trayecto: “Tendré que desconfiar de las sensaciones mías para los tiempos que corran; ya no habrá nadie como ella para mí”. Dupreni está lagrimeando cuando ella se le ubica cercanamente, lo besa en los pómulos sobre las lágrimas. “No me lloriquées, varón”. / “No sé que te has creído; los plenilunios son los que me ponen así de sentimental”.


    pintura_de_ Jan_Van_Eyck datada_en_1432

    “..es entonces cuando oye..”

       Al otro lado de la calzada se ven las luces de una galería comercial que rodea una plaza seca, allí está brillando “Del Tiempo”, insistencia del letrero de uno de los locales. Dupreni no vuelve la cara cuando padre, hija y carretilla, comienzan de regreso a internarse en el borde cercano del pinar. “Tendré que desconfiar de las sensaciones mías para los tiempos que corran”. Y avanzar por veredas con perros, por senderos de cabras, hallazgo de un viejo pantalón. Siente una reserva de potencia que tiene disponible en una casillita de su personalidad; es entonces cuando oye que el papá de Emilgia le vocifera: “¡Usted es fuerte!”.


    ..”Creemos que nuestro futuro estará hecho por el amor y la esperanza, no por la violencia y el cálculo.” Fray Luis (Thomas Merton)


     Sergio Edgardo Malfé
     Argentina, Abya Yala; Abril de 2016


    ¿Tomando por sorpresa a otra Entrada en ésta Blog?

    Hipersalena Aleatoria, por Aquí



    verdores y temas del parque
    2016/03/09, 8:27 pm
    Filed under: agua-en-vasos, Cuentos Breves, Poesía | Etiquetas: ,

    Tiene sus temas el parque


    «..como sabes, hay un montón de patos salvajes en el foso congelado antes de que llegue el calor y saquen los botes.» Yasunari Kawabata, El Lago.

    Tanto espacio que hay; no se puede creer que estemos de paseo ahí nomás, cerca.. cerca de la estación Aquinos, sus andenes plagados por muchísimos vendedores ambulantes, agotadoramente concurren.. concurren a los grifos de agua. Pero tienen su salvación bien bien deliberada: Con las carretillas su ajetreo se hará más disciplinado. Véase a los vendedores en el amanecer.. vendedores en el amanecer, semejan gaviotas en formación de despedida.., como gaviotas que se vuelan lejos, despidiéndose. Ya no será necesario que sacudan resortes en el pedregal, no lo será porque cada grupo de vendedores estará desde ya.., está pues envuelto en vaharadas: Rondando.. rondando la estación con las carretillas, turbulentas caravanas, vendedores que pronto así llegarán al completo repertorio.. repertorio de la zona. Además del parque y sus verdores, lanas mil hay en la zona, lanas mil que rinden a la par pullóveres y zoquetes.. pullóveres y zoquetes abundantes.

    pedruzcos_perlita_alambres

    …innecesario que los vendedores sacudan los resortes en el pedregal..

       Alrededor, donde hay multitud de estatuas.. estatuas diseminadas, el agua sale tan tan fría, que asusta; las duchas.. duchas entre las estatuas. Y una glorieta.. glorieta laberíntica, a la que tienen adornada con varias lagartijas de bronce. Parecen.. parecen estar en el intento de sus huídas, lagartijitas escapistas.. escapistas por entre los ramajes del parque.

    Dicho sea de paso: poco.. poco faltaría para que el tiempo se ponga denso, una mañana comprimida en barrotes.. barrotes plenos de sequedad, sino fuera porque la estación.. la estación Aquinos permanece ahora aliviada. Empleando los remedos de un clima distante, así tenemos provocado el símil de un bienestar.., vaharadas de un bienestar en los grupos que desfilarán con las carretillas… Desfilan luego entre rociadores, descargas de neblina, aspersiones aliviadoras; prórrogas.. prórrogas para el vicioso antojo de hollines. Se sigue de ello que los vendedores, desatenazados del griterío.. del griterío egotérmico, hallen una voz abierta para sencillamente tomar.. tomar su ducha y despedirse; mansos chau chau en sus voces. Se llevarán los textiles en sus carretillas, ..en sus carretillas pullóveres y zoquetes de buena factura, ofertas provechosas y durables, que pueden ser colocadas.. colocadas en una observación desagrumada, nítidamente.

    LLegado el momento, es para los besos de una boca enooorme, boca en pantalla activa, es rasgo separado del rostro de Emilgia Kahceli, una boca que se alimenta en intervalos regulares, y de ahí que se haga necesario limpiarle los restitos de la ingesta con el empleo de papel en toallitas. Y una vez completada la limpieza, que tiene sus temas el parque, vuelven pantalla y boca al servicio osculatorio; en sus duraciones la mañana. Y no son afectadas estas observaciones, por las caídas de algunos grumos sobre mi techumbre craneana; si definidamente fuesen grumos o coágulos, no lo sabemos; serían cosas que estén cayendo de tales y cuales arbolillos implantados, que tiene sus temas el parque. No me importan los coágulos, porque las duraciones se me han puesto cristalinas y festivas, como con guirnaldas.

    Me colma una alegría lánguida por el encuentro probable con Emilgia Kahceli en persona; esto me hace tanto bien; desborda vibrante la vida con temblores tenues. Crece el día con resonancias esferifónicas; se unen en esto los carrillones del parque, los trinos de avecillas canoras; y una multitud de abejas es litúrgica con sus zumbidos melosos. Hay luz y coraje en las abejas que no se acobardan con los golpes de las alfalfas. En su tranquilidad, inmersa en la umbrosa y granular fluencia de su sentido, quieta la encontraré reposando en la espera del sol pleno. Emilgia Kahceli: eres mi más anhelada insignia. Tus ojos son centellas de abismo dulce, enceguecedoras perlas profundas.

    Tu plenitud surgente me alberga, Emilgia, y juntos podemos rescatarnos, salir de Aquinos y de las travesuras del parque. Tengamos prudencia ambiental; algunos de los coágulos quizá se broten; miremos que no nos sigan los grumos verdes, prudencia ambiental. ¡Qué belleza de lugar! Estamos zafándole los bretes y lo estamos haciendo bien, Emilgia; salimos de la zona de estatuas, duchas y carretillas, salimos andando de la zona como por un tubo desopilado; ambientalmente prudentes, viéndole bien al paraje lo que hay que verle, como si fuésemos lagartijas cautelosas. Y estamos juntos; ¡Emilgia Kahceli en persona y conmigo!; esto me hace bastante bien, bastantísimo.

     


    Sergio Edgardo Malfé
    Argentina, Marzo de 2016.


     



    obtencion-de-trinito
    2016/02/03, 8:33 pm
    Filed under: agua-en-vasos, Poesía | Etiquetas: ,

     Trinaje


    rebanadas de algarrobo y banano

    ℑ: neonatales engrapados, trinos en sección de algarrobo y banano


     Siluetas municipales planearon
     bravos reflejos tostados,
     con lápices vivos casi al costo.
    Se ve que desplegaban
    monogramas de un destino azul y
    después han puesto grillos
    de plata adjunta faróidea
    en el girasol nocturnal,
    sentadito y presuntivo, que
    con las manos escribe,
    lejos él de los andamios
    aguzados en corte
    de herrumbre monográfica.
     Escribe perrerías engrapadas con
     la sección neonatal de sus alardes;

    Las escribía el jodemil bajo
    su textual loneta verdiglauca
    completamente pululada, de esto
    tal vez huya el girasol que dicen
    está tanenpé, su ayuda grima las
    siluetas lapiceras del despliegue;
    Dicen concurrencia suya no hizo
    aporte comparable con las tantas
    obras beneficiosas del personal,
    tareas sesudas en ejecución, 
    en conductas agilísimas,  
    de una graciosa rapidez,  
    con lápices vivos casi al costo.
    Y es justa la demanda popular.
    ¡Pero el personaje advirtió al público
    que se debían hacer cálculos 
    con sus datos para así obtener las
    precisiones, si se requiriesen! 
     
    Tantanenpé no ha estado el girasol.

     

      Sergio Edgardo Malfé
      Argentina, febrero de 2016.




    A %d blogueros les gusta esto: