Hipersalenas


verdad-falsedad-secretismo-2
2018/03/09, 9:30 pm
Filed under: Notas | Etiquetas: , ,



« Secretitos en reunión, 
falta de educación. » 


 Psicosociología: Sociedades secretas; Compendio —2—

Dr. Georg Simmel: The Sociology of Secrecy and of Secret Societies


 Fuente:
 Wikisource; The American Journal of Sociology, Volume XI,  Number 4, January 1906

[Esta Entrada hace continuidad de Sociedades secretas; Compendio —1—


   Un hecho sociológico formal en el universo de las sociedades secretas es que se separe a todos los de afuera del círculo con una barrera. Esto ocurre acostumbradamente mediante una técnica progresiva de secrecía, a través de la iniciación en los misterios de la sociedad secreta, lo que toma un peculiar colorido con la multiplicidad de grados, en la interiorización hacia los misterios más esenciales del contenido o propósito de la asociación. Es una regla prototípica que sea exigida una solemne promesa del novicio; que él resguardará en secrecía todas las experiencias venideras a las que él está arribando. El secreto ocurre aún antes de que ocurran las primeras etapas de la aceptación dentro del círculo. La separación formal y absoluta que la secrecía puede efectuar es puesta sumamente en vigor.

   Cuando se emplea esa técnica progresiva, el iniciado está en una condición cercana a la del foráneo. Es necesario que el novicio sea examinado y sea educado, para que esté capaz de ocuparse con aferramiento del total o del centro de la asociación. Con el método progresivo, adicionalmente, otra protección sustenta la interioridad del círculo, una aislación que va más allá de la protección que logra el juramento de ingreso. Es así porque los cuidados provistos por la secrecía graduada producen, al mismo tiempo que la capacitación, una zona elástica de defensa para aquello que es más recóndito y esencial. Quien no haya pasado por todas las pruebas, tendría muy poco para traicionar, si eso quisiera.

   El jactancioso apartamiento (Herausforderung) que caracteriza a la sociedad secreta, tiene el tono de una cierta libertad. En el ejercicio de esta libertad, se ocupa una zona en la cual no se aplican las normas de la sociedad circundante. Esta autonomía normativa es un factor natural de la sociedad secreta. Ninguno de los grupos más pequeños que estén circunscriptos por grupos más amplios está, como la sociedad secreta, así de obligado por su constelación sociológica a una insistencia formal tan fuerte en su autosuficiencia.

   Sus formas sociopsicológicas son las de combinaciones teleológicas grupales con un designio invariable (Zweckverband). Esta constelación de invariabilidad facilita la comprensión de la peculiar forma definitiva que maneras propias de construcción logran especificar, en las sociedades secretas, para sus rasgos sociológicos, los que esencialmente se desarrollan como meros crecimientos cuantitativos de tipos muy generalizados de relación, siempre conscientes e intencionales. En la sociedad secreta hay una ausencia completa de crecimiento orgánico y natural, dicho esto con respecto a la unión en pertenencia espontánea de todos los elementos cuya vida tiene raíces comunes. Las acciones societarias de los miembros de la sociedad secreta pueden colmar tanto sus consciencias, para que el hecho formal de una socialización bajo condiciones normales escasée dentro de ella y no juegue rol alguno.

   En ningún caso está permitido, para la consciencia enfática y definitiva de sus miembros, que se les vaya de sus mentes que ellos constituyen una sociedad secreta. Si la comparáramos con otras uniones, el efecto (pathos) del secreto, para ellos siempre notable y siempre resguardado, conduce a una forma de unión que más se apoya, con significancia predominante, en la secrecía, que en el contenido de los designios de la asociación. Meramente como tal, la forma de la secrecía sostiene más seguros a los asociados ante influencias perturbadoras, de lo que estarían en condiciones diferentes. Muchas ocasiones de conflicto desaparecen, con la deserción de las sociedades secretas respecto de la síntesis social que las entorna.

   Todo aquel que haya estado activo en la vida pública sabe que un pequeño agrupamiento de gentes puede ser conducido a un acuerdo mucho más fácilmente si sus transacciones son secretas. Con la sola mediación del mero hecho formal de estar ellos asociándose en un grupo especial, y comparándose con quienes son el resto y están desorganizados, llegan a considerar de ellos mismos que son una elite. Su autonomía, sin embargo, es de una clase próxima a la anarquía. Al retirarse de los lazos de unidad que procuran coherencia general en el entorno más amplio, la consecuencia para la sociedad secreta es la de estar en una condición desarraigada, de restricciones y reservas, y en una ausencia de contacto firme con los valores de la vida (Lebensgefühl).

   Los excesos emancipatorios que esas sociedades han poseído, con referencia a todas las normas válidas en la sociedad circundante, han tenido que ser balanceados, por la vía interna de la equilibración de intereses, con excesos semejantes de sometividad y resignación, para la voluntad del individuo con membresía. Toda querella interna trae consigo el peligro de la traición, cooperan para evitarlo el motivo de la autopreservación del individuo, en afinidad con el motivo de autopreservación del total societario.

   La sociedad secreta está expuesta a peligros peculiares; ésta es una consecuencia típica y especial de caso, cuando, por cualesquier razones que sean, no tenga desarrollada una autoridad poderosa y unificante. La necesidad de centralización se hace más esencial como condición de existencia para la sociedad secreta, cuando vive especialmente apartada de la sociedad circundante, como en el caso de una banda de criminales. Cuanto más criminal sea una sociedad secreta en sus propósitos, es probable que sea tanto más ilimitado el poder de sus líderes, y asimismo que sean éstos tanto más crueles en el ejercicio del poder.

   Si se cuenta con unidad en la autoridad de comando, la coherencia sociológica del universo grupal, en el caso de la sociedad secreta que cuente con la jefatura de alguien sin identificación personal, un jefe de quien nada se sepa, se ve movida por corrimiento en un locus imaginarius, y el rasgo de coherencia obtiene por eso su forma más distintiva e intensa, en tanto la personalidad del mandatario permanezca por precepto oculta. En este caso, la obediencia habrá de estar estimulada por el sentimiento de la sujeción a un poder intangible que no se define estrictamente, en cuanto concierne a sus alcances; un poder que no es visto en lugar alguno, pero por esa razón habrá de ser omnipresente.

   La secrecía suprime la individualidad. El orden jerárquico admite al individuo tan sólo como agente de un rol preciso; el liderazgo procederá en este caso con mucha menos consideración, con mucha más indiferencia para los deseos y las capacidades individuales, que si la unión incluyese a cada uno de sus miembros como un ser personal.

   Es parte de la esencia de un círculo secreto que sus miembros oculten esta condición. Con todo, en cuanto determinada persona se proyecta y conduce inequívocamente como miembro de una orden secreta, y si en ello no ha de poner en descubierto su identidad personal, en cuanto que no se conozca su membresía; la desaparición de su personalidad, que en otras condiciones él daría a conocer, ha de esconderse tras su rol en la sociedad secreta. Y esto está muy fuertemente enfatizado [ Nota de editor: no se le invoca por su nombre, sino por un número o un pseudónimo; se utilizan recursos físicos: atavíos y/o disfraces que ocultan señas particulares; enmascaramientos (Masken), etc… ]

señas particulares ocultas, enmascaramiento, Maske

   En su condición de miembro anónimo del círculo, el individuo como persona desaparece, por así decirlo, y con él se desvanece la responsabilidad, que no tiene anclaje en el sujeto desindividualizado por un caracter especial e intangible. Aquí la irresponsabilidad es también la consecuencia, o el símbolo mismo, de la intensificada despersonalización sociológica que acompaña a la secrecía de las acciones grupales. Toma realidad una cosa igual, y se prende el hecho simbólico con firmeza, en todos los directorios, facultades, comités, concejos de regentes, comisiones parlamentarias, etc., cuyas transacciones estén caracterizadas por el secreto.

   Finalmente, es de considerar un rasgo sociológico universal de los grandes entornos circunvalantes: En los hombres hay la creencia, correcta o errónea, de estar ellos bajo las amenazas provenientes de la sociedad secreta. Los hombres raramente tienen una actitud calma y racional hacia los extranjeros o las personas que sólo parcialmente les son conocidas. Toman sus turnos, por lo regular y acostumbradamente, en la conducción de las acciones humanas, la tontería que trata lo que le es desconocido como algo que no existe, y la imaginariedad ansiosa que agranda de inmediato lo desconocido en una metamorfosis con gigantescos peligros y horrores. Se sigue de ello que, para los casos de organizaciones cuyos fundamentos sean secretos, la sospecha en que sus secrecías ocultan peligros, sea la cosa más natural del mundo.


Georg Simmel (1858-1918): Nacido en Berlín, Alemania; fue Privatdozent de filosofía en la Universidad de Berlín a los 27 años. Definió la sociología como ciencia formal, como la lógica de las ciencias sociales; definición que continúa gravitante en las sociologías empíricas contemporáneas.

Traducción y compendio, Sergio Malfé;
Prvcia de Buenos Aires, Argentina, Abya Yala; Marzo de 2018


Anuncios


verdad-falsedad-secretismo
2018/02/28, 11:44 pm
Filed under: Notas | Etiquetas: , ,


Psicosociología: Verdad, falsedad, y secrecía
Sociedades secretas; Compendio —1—


 Fuente:
 Wikisource; The American Journal of Sociology, Volume XI, Number 4, January 1906


Dr. Georg Simmel: The Sociology of Secrecy and of Secret Societies


« secrecy is not in immediate interdependence with evil, but evil have it with secrecy »


Georg Simmel (1858-1918): Nacido en Berlín, Alemania; fue Privatdozent de filosofía en la Universidad de Berlín a los 27 años. Definió la sociología como ciencia formal, como la lógica de las ciencias sociales; definición que continúa gravitante en las sociologías empíricas contemporáneas.


   Para cualquier cosa que con un otro hagamos, la primera precondición es que sepamos con quien nos las tenemos que ver. Nuestro congénere puede voluntariamente, ya sea revelarnos la verdad sobre sí mismo, o puede engañarnos, al ocultar con falsía lo concerniente a la verdad.

   Toda mentira, sea cual sea su contenido, en su naturaleza esencial es una promoción de error con referencia al tema mentido; pues la mentira consiste en el hecho de que el mentiroso esconde el verdadero concepto que él posée, de la persona hacia quien es conducida la noción falsa. La naturaleza específica de la mentira no está agotada en el hecho de que la persona a quien la mentira es dicha tenga un concepto falso del hecho. El rasgo adicional es que la persona engañada esté restringida a un mal entendimiento sobre la verdadera intención de la persona que dice la mentira. Por esto, veracidad y mendacidad son del más grande alcance significativo para las relaciones de las personas entre sí.

   Las estructuras sociológicas están diferenciadas muy característicamente por la medida de mendacidad que sea operativa en ellas. En relacionamientos muy simples, una mentira es mucho más inofensiva para la persistencia del grupo, que en las asociaciones complejas. A nuestras más serias decisiones las apoyamos sobre un complicado sistema de conceptos, la mayoría de los cuales presupone confianza en que no hemos sido engañados. De ahí que, en circunstancias modernas, la falsedad se convierta en algo muy desvastador; algo que coloca mucho más en peligro los cimientos de la vida, de lo que fue en las comunidades de extensión simple y restringida. La vida moderna es una “economía de crédito”, en un sentido mucho más amplio que el económico. En lo concerniente a quienes son engañados —esto es, aquellos puestos en desventaja por la mentira—, estarán siempre mayoritarios en comparación con los mentirosos que obtienen sus ventajas a través de la mentira. Por consecuencia, el aclaramiento que se proponga la eliminación en la vida social del elemento de engaño, es de un caracter democrático, siempre.

   El efecto aislador de la inmoralidad como tal, es real e importante, completamente aparte de toda repulsión social primaria. La obstinación y el cinismo frecuentemente van a la par con las maneras ocultadoras de la maldad. El aforismo clásico, “Nadie es tan malo que también quiera parecer malo”, describe bien estas cuestiones. Desde luego, digamos que la secrecía asegura la posibilidad de un mundo secundario junto al mundo más evidenciado, y éste se ve fuertemente afectado por aquel. La aplicación de la secrecía como una técnica sociológica, como una forma de transacciones sin la cual, en vista de nuestro entorno social, ciertos propósitos no podrían ser logrados, es algo evidente sin ulteriores discusiones. Cuando un grupo en cuanto tal adopta la secrecía como su forma de existencia, el sentido sociológico de la secrecía determina luego las relaciones recíprocas de aquellos que posean el secreto en común; la secrecía deviene, consecuentemente con ello, en factor interior al grupo.

   La sociedad secreta se distingue fundamentalmente del individuo que busca la protección de la secrecía. El individuo puede ocultarse temporalmente, puede ausentarse deliberadamente de cierto lugar, pero el hecho de su existencia no puede ser un secreto. En el caso de la unidad societaria secreta, por el contrario, esto es enteramente posible. Sus elementos pueden vivir las más comunes y frecuentes transacciones sociales, pero el que ellos compongan una sociedad con miras sobre ciertas condiciones específicas, o con designios de la misma índole, ha de permanecer esencial y permanentemente como un completo secreto. La secrecía dispone barreras entre las gentes.

   Una de las características esenciales de la sociedad secreta es la demanda completa que efectúa sobre la vida y la personalidad de cada uno de sus miembros, los compromete en obligaciones recíprocas, combina las personalidades individuales profundamente en un acompasamiento total de cada integrante con cada otro. Desde un inicial punto de vista particular con intereses parcializados, esta combinación utilitaria y secreta lleva la vida entera de cada asociado a un compromiso de alto grado dentro de un plano especial. Unidad correlacionada que se expande en unidad y totalidad comprehensivas; es un hecho a la vez sociológico y subjetivo.


 [Hay 2ª parte de este artículo en url del enlace:]
https://hipersalenas.wordpress.com/2018/03/09/verdad-falsedad-secretismo-2/
 
Traducción y compendio, Sergio Malfé;
Prvcia de Buenos Aires, Argentina, Abya Yala; Febrero de 2018



poema concreto la vuelta
2017/01/21, 8:54 pm
Filed under: Narrativa, Notas, Poesía-Concreta | Etiquetas: , ,

Poema Concreto La Vuelta
en su preorden disipativo

   Esto se me dice, que hay gente que querría hablar conmigo; ¿a quién se le ocurre decir algo? Bueh.. Contemos para ello con que empléemos modos básicos de entendimiento cultural, establecidos en función psíquica, que nos permitan comunicarnos y actuar adecuada y humanamente. Además del aspecto simbólico de esos signos, podemos también considerarlos como singulares enfoques apreciativos, que, al cernirse sobre los sectores de la experiencia que tengamos, delimiten formas sémicas aleatorias. La citada singularidad morfológica se puede ver en un ejemplo de lenguaje:: el lexema “vacación” podría no denotar nominalmente un tiempo de diversiones y paseos, sino la acción de la ternera que ya bastante adulta está “haciéndose vaca” (una frase verbal). Junto a esto es de tener en cuenta la concatenación que se aplique entre los componentes, si fuese en modo básico o en un modo de preorden disipativo. Un ejemplo térmico de la posibilidad mencionada, modo disipativo, sería: “la empieza crítica, la casa ante la vacación”. En tanto que la secuenciación básica quizá fuese: “ante la crítica, la vacación empieza en la casa”. ¿Qué provecho tendría esto?

poema concreto redirecciona lectura(s)

nuevas configuraciones y estructuras .. multiplicidad .. no hay desorden sino un orden diferente

   De acuerdo con los descubrimientos físico-matemáticos de Ilya Prigogine, las irregularidades y la falta de equilibrio en un sistema pueden entenderse como un orden distinto al preexistente, o al menos como la probabilidad de su concreción en el porvenir. La vida, con su multiplicidad y su riqueza de comportamientos, y la diferencia entre el pasado y el futuro, no son hallables en una estabilidad inmutable. La falta de equilibrio también es orden. La misión del hombre es, en alguna medida, ayudar a mantener el movimiento del cosmos y de la vida misma. Habrá apertura hacia el futuro cuando los hechos no estén causalmente determinados por la estabilidad de las estructuras en funcionamiento. Con su preorden, nuevas funciones surjan, dando probable origen coevolutivo a nuevas configuraciones y estructuras. Dale, y que no se nos haga tarde.


Nota: Otros contenidos relacionados con éste, semántica y automátticamente seleccionados por WordPress.Com, tendrían acceso al pie de la entrada, si la misma es abierta en su localización singular, por este enlace: http://wp.me/pu9CK-1rQ.

 Sergio Edgardo Malfé
 República Argentina, Abya Yala; Enero de 2017



manuscritos traducidos

• Líneas acontecibles de Leonardo da Vinci •

 La personalidad de un genio que abarcó con experiencias la totalidad de los conocimientos del mundo en su época, Leonardus Vincius, reconocimiento y aprecio, con una moderada inflación de mi sentimiento admirativo hacia la poderosísima mente de un sabio con gran capacidad de trabajo.
 Con Leonardo da Vinci (1452-1519) la edad media europea tuvo un corte definitivo: La racionalidad aplicada en todos los campos de la existencia: arte, ciencias, filosofía, sapiencias, creatividad incesante, humoradas con matices de ironía.
 Su humanismo no era candoroso, veía en los hombres la crueldad de una naturaleza maligna, no obstante les polemizaba y les componía relatos; nos ha legado en escritos sus testimonios. Leonardo, no como un Pintor meramente, sino como un Autor, un Filósofo, y un Naturalista. No puede estar en duda que en más de un sector sus premisas y descubrimientos estaban infinitamente más de acuerdo con las enseñanzas de la ciencia moderna, que con los puntos de vista de sus contemporáneos. Por esta razón sus extraordinarios dones y méritos son mucho más afines para ser apreciados en nuestro propio tiempo de lo que podrían haber sido durante los siglos precedentes (Fuente: The Notebooks of Leonardo da Vinci – The Project Gutenberg EBook). Enseñanzas manuscritas para el arte, la arquitectura, la anatomía; pedagogía validadora de una experiencia total en el conocimiento.
 De algunas de las innumerables páginas con sus anotaciones y dibujos, podríamos ver aquí una selección de aquellas •líneas leonardianas• que me fueron acontecibles.

 • La tontería es el escudo de la deshonra, como la inhabilidad lo es de la pobreza glorificada•

 • Declarado está el viento que sale en forma de palabras de las bocas de hombres que no desean nada más que riquezas materiales y que están absolutamente desprovistos del deseo de sabiduría, la cual es el alimento y la única verdadera riqueza de la mente: ese viento no ha de tomarse más en cuenta que el expulsado por esos hombres desde sus partes más de abajo•

 • El agua que en un río tocas es la última que ha pasado por el mismo, y la primer agua de ese río que está viniendo. Asimismo es con el tiempo del presente•

 • Lo que es llamado La Nada es de ser hallable solamente en el tiempo y el lenguaje. En el tiempo se presenta entre el pasado y el futuro, y no tiene existencia en el presente; y por esto mismo en el lenguaje es una de las cosas de las cuales decimos: No están, o son imposibles•

 • Aquello que no sea parte de ningún cuerpo es nada. Nada es tal cual eso que llena al no espacio•

 • Libros que enseñan Preceptivas: Cuerpos sin almas nos darán, por sus contenidos, máximas con las cuales se muere buenamente•

 • El deseo y la esperanza de un retorno al hogar y a un inicial estado propio son como los de la polilla con la luz, y el hombre que con ansia constante aguarda con alegría cada nuevo tiempo primaveral, cada nuevo verano, cada nuevo mes y nuevo año; soslayando que las cosas que él ansía son siempre tardías para venir, no percibe que el está tendiendo a su propia destrucción. Pero este deseo es la auténtica muestra esencial, el espíritu de los elementos, los cuales se encuentran prisioneros, junto con el alma humana, en esta condición de naturaleza común, siempre tendiendo al retorno desde los cuerpos hacia su creador. Y se debe saber que la misma tendencia es inseparable de la naturaleza, su quintaesencia, y el hombre es la imagen del mundo•

perejil-menta-tomillo-vinagre-sal_marina

Tomaba gusto en complicarse con la invención de platos; se ha dicho del Maestro que era vegano.

 • Y si quisieras ver en que un hombre se place, sin escucharlo hablar, cambia el asunto de tu discurrir al hablarle, y cuando lo veas presencialmente interesado, sin bostezar o fruncir el ceño o en otras acciones de maneras varias, puedes estar certero en que el material del cual estás hablándole es para él como placentero etc•

 • [Aderezo Leonardus]
Perejil 10 partes
Menta 1 parte
Tomillo 1 parte
Vinagre …
y un poco de sal•
 

 Fábulas leonardianas
• Una piedra de buen tamaño que recientemente destapase el agua en las elevaciones de cierto paraje, y precisamente donde un delicioso bosquecillo se limitaba junto a un camino pedregoso; estaba rodeada aquí por plantas decoradas con variadas flores de diversos colores. Y como la piedra mirase la gran cantidad de piedras reunidas en la carretera ahí abajo, comenzó a desear que podría dejarse caer, diciéndose a sí misma: “¿Qué tengo yo que hacer aquí con estas plantas?; yo quiero vivir en la compañía de esas, mis hermanas”. Y dejándose caer, su rápido trayecto culminó entre aquellas compañeras que la piedra anhelaba. Cuando hubo estado ahí algún tiempo, comenzó a sentirse sacudida constantemente bajo las ruedas de los carros, las herraduras de los caballos, y las duras suelas de los viajeros. Éste la arrollaba, aquel la hollaba; a veces se alzaba un poco y luego estaba tapada con barro o con el estiércol de algún animal; y era en vano que mirase el sitio desde el cual viniera, lugar de soledad y tranquilidad.
Esto mismo le sucede a aquellos que eligen abandonar una vida de contemplación solitaria, y se vienen a las ciudades para vivir entre gente llena de infinita maldad•
 
 Tristeza
• La tristeza se asemeja al cuervo; cuando éste ve que sus pichones nacieron blancos, se aleja en una gran pena, y los abandona con lúgubres lamentaciones, y no los alimenta hasta ver en ellos mínimamente algunas plumas negras•
 
 Lumerpa
• Acerca de este pájaro que se encuentra en las extensiones de Asia, su luminosidad es el origen de su fama: brilla tan intensamente que esta luz absorbe cualquier sombra propia que dé el ave, y esta luz no se pierde cuando el pájaro muere, y sus plumas no se le desprenden jamás, pero una pluma que se le arranque dejará de resplandecer por siempre•
 
 El amor de la virtud
• El Jilguero dorado es un ave de la cual se relata que, cuando es llevada ante una persona enferma, si el hombre enfermo irá a morir, aparta el ave su cabeza y nunca lo mirará, pero si el hombre enfermo irá a sanarse, el ave no apartará la vista de él, causa de la curación de todas las enfermedades de esa persona.
Así es también el amor de la virtud. No mira nunca cualquier cosa vil o baja, sino que se fija siempre en cosas puras y virtuosas, y toma un corazón noble por morada, como las aves lo hacen en las ramas florecientes de los verdes bosques. Y este amor se manifiesta más en la adversidad que en la prosperidad, como la luz lo hace, con mucho brillo donde la oscuridad es mayor•
 
 El Ibis
• Este ave se parece a la grulla, cuando se siente enferma llena su pescuezo con agua, y con su pico se hace con el agua una lavativa•
 
 Una profecía
• Nuevamente el aire estará lleno con una raza alada de dañinos que acometerán hombres y animales y en ellos alimentarse con estruendo -despachándose los mismos con sangre escarlata•
 
 El Pelicano
• Tiene un gran amor por sus pichones; y cuando este ave los encuentra en su nido muertos por una mordida de serpiente, perfora el pelicano su mismo cuerpo hasta el corazón, y con su sangre los baña hasta que ellos retornen a la vida•

 Situándonos un poco en aquellos tiempos: Florencia, la urbe que gravitaba en Leonardo durante sus primeros años, era por entonces foco en Italia del pensamiento y del arte. Viajó y residió después en distintos territorios, convocado por sus capacidades multifacéticas. Sin embargo, su comprensión de la naturaleza y sus leyes eran sin duda muy diferentes de aquellas de sus contemporáneos. Tengamos en cuenta que en esos tiempos era un dogma indiscutible que los astros se movían alrededor de la tierra; la revolución copernicana estaba en maduración y acaeció plenamente después de la muerte de Leonardo.

neuroanatomica

Dibujo exacto de Leonardo mostrando las cavidades cerebrales en sus reales relaciones anatómicas.

 Su arrojo investigativo no se llevaba del todo bien con los criterios dominantes. Por ejemplo, algunas de sus investigaciones científicas sobre la anatomía humana permanecieron desconocidas para la ciencia médica hasta que William Hunter, un cirujano británico, accediendo a los manuscritos en un Palacio Real de Inglaterra donde estaban depositados, hizo pública (1784) su importancia: “Leonardo fue el mejor Anatomista, de esa época, en el mundo. Leonardo fue ciertamente el primer hombre, del cual sepamos, que llevó adelante la práctica de hacer dibujos anatómicos” (op. cit.).


[Algunas líneas más de Leonardus Vincius]
 • Muchos que sostienen fé en el Hijo solo construyen templos en invocación de la Madre•

 • Las lágrimas vienen del corazón y no desde el cerebro•

 • La mentira es tan vil, que aún si estuviese en el hablar bien de cosas divinas quitaría algo de la gracia de Dios; y la verdad es tan excelente, que aún a las pequeñas cosas las hace nobles al apreciarlas.

Más allá de duda, la verdad tiene con la falsedad la misma relación que la luz con la oscuridad; Y esta verdad es tan excelente en sí misma que, aún cuando se aposente sobre asuntos humildes e inferiores, es sin embargo algo que está infinitamente por encima de las incertezas y mentiras, disfrazadas éstas en elevados y amplios discursos; Porque para nuestras mentes, aún si la mentira fuese su elemento oculto, esto no impide que la verdad de las cosas sea su alimento, la nutrición principal de los entendimientos superiores, mas no lo es de las prestezas.

Pero aquel que vive soñando está mejor gratificado por las razones sofísticas y los fraudes de las prestezas en cosas grandes e inciertas, que por razones ciertas y naturales cualesquiera y no tan lejanas por encima nuestro•

 • una pequeña verdad está mejor que una gran mentira •
 

 Sergio Edgardo Malfé
 Argentina, Abya Yala; Mayo de 2016



¿Tomando por sorpresa a otra Entrada en ésta Blog?

Hipersalena Aleatoria, por Aquí



variacion-panoramas-de-conocimiento


 Nota Narrativa
 Una variación de panoramas

   La conversación de Noam Chomsky, en una entrevista [“En donde la Inteligencia Artificial se Equivocó” (Where Artificial Intelligence Went Wrong)], aporta coloquialmente una impresionante cantidad de aclaramientos sobre neurociencia, lenguaje, métodos de investigación, y filosofía de las ciencias. Lo hace jovialmente, como puede verse en una de las respuestas para el entrevistador, Yarden Katz.

   Y.K: Si a los científicos neuronales usted les pregunta por qué la comprensión del cerebro es tan difícil, ellos le dan respuestas intelectualmente muy insatisfactorias, como que el cerebro tiene billones de células, y no podemos nosotros contar con registros desde todas, y así sucesivamente.

   Chomsky: «Con eso hay algo relacionado: Si al progreso de la ciencia se le da una mirada, las ciencias son algo como un continuum, pero ellas estan separadas en campos. El progreso más grande está en las ciencias que estudian los sistemas más simples. Tómese, en un decir, la física – el más grande de los progresos ahí. Pero una de las razones es que los físicos tienen una ventaja que ninguna otra rama de las ciencias tiene: Si algo se pone demasiado complicado, ellos lo pasan de mano hacia alguna otra rama.»

   Y.K: ¿A los químicos?

   Chomsky: «Si una molécula es demasiado grande, désela usted a los químicos. A su vez, los químicos, si la molécula es demasiado grande o el sistema cobra un gran tamaño, dénle la cosa a los biólogos. Y si eso es demasiado grande para ellos, se lo den a los psicólogos. Y finalmente la cosa acaba en las manos de la crítica literaria, y eso así puede continuarse. Lo que están diciendo los neurocientíficos, entonces, no es falso por completo.»

   A la entrevista arribé (en The Atlantic) por una nota en introfilosofia.wordpress.com. Tuve que poner a trabajar el Inglés que manejo, a pesar de lo cual, del total de la entrevista pude entender bastante. Y quizá por ese tener que dedicarme al entendimiento del idioma -además de estarme suficientemente abstraídos y formalizados, los asuntos tratados, como para tener que ir yo con ellos despaciosamente para captarlos-; por tales activaciones: Un circuito de reflexivo sinceramiento me llevó a un diálogo de lector activo con una entrevista que me está meritoria y completamente legal. Y sobre algunos de los puntos del pensamiento de Chomsky, puntos que hacen a mis personales puntos de vista, opté por hacer esta nota comentadora.

   Uno de los puntos referidos es el de la existencia, en la realidad viva, de Sistemas Internos, o Mecanismos que se estarían para nosotros por fuera del nivel cibernético. Es decir: Sistemas, como el del Conocimiento, de los cuales no podemos discernir las reglas de transformación para los datos que manejan: Cuentan evidentemente con una implementación a través de la cual circula la información, esto hace que los datos entren y salgan; Hay mecanismos y dispositivos que utilizan (p. ej: red neuronal); Pero las operaciones (algoritmos) con que se constituyen funcionalmente tales sistemas, no nos son abordables.

   Las reglas para su concreción, de conocimiento necesario para que podamos explicar tales “sistemas instalados”, son de una naturaleza y con un procesamiento para nosotros irreconocible, con operaciones desconocidas, a las cuales no alcanzamos ni podemos explicar. De sus funciones y constitución sólo tenemos indicios, desde el contexto al cual estamos sujetados, en estos aquí y ahora. La dificultad del intento científico para ese conocimiento, parte de las limitaciones que una contextualización aislada provée, así lo veo yo.

   La remisión jovialmente indicada por Noam Chomsky, para tales complejidades, hacia la “crítica literaria”, tiene luego en la entrevista una moderación que aclara las razones, por las cuales estaría trabado su conocimiento exacto: «No hay algo como un algorritmo correcto para que se manifieste el proceso del sistema cognitivo que está en la cabeza de cada quien .. El nivel algorrítmico no existe para ese sistema .. Para ese sistema interno, no se levanta la cuestión del procesamiento .. No hay calculismo del conocimiento, es sólo un sistema de conocimiento .. Para develar la naturaleza del sistema de conocimiento, no hay algorritmo, porque no hay procesamiento .. Con el darle uso al sistema del conocimiento, ahí tendremos un proceso, pero eso es algo diferente.»

   La verdad es una constante valiosa que va por encima de las contingencias y de las preferencias temporales; estoy apuntando mis argumentos: Que cierta demarcación es algo útil; pero el considerar que sólo dentro de las personas, se delimita algo como un “sistema interno de conocimiento”, aunque tiene sus ventajas, no se ajusta con los hechos. La realidad está hecha por el intercambio de diferencias en toda la amplitud del evento, la realidad se constituye en una conexión que excede e incluye al sujeto. La hoja de un arbol procede como tal por estarse configurada con un tallo, y con la yema axilar en la unión de hoja y tallo. Las diferencias inmanentes en la unidad más vasta (el arbol), permiten que seleccionemos, conceptualicemos, abstraigamos, a la hoja como fenómeno. El “sistema interno” de la hoja está contenido y explicado por el contexto del arbol, el que a su vez hace y forma parte del bosque, el que está integrado en la naturaleza del lugar. La existencia de estas jerarquías de contextos bioenergéticos y bioinformáticos es simultánea: las relaciones entre ellos no acreditan una progresión o regresión jerárquica infinita.

   Como continuidad para mis argumentaciones apuntadas: Las actualizaciones en la teoría, y científicas, nos aproximan a la conceptualización de inmanencias copresenciales en el universo cósmico, algo similar a lo que sucede abajo en los terrenos del bosque: Contextos eslabonados, en una compleja red de relaciones y metarelaciones cibernéticas, no del todo aislables conceptualmente, aunque de ningún modo podamos atribuir a esos sistemas con caracteres místico-trascendentales: Sistemas que no son sobrenaturales, sino de la Providencia. Y las operaciones (algoritmos), con que se constituye la funcionalidad de tales sistemas, no nos son abordables: Es lo mismo que nos pasa con las mentes y el conocimiento, donde hay intercambio de diferencias, en implementaciones a través de las cuales circula la información. Hay mecanismos y dispositivos que se utilizan para esa circulación (algunos de los cuales se conocen: p. ej: los enamoramientos, o bien las redes neuronales). Pero.. ¿Cómo, con qué reglas se procesa el intercambio; y cuáles son los patrones que configuran los mecanismos intervinientes? En el campo neurocientífico, y con respecto a la última pregunta, incide Chomsky: «..lo que se descubra en el nivel computacional debe ser unificado con lo que se encontrará algún día en el nivel de los mecanismos, pero quizá no en los términos del modo en que ahora se comprenden los mecanismos.» -Comento yo que esto es: No sólo un cambio en la actitud, sino un cambio en cómo consideramos lo qué es una actitud. V. gr: una actitud realmente se constituye entre las personas, y no en el supuesto interior de alguien. Un poco más sobre este punto de vista es visitable en Apuntes airados– S.M.

   El ideal de un panorama teórico que sea unificador, es asumido por Chomsky, en una perspectiva que va más allá de las neurociencias; él dice: «Es que se trata de encontrar una teoría unificada del mundo. Quizá no haya sólo una, quizá las partes diferentes trabajan de modos diferentes; pero hasta que mi teoría unificatoria no sea verificada definitivamente como errónea, yo asumiré que hay una narrativa unificada del mundo.» Esto me indujo otra continuidad argumentativa, la que puntée en el párrafo precedente con la noción de “universo cósmico”. Pues una variación del panorama teórico unívoco, variación que contemple un orden de complementación proporcional ética, entre las miradas y concepciones operantes, en un diálogo que vaya más allá de las oposiciones dialécticas, me hace más sentido que la “universión” excluyente. La realidad del mundo no está en su exterioridad, ni dentro o en el exterior de los cuerpos que la sustancian. La realidad de los cuerpos y del mundo es la intercorporeidad: conmociones intercorpóreas airosas y movimientos interiores oreados. Con el mundo y los cuerpos, compromisos y andanzas. Diría yo que el desorden y el desconocimiento no se solucionan con una unificación contextual totalizante. Así como no nos son abordables los algoritmos con que se constituyen y operan sistemas como el de la Providencia, la Fortuna, el Destino (llámense como se quiera a esos imponderables), también nos puede ser inabordable el modus operandi del contexto conjunto que complementa existencialmente al nuestro. La imposición de una versión única lo hace más estrecho a nuestro panorama, en lugar de ampliarlo. P. Ej: Veamos algo que puede ocurrirte, lector, con los sueños (esto es aparte de la sensación “déjà vu”). ¿No te ha sucedido que algunas partes de un sueño que tuviste se efectivizasen en alguna vigilia posterior? ¿Debido a que el sistema de los sueños no pertenece a la conciencia diurna ni a una narrativa racional, lo quitaremos del panorama y/o lo subsumiremos en las interpretaciones de preferencia, las “acertadas” temporalmente, pero no por ello verdaderas?

   Veamos una figura más tangible, acerca de la conveniencia de la conjunción de sistemas, aunque desconozcamos sus naturalezas: Para abrir “tu” caja de seguridad, allí donde están “tus” valores, si no le permites al empleado bancario, que utilice su llave conjuntamente con la tuya, no accederás a ellos.

 [Actualización: La entrada Apuntes airados (2015/09 en esta blog), es complemento para la presente Variación de panoramas.]

 Sumario de fuentes referenciales
Gregory Bateson; Mario Bunge; Enseñanza Dzogchen; Edgar Morin; Pensamiento Qhapaq; Giambattista Vico.

 Sergio Edgardo Malfé
 
Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, julio de 2013.




A %d blogueros les gusta esto: