Hipersalenas


# sugerencia salud y mediación/: “..violencia, :asistencial, :trabajadores, :salud, :resolución, :servir, :vean..”

   Sugerencia: Salud y Mediación

   Recientes noticias públicas de Argentina dicen que entre la población y los profesionales se muestra una creciente hostilidad en hospitales y clínicas. Los hechos son, en una breve referencia, y en toda la nación aconteciendo: médicos lesionados por agresiones, lugares de atención destrozados, intervenciones represivas de fuerzas de seguridad; y las continuidades que se pueden suponer, de padeceres y resentimientos, con aprensiones y desconfianzas, y la consecuente susceptibilidad, para que entonces haya regeneración de hechos semejantes. Los hechos confrontativos y violentos también se han producido en instituciones de la medicina privada; no son solamente algo que acontezca en la Salud Pública; si bien en los ámbitos públicos las acciones violentas han tenido características masivas, con actuación destructora ejercida por agrupamientos de personas.

­


Agradecimientos para mis vecinos Sandra Báez y José Luis Buenocuero, por sus atenta escucha y comentarios para esta sugerencia.

­

En los centros asistenciales no sólo inciden las situaciones límite, para que la violencia se brote. En esos lugares se está fomentando la violencia, si fuese denegada o negligenciada la necesaria atención de salud a las personas, significando ello la violación de un derecho humano universal.

   Pueden considerarse los choques entre pacientes y servicios de salud, en el marco de la violencia institucional. No obstante, al considerar la ocurrencia de eventos adversos, los cuidados institucionales pueden haber cumplido con la aplicación de los medios sanadores necesarios, y más no se hubiera podido hacer. Pero, entre los servicios de salud y sus usuarios: Se concitan las fallas de entendimiento, comunicación, y comprensión continente, como para que estén dadas las condiciones, y derive el marco asistencial, en un ámbito institucional que motive los choques violentos mencionados.

   La escasez de recursos y/o del número de profesionales es también motivo, para que los trabajadores de salud institucionalicen la violencia como sus víctimas y productores. Y es entre los integrantes del sector de salud, que los incidentes violentos se consideran como propios e inevitables en el ambiente, como agregados normales de la tarea asistencial. Sumada así a la habitualidad del ámbito, la violencia instituída degrada el ambiente de trabajo, y coloca en peligro la salud física y mental de la población y de los profesionales. Sus consecuencias repercuten en la eficiencia de los sistemas de atención a la salud. En esta violencia, con provocaciones desgarrantes y tendientes al sometimiento organicista, se realizan sobre los más vulnerables, políticas inhumanas, encarnizadas, degradantes y humillantes. Puede ser también que sean individuos puntualizables quienes actúen esas políticas, y que la institución esté en su conjunto cumpliendo convenientemente con sus objetivos comunitarios. Con tal posible discriminación del sistema de atención por fuera de las responsabilidades, en cuanto sucediesen abandonos de persona, o cualesquier hechos dañosos con origen en malevolencias o equivocaciones individuales; son los niveles de la corrección comunitaria, como los de la justicia, en tanto niveles civiles, administrativos, o penales, los que han de encargarse del subsanamiento puntual.

   Por otro lado, hay un aspecto silenciado, generalmente, en el marco relacional de una institución de salud: es la segmentación sociocultural ventajosa que corporativamente quieran sostener, quienes dominen tal entorno. Operativamente se prioriza el dominio de la situación, deteriorando así al empoderamiento comunitario humano y conciente para la salud. Se disminuyen, en los contextos de intimidaciones y arbitrios espurios, las potenciales virtudes y eficacias sanadoras y resolutorias del personal asistencial. Esto va en desmedro de los usuarios afectados, que en buena parte de los casos se encuentran bajo el dominio de voluntades impuestas e inconsultas. La operatividad se impone sobre el conocimiento. Y en el límite intensificador de la sobredemanda que condiciona comportamientos extremos, hay que tener en cuenta la ocurrencia de personas a asistir, que esten atravesando episodios por los cuales tengan restadas sus capacidades cognitivas y autonómicas. En cuanto ocurran eventos adversos, son los profesionales asistenciales quienes han de dar la cara. Esa gente está entrelazada con las violencias internas de la institución a la que pertenecen: desparejidades de salarios, de horarios, jerarquizaciones dudosas. Son ellos, como representantes de la institución que los atenaza, quienes enfrentan, entre dos fuegos, a los pacientes o sus familiares, a los que padecen la adversidad. Estos posiblemente respondan a lo que puede ser violencia institucional; que comiencen los golpes y gritos; el desgraciado trance se regenera con otras violencias y más desgracias.

   Una consideración preventiva -sólo moderadamente crítica para un modelo sociocultural en el cual “tanto tienes, tanto vales”-, está aquí sugiriendo la estructuración de mediadores para la resolución de esos conflictos y de las hostilidades en las instituciones de salud. Ya hemos constatado que los hechos no sólo se producen en el sector público. Por lo tanto, la contención mediadora asimismo puede tener funcionamiento en las instituciones de medicina privada. La sugerencia está circulando por el carril ciudadano; no tiene que ver con significados de política mandante. Para lo que pueda servir: Una operatoria de profesionales en trabajo social y con capacitación jurídico-legal, se acercaría mucho a las situaciones y condiciones existentes, tanto por el lado de las aptitudes profesionales en los trabajadores sociales, como por las capacidades estatales para intervenir reguladora y reglamentariamente, capacidades que las actuales autoridades de gobierno pueden desplegar (Argentina-2013).

   La perspectiva de una intervención mediadora, al enfrentar ésta las dos vertientes de la violencia, permite que los actores sociales involucrados se constituyan como sujetos activos, tanto ante los eventos adversos, como en la búsqueda de posibles soluciones a los conflictos. Se abre y se comparte así otro punto de vista, el del mediador. Su entrenamiento le permite ayudar a las partes enfrentadas para que vean colaborativamente la verdad de lo que haya acontecido. Al dirigir y orientar la comunicación hacia un diálogo, se produce un efecto revelador y ponderador del conflicto. Por esta vía, las personas en la instancia conflictiva, pueden subsanar con la mediación aquello de lo que el personal institucionalizado no se puede dar cuenta. Un compromiso colectivo, con la salud y la seguridad ciudadanas, reemplaza a los dictados institucionales. Antes que la reprensión y culpabilización, la convivencia civil ha de ser principal; no debemos asegurar los ámbitos de salud por dispositivos de alarma y fuerte presencia policíaca. Al igual que en la medicina, para la violencia, el mejor de los remedios es la prevención.

   Con el auxilio de Guías para la promoción de la seguridad en hospitales y clínicas, elaboradas por un equipo multidisciplinario; ..Con la inspección crítica y de investigación sobre los errores existentes en los servicios de salud; ..Deben neutralizarse las venganzas y moderarse las medidas de carácter punitivo. La creación de una cultura de seguridad, permite que el equipo asistencial se sienta seguro al tener que informar la ocurrencia de un evento adverso. La integralidad de las personas, con sus autonomías y personalidades, ha de ser incluída, con respeto e interactivamente, en una visión sin estrecheces ni reducciones: Una visión reflexiva que sea concreción no ilusoria de convivencia para los marcos de crisis aquí referidos: Están convenientemente asignadas para ello, las disciplinas del trabajo social y la mediación. Es necesario que los errores sean estudiados y sanados, que esas observaciones tengan por objetivo el beneficio del destinatario de cuidados y atención a la salud, y de todos los participantes en el proceso.


Por la Sugerencia:
Localizaciones URL de Fuentes.

http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0104-11692009000300020&lng=en&nrm=iso

http://contralaviolencia.com.ar/index.php/noticias/item/23-lanzamiento-en-malvinas-argentinas

http://www.derechoycambiosocial.com/revista019/violencia%20en%20el%20sector%20salud.htm

http://www.topia.com.ar/articulos/la-violencia-institucional-y-el-pacto-de-negacion-en-el-hospital-psiquiatrico

http://www.istas.net/pe/articulo.asp?num=41&pag=06&titulo=Los-profesionales-de-la-sanidad-entre-dos-fuegos

http://www.helpage.org/la/noticias/la-violencia-institucional/

http://www.jus.gob.ar/accesoalajusticia/servicios/mediacion-comunitaria.aspx

http://www.lasprovincias.es/v/20130106/castellon/agresiones-medicos-caen-anos-20130106.html
Por notas sobre incidentes:
Localizaciones URL en Diarios.

http://www.eldia.com.ar/edis/20130121/Los-hechos-mas-resonantes-policiales23.htm

http://www.diariopopular.com.ar/notas/141768-colocan-boton-antipanico-los-hospitales

http://www.diariopopular.com.ar/notas/138218-medicos-del-fiorito-atrincherados-amenazas-patota-armada

http://www.diariopopular.com.ar/notas/131362-incidentes-hospital-evita-lanus-muerte-presunto-ladron

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/subnotas/200666-60032-2012-08-09.html

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-200666-2012-08-09.html

 Sergio Edgardo Malfé
 
Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, febrero de 2013.


1 comentario so far
Deja un comentario

[Me refiero a las confrontaciones durísimas, hasta batallas, con estallidos de altísima violencia, que casi día tras día ocurren entre sectores de la población y quienes los asisten, en lugares para la atención de la salud → ] # sugerencia salud y mediación/: “..violencia, :asistencial, :trabajadores, :salud, :res… [ ← noti salud mediacion « Hipersalenas Blog]

Me gusta

Pingback por noti salud mediacion « Hipersalenas's Blog




Son importantes para las Hipersalenas los comentarios, puntos de vista, propuestas; la conversación nos hará bien; usted tranquilamente dígame; bienvenid@.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: