Hipersalenas


reflexionando video waste
2014/09/12, 10:22 pm
Filed under: agua-en-vasos, Fusiones, Notas | Etiquetas: , ,

  Waste, video para reflexiones

El tema de referencia es como para un abordaje constante; se trata en el Video sobre la comida que se tira, también sobre la conveniencia planetaria para un menor consumo cárnico; y los conceptos y números al respecto son una paliza. En 2013/junio/07 lo compartí yo sobre Google Plus, y poco más de un año después lo comentó un amigo, lo hizo desde su concreta experientación técnica en un aspecto de la producción de alimentos: Sergio Villani trabaja en la instalación y mantenimiento de dispositivos eléctricos en granjas del medio rural bonaerense. El comentario del amigo favoreció con su opinión un diálogo que tomó la vertiente sociocultural. El intercambio me pareció suficientemente anclado y objetivable como para escalarlo en esta Blog Hipersalenas. SEM


Fuente del testimonio fílmico: Canal foodwastetv en YouTube; Publicación: Junio de 2013



  No había que desperdiciar la conversación que se le acomodó al video, es la siguiente:

  • Sergio Villani – 19/7/2014 :
  • Hay gran parte de la población, sobre todo la de muchos recursos, que se comporta con una inmadurez proporcional a su ignorancia, en relación al respeto por los alimentos. Falta respeto en cuanto al costo que tiene el planeta para producir ese alimento.
    Campañas sobre las medidas a tomar contra la gripe H1N1 y sus variantes, dejan una fobia como efecto colateral, con obsesión por lo estrictamente limpio y pulcro. La psicosis del uso del alcohol en gel por ejemplo…. Hablo de esta campaña a modo de ejemplo, pues es una cuestión de “educación” y la conciencia colectiva parece estar bajo el control de los medios masivos de comunicación, (o como yo los llamo medios masivos de educación distorsionada y mal intencionada). Hay que enseñarles a los grandes… que con la comida no se juega.
  • Sergio Malfé – 21/7/2014 :
  • Sobre “enseñarle a los grandes”, el cruce es riesgoso, porque un gran número de gente quiere hacer lo mismo: Enseñar o demostrar conductas a quienes tengan a tiro. Tal vez lo inicial y más rendidor sea la comprensión entre los diferentes puntos de vista. Por supuesto que si las intenciones no son convivenciales, entonces.. “vaya nomás por las suyas…”
    En cuanto al respeto: es el arranque y punto de llegada de la comprensión; Citando (de la comunidad del Arca): «Sabemos que todo comienza por la mirada. El respeto es la mirada del corazón. Cuando se deja de considerar al prójimo como un estorbo, o como un instrumento, o como un nadie; ahí empieza la mirada que se llama respeto.»
  • Villani – 25/7/2014 :
  • Si… esta bien… pero yo hablo de EDUCACIÓN O FORMACIÓN, llámala como quieras…. Solo de eso, una Básica educación… que no hay, el respeto es parte de esa educación básica.
    
  • Malfé – 25/7/2014 :
  • Educación, ahí está, ..que es con respeto, sino sale cualquier otra y no el comportamiento conciente. Se puede “adiestrar”, lo que puede ser “enseñanza de conductas” (ej: los medios distorsionadores que mencionás); Pero la persona así no activa la puesta en marcha propia de su madurez. Esto último es educación, y la formación es la otra pata, para la sapiencia.
  • Villani – 25/7/2014 :
  • Y… sí, el respeto es parte de la educación… el respeto por lo que la Pacha Mama nos da gratis… (uno de los kilombetes que tienen todos los empresarios es creer que por que tienen cosas gratis de la naturaleza, …estas cosas no valen nada). Error grande es creer que lo único que importa es lo que mueve el numero de la cuenta bancaria… es decir… “me da dinero… ah bueno, me importa un pito el planeta, ¿cómo disfrazo lo que hago?” 
  • Malfé – 25/7/2014 :
  • Así es: Los regimentarios en su desmadre buscan camouflar las salvajadas, o justificarlas. Pero NO zafan del bucle: “Todo vuelve; cosecharás lo que hayas sembrado”; Aunque más aclaradora para mí es la calidad del vínculo que se tenga: Si es de caracter solidario ú opuesto; p.ej. con la naturaleza. Porque al fín y al cabo, todas las cosas pasan, o se pueden tornar en basura. Los direccionamientos vinculares, en cambio, marcan un rumbo: “si matas y con glifosato, con glifosato te matarán”.


    Morón, Pvcia. de Buenos Aires; Septiembre de 2014


    Enlace corto para esta Entrada: http://wp.me/pu9CK-1iA
    Tal vez usted pueda encontrar un poco más de contenido por debajo de los anuncios que ocasionalmente aparecen.
    Perhaps you may find some more of content below the occasionally shown ads.



    corrimiento-cocos/: “..caso, ..futuro, ..decirles, ..trámites”..
    2014/08/11, 4:30 pm
    Filed under: agua-en-vasos, Narrativa | Etiquetas: ,

      Cocos de chanfle

    «..mirar a mi alrededor tratando de descubrir ese mundo de formas que siempre supuse que era mi mundo interno y que la vida de todos los dias encontraba fuera de mi, lleno de encanto.» Noé Jitrik, el ojo de jade.

      Ahí estaban los artistas detenidos. Querían entrar en la mansión blanca ante cuya puerta, lamentablemente, teníamos desplegado el mostrador donde exhibimos los cocos. Ahí estaban, debatiendo lo que dirían en la asamblea. De extraordinaria liviandad celeste, violeta, así eran las ideas de compensación regularizadora para el caso en cuestión; tomaban colorido las voces. Conversación temática y antidistorsiva que no nos cansábamos de escuchar. Otra de las ideas, muy atractiva, se orientaba al logro de la buscada ortotorsión, a través de una decisoria lectura de las actas asamblearias; lectura que la asamblea iría a conseguir que hagan su majestad y etcéteras, en el día de mañana.

      El llamativo intercambio de ideas era provisto para nuestra escucha por este grupo de artistas que había arribado en tren. Forzosamente encargándose ellos de hacer correr el tren, nos lo refería una dama de la compañía: Que el abandono de los ferrocarrileros seguramente se debiera a un bloqueo perpetrado con el objetivo de impedir la integración del grupo de artistas en la asamblea.

    cocos nucifera, dibujo köhler

    «..gran discusión correctiva, previo corrimiento de los cocos..»

      Nuestra presencia atenta e inquebrantable nos calificaba, con amplitud sobrepasadora, desde ese momento en más, para un mejor futuro nuestro. Esta certeza nos motivó para decirles que no podrían ingresar a la asamblea en la mansión blanca, excepto que nos diesen una mano, y hacia la falda de la colina contigua trasladáramos nuestro puesto con los cocos.

      Les pareció expeditiva nuestra propuesta. “No nos importaba nada; pero ahora ustedes nos van a esperar en el costadito”. Los artistas también nos dijeron que primeramente debían pasar por la revisación médica, y el desayuno.

      Hacia arriba y los lados, este es el caso, no nos cansábamos de mirar: Los edificios concretan un planteo angular inusitado: Con las esquinas agudas redondeadas, ninguno de los obtusos niveles y volúmenes se expresa en 90º, tampoco sus intersecciones. La gran discusión correctiva, previo corrimiento de los cocos, quedaba para después de sus trámites y de una práctica de natación. -Los artistas también pasarían por la piscina a medio terminar, barranca arriba, para nadar un poco-.

      Se alejaron, habiéndonos dicho sus planes -¡mentiras!-… Vemos que se están metiendo en la mansión blanca por una puertita marrón a mitad de cuadra… Nos hace un gesto de saludo el último de ellos, antes de escabullirse con los otros y cerrar, con un topetazo fortuito, ese engendro marrón de puerta; no la teníamos en cuenta. ¡Estos artistas!.. Dejaron de lado lo que teníamos pactado. ¿Sería que se adhirieron a la distorsión o que les ha salido una pincelada hermética?; tal vez las dos cosas.., ¡tamaño chanfle! Bueh, a vender los cocos..

    «Dicho esto, el elefante desapareció de repente, como una gran pompa de jabón.» César Fernández Moreno, el joven Franz Moreno.

    |Otras entradas de la Blog relacionadas con “Cocos de chanfle”|

    |Un buen tono|
    |Sandalias|
    |Un espumante embeleso|

     Sergio Edgardo Malfé

    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, agosto de 2014.


    Tal vez usted pueda encontrar un poco más de contenido por debajo de los anuncios que ocasionalmente aparecen.
     
    Perhaps you may find some more of content below the occasionally shown ads.


    alexica/: “..atenuar, :voluntad, :dejar, :imágenes”..
    2014/07/17, 4:00 pm
    Filed under: agua-en-vasos, Fusiones, Narrativa, Notas | Etiquetas: , , ,

      S. Edgardo Malfé
    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, julio de 2014.

    Personalización Aléxica
    :: sólo ver las letras sin leerlas :: método ::

      Una experiencia personal que me resultó conveniente, es quizá como para tener en cuenta y transmitírtela. Se me apareció en días invernales. Después vemos las otras cosas igual. Lo que trato de decirte es un manejo individual propio que se me ocurrió practicar, en torno de las sensaciones que me produce la cartelería callejera; Práctica de un manejo para atenuar el impacto emocional de las reclames publicitarias vendedoras: Desentenderse así un poco de tantísimos mensajes, de los de corte político partidario también, y de todo el abigarramiento de letrajes que quieren captar nuestra atención llenando de motivos los alrededores.

      El que me haya estado fijando en estas cosas, tal vez sea por mis pocas y ocasionales andanzas en los ámbitos públicos de mucho tránsito vehicular, lugares donde prolifera la apelación de los letreros y grafittis. Los iba leyendo incauta e interesadamente, en un viajecito cuyo sentido no tenía nada que ver con esa suerte de lectura automática e impuesta: “25 % de ahorro” .. “Recuperación Capilar” .. “Plan de Pagos” .. A los pocos minutos un cartel me llevó a reaccionar, estaba diciendo luctuosamente: “¡Basta De Inseguridad!”. A la intimidación le recordé una respuesta: “Tu Ostentación Es Inseguridad”. Si hubiese algo que moderadamente quisiera yo en tal tiempo percibir, era el paisaje urbano y sus movimientos. Ese día lo tenía yo suficientemente colmado de imponencias y de asperezas deprimenciales; no quería ya estar defendiéndome de los mensajes agresivos ni del mercantilismo. Por lo que decidí adoptar el método de sólo ver las letras sin leerlas: insensibilización ante los significados que los anuncios ocasionalmente iban poniendo ante mi vista, como si a los propagandistas yo les dijera: «Hoy apasionen ustedes a otros decadentes con sus “Jugá y ganá millones en premios” .. “¡El mejor rock argentino!” .. “Cada día más” ..”El mejor método para comprar” .. “Una gran compañía para la seguridad de la gente” .. “Feria del Libro”, etc’.»

    anuncio

    «..la apelación de los letreros y grafittis..»

    Así iba viendo yo los letreros sin asimilarlos, con una disposición aléxica, reconociendo sólo la sustancia material de los textos sin descifrarla, como si no supiese leer. El entretenimiento alivianó e hizo interesante y como divertida mi decadente salida de compras. Había revestido yo con un impermeable mi psiquismo: gran parte de la serie lingüistica resbalaba en mi dispositivo, los carteles no dispersaban el apaisamiento de mis miradas. La vuelta extra de tuerca con la que yo había personalizado mi apercepción, neutralizaba las demandas propagandísticas que pudieran operar sobre el individuo masificado que hay en mí. Y esto me dió buen resultado.. Así fue un poco más liviano.. Porque hay palabrismos atacadores que al transeúnte desprevenido lo toman por sorpresa. Algunos son sencillamente burlones. Otros, de humor dudoso, son intentos provocadores para una camaraderia bestial.

    Observé en mi recorrido algunos mensajes ante los cuales pude mantener mi moral desafectada, habiendo yo tomado previamente la apuesta por una disposicion “analfabeta”. La competencia de mi filtro se me hizo evidente cuando estaba pasando yo frente al grafitti que decía: « Puto el que lée ». La chanza rivalizadora corrió por sobre el impermeable mental que yo me había fabricado. Más adelante en la misma calle encontré « ¡Guerra al viejo choto! », de lo cual yo veía solamente el delineado de los caractéres, sin la asimilación lectora que hubiesen pretendido los primarios escribidores del mensaje mural.

    Estaba protegiendo al personaje de disgustitos, una Alexia transitoria que el sujeto en mí había decidido adoptar, y que a voluntad podía dejar yo cuando quisiera. «Semana de la Dulzura», decía otro cartel, en la promoción del consumo de golosinas chatarra: una propuesta de ingestas cautivantes que estaba mirando yo con el filtro aléxico activado. Este último texto iba acompañado de una imagen representativa: la huella que generosos labios enormes hubiese estampado con rouge en el cartel, al dejar ahí su beso. Es consideración aparte la de los mecanismos de consumo promovidos por las imágenes visuales:   

    ~El mercadeo publicitario da empleo a las imágenes con un fin imponencial; se busca así naturalizar un relato que forme clientes emocionalizados; que los espectadores se sientan posibles partícipes en la demostración de “realidad segura” que se les ostenta. La manipulación pretende, con sus argumentos mendaces, la configuración facticia de un orden interventor en los deseos de la gente: Establecimiento de un orden vincular que resulte adecuador: Más deseos direccionados hacia más negocios manipulatorios. Las personas pueden aquietar estas pretensiones de relato preponderante, poniendo entre paréntesis su emocionalización, que ésta no sea la diana de manipulaciones. La sugerida puesta entre paréntesis, por la gente, del impacto de las imágenes, es una acción semejante a la Alexia de la experiencia personal mía, lo que de inicio quería relatarte~.

    Al experienciar una suspensión de las empastadoras significaciones textuales publicitarias, esta desafectación de los vínculos clientelares, ¿puede o no dar origen a otras formas vinculares, en acciones con matices creativos, intersubjetivamente necesarias?

    Tal vez encuentre usted más contenido debajo de los avisos ocasionales.
    Perhaps you may find some more of content below the occasional ads.




    recomposicion-literario-tecnologica

    ISS HD Earth Viewing Experiment y Libro del Desasosiego

     Recomposición literario-tecnológica
     Los hechos astronáuticos que los países centrales emprenden son maravillosamente desesperantes. Sin dejar de tomar bien en cuenta la magnitud que demuestran en esos desarrollos, alguna vez tales eficientes dominancias quizá pasen parejamente a servirle a toda la gente del mundo. Aunque de momento más no sea: la atención que despiertan hechos así como los de las naves del espacio, con los videos satelitales paisajísticos -sumándosele a los adelantos el atractivo de riesgosos y entretenidos atracamientos de vectores en la Estación Espacial-, todo ello hace que el común de la población en la Tierra un poco esté virtualmente viviendo bien.
    En la ocasión que presento, se estaba dando tecnológica y literariamente conmigo, y tal vez buenamente, un acontecer conjunto: mi lectura del autor portugués Fernando Pessoa iba cumpliéndose, en intervalos alternados, con las vistas que suministran las cámaras instaladas en la Estación Espacial Internacional (ISS HD Earth Viewing Experiment, en transmisión desde abril 30 de 2014). Y estaba encontrando yo, en el Libro del Desasosiego de Bernardo Soares, tramos en los que Pessoa, observando y refiriéndose al mundo natural, nos dice sus sensaciones; lo hace hondamente, con su mirada poética y reflexiva. Se me sumaba ello a las cautivantes televisaciones de las extensiones planetarias desde las cámaras espaciales.
     A medida que los dos procesos transcurrían, la realidad de mi estado orillaba algo así como una fascinación; debido esto a las conexiones que pudiera yo tramar entre ambos cordones de urdimbre: Las labores de mi escritorio fabricador iban capturando vistas desde el espacio, y la lanzadera que yo empleaba estaba enhebrada con los textos de Pessoa. Fue así que estuve desfragmentando, en el Libro del Desasosiego, aquellos tramos de su arte literario fundamentado, los que versasen geográficamente sobre esta Tierra; hice una recomposición con ellos. Esto aunque el autor emitiera contenidos contradictorios y paradojales, negándose una vez y otra las posibilidades para una vida personal solidaria y propia, desestimante y escéptico sobre todo vínculo vital; ..-Pero eso sí: Viendo Pessoa, con y en el alma, al mundo y las comunes tareas que cumplimos todos en él-…
    ..Entonces, tomando yo en cuenta las coincidencias, y a las divergencias como complementarias..: “Es de veras una literatura que resulta muy disfrutable e interesante, y las imágenes espaciales son tan destacables..; Sería como que entre las vistas y los escritos de Pessoa, ..como que se iluminasen mutuamente”…
    Recomposicionalmente y desde aquí está la remezcla que se me ocurrió.

    ISS HDEV 20140528

    «El mundo exterior existe como un actor en un escenario: está allí pero es otra cosa.»


       «Estoy de verdad en el balcón de la vida, pero no exactamente de esta vida. Estoy por cima de ella, y viéndola desde donde la veo. ¿En qué parte estoy que veo esto como algo que puede ser? ¿Por qué puente paso, que por debajo de mí, que estoy tan alto, están las luces de todas las ciudades del mundo y del otro mundo, y las nubes de las verdades deshechas que flotan encima y todas ellas buscan, como si buscasen lo que puede abarcarse?»

    ISS HDEV 20140601

    «Y nosotros, caminando siempre y sin saberlo o quererlo.»


       «Nubes… Son todo, desarreglos de lo alto, cosas hoy sólo ellas reales entre la tierra nula y el cielo que no existe; harapos indescriptibles del tedio que les supongo; niebla condensada en amenazas de color ausente; algodones en rama sucios de un hospital sin paredes. Nubes… Son como yo, un pasar desfigurado entre el cielo y la tierra, al sabor de un impulso invisible, tronando o no tronando, alegrando blancas u obscureciendo negras, ficciones del intervalo y del error, lejos del ruido de la tierra y sin tener el silencio del cielo. Nubes… Siguen pasando, siguen siempre pasando, pasarán siempre siguiendo, en un enrollamiento discontinuo de madejas empañadas, en un alargamiento difuso de falso cielo deshecho.»

    ISS HDEV 20140601

    «Éramos aquel paisaje esfumado en conciencia de sí mismo»


       «Tengo miedo sin sueño, y estoy viendo sin saber lo que veo. Hay grandes planicies todo alrededor, y ríos a lo lejos, y montañas… Pero al mismo tiempo no hay nada de esto, y estoy con el principio de los dioses y con un gran horror de partir o de quedarme, y de dónde estar y de qué ser.»

    «Allí vivimos horas llenas de otro sentirlas, horas de una imperfección vacía y tan perfectas por eso, tan diagonales a la certidumbre rectangular de la vida… Horas imperiales depuestas, horas vestidas de púrpura gastada, horas caídas en este mundo desde otro mundo más lleno del orgullo de tener más desmanteladas las angustias… Allí, sólo allí, hay sombras verdaderas y verdadero arbolado.»

    ISS HDEV 20140608

    «..el esplendor cerrado de las tinieblas altas..»


       «Transeúntes eternos por nosotros mismos, no hay paisaje sino el que somos. Nada poseemos, porque ni a nosotros poseemos. Nada tenemos porque nada somos. ¿Qué manos extenderé hacia el universo? El universo no es mío: soy yo.»

    ISS HDEV 20140608

    «..la clara sonrisa maternal de la tierra plena..»


       «¿Pero qué? ¿Qué hay en el aire alto más que el aire alto, que no es nada? ¿Qué hay en el cielo más que un color que no es suyo? ¿Qué hay en esos harapos de menos que nubes, de que ya dudo, más que unos reflejos de luz materialmente incidentes de un sol ya sumiso? ¿Qué hay en todo esto sino yo?»

    ISS HDEV 20140608

    ..«una nube pequeñísima es un olvido blanco del universo entero..»


       «La vida es lo que hacemos de ella. Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos. Fijarse en todo por vez primera, no apocalípticamente, como revelaciones del Misterio, sino directamente, como floraciones de la Realidad.»

    ISS HDEV 20140608

    ..«una impresión alegre de vida ancha, que contempla amplios espacios sin recorrerlos»..

     Fin de la recomposición
     Fuentes:
     * ISS HD Earth Viewing Experiment

    http://eol.jsc.nasa.gov/HDEV/

       Para saber más del experimento con las cámaras, Nasa informa:

    http://1.usa.gov/1kBTA4c

     
     * Fernando Pessoa, Libro del Desasosiego de Bernardo Soares; en recurso .pdf del Ministerio de Educación de la República Dominicana.

    http://bit.ly/1gppjly

       Artículo biográfico sobre Fernando Pessoa

    http://es.wikipedia.org/wiki/Fernando_Pessoa

      Sergio E. Malfé
    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, junio de 2014.

    Tal vez encuentre usted más contenido debajo de los avisos ocasionales.
    Perhaps you may find some more of content below the occasional ads.




    muecario-controlado:/ ..”conocidos, :naturalista, :dispararles, :fascinada, : probabilidades, :deslizar, :fieros”…

      S. Edgardo Malfé
    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, mayo de 2014.

     

    Muecario Controlado


    [Tiempo lector en (h:m:s),

    totalizando esto 0:23:27]

    «Sabía pocas cosas y rechazaba muequeando a las que lo rondaban queriendo ser sabidas.» Juan Carlos Onetti, El astillero.


    (0:00:10)
     Cruzó con alguien que conducía muchos hocicos perrunos; cuando él se acercaba, a pie por la ruta muy transitada. Hallándose encantado por la costumbre exploradora de una naturalista visitante en el poblado, Barriero se le había animado finalmente en la tarde anterior, y conversando de cañadas y cocoyales, ella le había dado sus señas: Julia Porfisbián, la naturalista, se encontraba alojada en una casa de la Villa Carretón, a la cual intentaba él arribar. Paradero tan particular donde la chica de paso residía: La caseta de la Kunz -en el poblado la llamaban “Oma Kunz”- habitante de un bohío ubicado en la costa, al costado del camino que va a Punta Zubonza. Atestada de personas conocidas, en el mediodía, la caseta bullente.

    (0:01:15)
     Ahí dentro mucha gente del poblado estaba observando la conducta de dos cuchugretes amansados. También había un par de personajes recién venidos -a Barriero se le hicieron notorios-, sumados éstos a todos los que compartían el ámbito de observación; con los dos cuchugretes en el centro de la caseta, sorprendentemente despaciosos; igual estaban contenidos preventivamente detrás de alambre tejido. Y todos ahí -¿por dónde se habría metido la naturalista?-, todos persistían en la penumbra grisácea y monótona de sus apaciguadas somnolencias. Con la venida de Barriero se irían a dar más cuenta de más cosas y de como se iban éstas a arreglar.

    (0:02:10)
     Se encontraba allí también otra nueva, una niña muy vivaz. Aleteaban los voladizos monjiles de la techumbre portátil en su cabeza, por los correteos saltarines y cantantes con que la pequeña se prodigaba. La niña iba articulando un ritmo agudo y veloz, danzarina en derredor de la concurrencia, con el romanticismo de su histrionismo estelar. Los cuchugretes muy tranquilos en su aparte, desparramaban sobre el cascarillado sus amansadas anatomías salvajes.

    (0:03:29)
     Con ese armatoste encima de ella.., “parece una monjita de Fellini”, comentó Barriero para los conocidos; el dicho les causó sonrisas adormiladas a varios de ellos. “Es mi hija”, respondió uno de los varones nuevos -con abundante cabello blanquecino, un bayo muy claro, daba la impresión de un gato-. Continuaba el marcaje rítmico de la chiquilla. El que se decía su padre puso sobre Barriero una fijeza seria y un silencio. La misma disposición crítica que el desafiante, tomó el otro personaje nuevo, un figurón tosco pero de ojos verdes.

    (0:04:00)
     “Si a los caballeros les disgusta lo que digo, ¿por qué no se retiran?” Al tiempo que esto decía, Barriero estaba preguntándose cuál sería la razón para que la naturalista nada le anticipase acerca de su captura de cuchugretes; ni un indicio le había dado, y eso que habían conversado largo sobre la naturaleza del lugar. Mucho le había interesado a Julia Porfisbián, el agrupamiento de cocoyos que él le mencionó. A su vez, la naturalista le contó sus investigaciones con forfículas; ella también quería observar y documentar los crespines de los pajonales. “Será un gustazo que me muestre el cocoyal, seguro que de camino encontraré crespines”, con buen humor se lo había dicho, y en eso quedaron; pero ni jota de estos cuchugretes sorprendentemente mansos. “Ninguna tiene valores”, se decía Barriero, en el mismo instante en que enfrentaba impasible las expresiones de los dos nuevos.

    (0:05:11)
     El hombre parecido a un gato, con los ojos de asombro muy abiertos, anunciaba en su gesto mudo, la boca como en un grito, que ya lo iba a morder. La frase como reverberando: “Si a los caballeros les disgusta lo que digo, ¿por qué no se retiran?”. El personaje toscazo, robusto y áspero de carnes, había retraído sus ojos verdes y adelantaba la mandibula inferior, prognática de por sí la pieza, muy diferenciada del total de su cabeza. En ese momento, la niñita con el tocado monjil saltaba, ante la entrada de la caseta, saltitos breves y fijados en ese punto. “Aquí tenemos a la novicia rebelda”, dijo una voz resuelta de mujer. Llegaba también la naturalista; y quien había bromeado y caminaba delante era Oma Kunz, cubierta como siempre con un sobretodo, la dueña del cobijo.

    (0:06:20)
     Julia y la Oma pasaron dentro, y pescaron el ambiente de gresca. Los hechos fueron vertiginosos; los animales ablandados se habían arrimado al cerco de alambre tejido, y prorrumpían en un “zop zop” ininterrumpido. Los vecinos en la caseta murmuraron su contento por estas expresiones de los cuchugretes; nunca antes a esas fieras se les había oído nada semejante. Esto se debía a la humeante fuente grande de loza que portaba la Porfisbián, “zop zop”. Rápidamente recomenzaba aquello: Oma Kunz había sopesado la situación, apartó con gesto de referí a Barriero, y encaró a los desconocidos: “Ustedes no son de acá, ¿qué les pasa?” .. “El señor fue irrespetuoso, hizo burla de mi hija”; quiso rechinar eso el blancuzco, pero un murmullo general desaprobatorio le atoró el planteo. El otro se le lateralizó, el grandote, moviendo la cabeza en cortos y alzados giros enérgicos, en un oteo registrador y pugnante.

    (0:08:05)
     La dueña de la caseta quiso evitar un desenlace con gresca general. Como medida de control extrajo de dentro del sobretodo una pistola amenazante que llevaba bajo el brazo. Manejó el tosco fierro con languidez; Demasiado grande para sus manos, pero letalmente prendidas éstas a las superficies negras y rugosas de las cachas. “Miren una cosa”. Una contundente argumentación esgrimía Oma Kunz con gesto displicente en sus manos flojas -parecía su odio frío dispuesto a dispararles ahí mismo-.. “¿Verdad que ya se calmaron?; Quédense aquí cerca y que yo los pueda ver; ¿Vieron?”. Al retornar la pistola bajo el brazo de la Kunz, el ambiente en la caseta efectivamente se había serenado. Y de sus adultos se había tomado con las manitos, la niñita del tocado aleteante; con mucha atención seguía la escena en una nueva instancia. Todos estaban mirando cómo la naturalista Julia volcaba en las escudillas la pasta humeante. “Zop zop”, se acercaron a abrevar despaciosamente los cuchugretes.

    paisaje

    ℑmagen fijadora del muecario


    (0:09:30)
     La gestora de la domesticación, a solicitud de Barriero, declaró para la concurrencia fascinada lo que estaba suministrando al dúo de cuchugretes, un herbaje mezclado: toronjil, corteza de canelo, tiririca, calucha… Todo mezclado con cerveza en un condumio de champignones seleccionados. “El preparado les hace un carrousel dentro del cráneo, consigue que estén ablandados, indiferentes; que sino.. la fiereza, y aún con la pasta.. tenerles prevención”.. -Esa misma indiferencia no se sabría en qué pueda resultar-. Comentó la naturalista cuán sensibles son a cualquier violencia los cuchugretes, aún con la innovación de la dieta amansadora: “Se dan cuenta y se agitan, lo expresan con gruñidos roncos y chillidos, son como un aviso antes de irle directamente a la cabeza con los colmillos al individuo amenazante”. Entre bostezos, uno de los vecinos señaló el cambio de colores: “Debe ser por la dieta”, dijo lentamente: “Ya no tienen cruzados los anillos pardos; las rayas de pelaje cyclamen todo a lo largo les quedan muy bien”.

    (0:10:55)
     “Si le agregás algarroba al preparado, quizá se puedan desarticular, con la saciedad, las consecuencias peligrosas”, le pareció a Barriero. “Ah, bueno; ése es un aporte de alguien con la suficiente experiencia”, deslindaba risueñamente Julia: “Unos cuantos añitos más que los míos tiene el amigo”. La humorada de ella desde junto a las escudillas produjo, en Barriero, un movimiento de cabeza, de lado a lado, un gesto que no era de negación sino de duda. Pero en los nuevos, hacia quienes tuvo que dirigirse la mirada de Porfisbián, pudo observarse una actitud jactanciosa; como anotándose macizos en un desquite, se aumentaban ante Barriero sobradoramente; mirándolo con sorna estaban el blancuzco y el grandote. Él optó por distanciarse de la reunión; levantó la vista en la sórdida caseta, fijamente interesado en los atractivos detalles del techo. En un rincón estaba sentadita y atenta la Kunz, quiso hacer un intento táctico para despejar las probabilidades de riña que retornaban: “¡Vaya!; Barriero, usted no comió, acérquese a la mesa y sírvase algo”. Aceptó esto el aludido y dió unos pasos graves hacia donde la dueña de casa le señalaba. Una mesa que había estado con comidas -la niñita saltarina en el mismo instante lo siguió-, nada más que platos y fuentes vacías vió Barriero.

    (0:12:15)
     “¿Donde está la comida; cómo no encuentro la comida; aquí había para comer, qué pasó con eso?”. A estos murmullos desorientados la chicuela respondió con voz sombría: “Tu comida está muerta desde hace tantos años, viejito; ¿todavía no te das cuenta?”. Los otros dos personajes forasteros se acercaban, deleitados y radiantes, se arrimaron a la mesa vacía como péndulos imposicionantes, oscilantes caractéres nuevos. Barriero les dió la espalda y preparó los puños. Eran visibles y olibles en los tres nuevos las manchas color caca de bebé con que se habían ornado en su actividad malandrina, no les importaba. La dueña de la caseta ya estaba encima del tema: “Al final cagaste, nena”, manejando displicentemente la pistola lo ha dicho. Kunz hace hablar ese arma como un títere, cuando la mueve afirmando: “Cagaron los tres; Ahora van a tomar un baño; Vamos saliendo”. Una mojadura escalofriante, la higienización planteada por Oma Kunz; tendrán que atravesar el patio para ello: “Antes que oscurezca, sino las aguas van a estar demasiado frías, eso no sería agradable, ¡caminen!..” -Barriero sale detrás de la comitiva al patio delantero de la caseta-. “..Que si el amigo Barriero nos alienta, tal vez la escarcha de la canal se funda”; y él asiente al verlos andar. La partida del quinteto -niñita, los dos caractéres, la Kunz, y su pistola-, toma por el sendero que bordea los manglares y lleva hasta un acantilado de poca altura -es en realidad una barranca con pastos que enmarca la canal flotante de Carretón-, allí siempre hay patitas y gaviotos nadando. “¡No teman, que no es hondo!”, jovializa Barriero alentador. “¡A zambullirse!”, remarca la poseedora de la pistola, parecía que en cualquier momento se le iba a caer, pero no.

    (0:14:28)
     Son las últimas horas de la tarde; momentos propicios para hacer deslizar sobre las cosas la mirada. Con serenidad, a pesar del intenso tránsito por el camino cercano -la marcha principal de los vehículos es ahora desde Punta Zubonza hacia el poblado grande de Carretón-, está disfrutando Barriero del ambiente. Aún están cercanos; presencia él los pasos del séquito que se aleja por el sendero. “Además de carecer como todas de valores, la Kunz es demencial”, apunta para sí. De su calmoso atardecer lo sustrae un hecho que está registrando: otros cuchugretes, bastantes, deambulan por el campito. “¡Epa, se nos vienen todos los bichos!”, da el aviso para la gente en la caseta, y con inquietud -ya que está percibiendo tensiones en la hilera que custodia la Oma-, en rápidos trancos Barriero alcanza a la comitiva del chapuzón. Se han puesto irascibles y molestos: “¡Va a responder por esto ante la justicia!”. En coincidencia con la agitación en el séquito, se ha acercado al paso de los nuevos un grupito de cuchugretes. Estos bichos agitan los bigotes, erizan el pelaje del lomo, emiten unos gruñidos roncos; cuchugretes que exhalan un intenso perfume amoniacal. Y todas esas expresiones tan convincentes son secundadas, por un estampido que la Kunz al aire obsequia. Ya están aceptando las condiciones, se apancha la protesta de los penados; acompañados por la manadita de bichos, se encaminan hacia la frescura ácuea de la zona, por detrás.

    (0:16:33)
     Asomándose desde la caseta, los vecinales están en la observación de seis o siete animalejos que han permanecido cerca. Los movimientos lentos que la Porfisbián ha conseguido con su preparado, permiten a los pobladores la apreciación plástica en torno de esas salvajes figuras amansadas; como somnolientas esculturas animadas de peluche, sueltos cuchugretes rondan en el terrenito. Barriero ha retornado a la puerta de la caseta; lo ve aprensivo la naturalista, le explica: les ha dado tratamiento a todos esos bichejos: “Un suplemento les suministré, en sus comederos habituales; la masificación no ha de descuidar las diferencias de peso, en cuanto los ejemplares portan diferentes metabolismos, engordan o no lo hacen; hay que alimentarlos a diferentes horas, según sean sus organismos”. Barriero se aquieta: están los sueltos en un sopor blando, como los de adentro, también la gente. Son extraños fenómenos puestos en evidencia.

    (0:17:57)
     Destacándose de entre los concurrentes, se acerca a la conversación uno de los pobladores expertos, habla lentamente: “Amigo Barriero, usted ha de renegar de los escalafones aparienciales, no debe seguir atento a las ocurrencias que se le oponen”. Este consejo acerca de las complicaciones adversas hace que el aconsejado responda: “Tienen la costumbre, maestro, es parte del marco social de estos lugares, la parte traicionante; los que toman por la contraria se hacen notorios por su hábito de tirarte con el capuchón, inmediatamente lo recobran, nuevamente te lo arrojan, o de otro modo: Tendencias del momento, aunque sin excluir la causa que anteriormente mencioné: Hechos, ya no fenómenos, componentes notorios y cruciales, y lo son por las derivaciones que inducen, hondas miserias sin análogos ni precedentes”. La tirada de Barriero hace que Julia se exteriorice -quedo le dice que después tendrán algo que hablar aparte- “Pero es así nomás”, agrega ella ahí para todos, “los aparienciales tapan lo que les parece objetable; un ejemplo lo tuve con mis primos, de ellos algo aprendí, intentaron un criadero de mancuspias en Puán, y se les fue encima la dominancia, un desastre”.

    (0:18:39)
     Barriero comienza a decirle: “Tengo conocido lo de tus primos, ellos mezclaron por demás las cosas..” Entonces lo toma del brazo Julia; se ponen ambos a algunos pasos de la caseta. “Armaron demasiada rosca sobre el espíritu natural”, continúa Barriero: “Habían complicado el equilibrio ambiental y social, con sus afanes criadores”; y agrega él murmurando: “Todo por unos bicharracos monstruosos; y la verdad es que estos otros acá ya me tienen podrido”. El ha expresado desagrado, y esto provoca en la naturalista una mirada reprobatoria: “Mis primos se centraban en su su obrar propio, como personas, sin seguir las corrientes”, responde ella en el aparte: “Eso no estaba contrario a tus denostaciones contra las tendencias, lo que recién nos decías; ¿o ya te olvidaste de tu palabrismo, te pegó el Alzheimer o algo parecido?” … “Como usted no puede quitarme diez años -ni que lo intente, por favor-, se me pone zumbona”. Se cansó el Barriero, le está diciendo a Julia, en otras palabras, que la ironía de ella se corresponde con su voluntad de dominación, la que está expresada también en sus manejos amansadores para los fieros cuchugretes; son conductas soberbias y contaminantes, resultados de cierta ebriedad que en un principio a él le caía bien, aunque ya le huele mal. “¡Vos tenés que portarte y hablar más de acuerdo con tu educación y tus años, con más señorío!”, puntualiza la Porfisbián. Reniega Barriero, no la aguanta: “Me enfermás; ¡encontrá por vos misma los crespines!, fue muy bueno haberte conocido, señora, le agradezco su atención.”

    (0:20:32)
     Julia lo ha escuchado con un despliegue de indiferencia. Para el lado del camino encara Barriero, pensando él al dar un primer paso: “Si ella se apura y marcha antes que oscurezca, quizá encuentre los cocoyos, ¡y que le vibren las forfículas!; ¿Qué garantías tenemos sobre otras maniobras que vaya Porfisbián a hacer?, pueden resultar conflictivas, peligrosas, o dañinas”. No alcanza a distanciarse; un cambio en los ejemplares más cercanos le pone freno. Tal vez se deba a las voces discutidoras entre los dos: algunos cuchugretes parecen estar agitados; emiten chillidos y saltan lateralmente. De los conspícuos movimientos larvados previos, han pasado los más próximos a instantáneas saltimbanquias: con elasticidad despegan todas sus patas al mismo tiempo del suelo, para asentarlas firmemente un par de palmos al costado. Volviendo en un relámpago al primer punto, los chilludos animaluchos repiten, con ojos brillosos, la pirueta que renuevan. Esto lo ha inmovilizado a Barriero: “¡Miren cómo se han puesto las bestias!” Los señala el canalla: los cuchugretes han rebasado de hecho el estilo gasterópodo, con una motricidad velocísima; ya no están caracólicos sino que parecen.. ¡caracalas! “Vaya tranquilo, amigo, que el tema no es con usted; sabemos que hiciste todo cuanto has podido vos”, manifiesta la naturalista. Los montaraces bichuelos comenzaban a entonar el “zop zop” … “Vaya tranquilo, que mis chicos quieren su papilla”. La deja ahí Barriero, y va pensando: “La culpa no es de los bichos..; es Julia, con las maniobras domesticadoras que hace, para proveerse de un sentimiento de superioridad, ha de ser que lo necesita; sobre la cuchugrética yo voy a hacer otra cosa..”. Al embocar el camino piensa el ancianito: “Intentaré bloques de texto que puedan ser cultura llana; intercambios para un vivir bueno, sereno y despreocupado, día por día, y cuidar de esto para que no vaya a ser desgastado por las tendencias de la época, con éstas alguna relación suplementaria habría que sostener”, eso va reflexionando, por delante.

    (0:23:07)

    « ..prestaba indiferente su cabeza para que la habitaran y recorrieran recuerdos mezclados, rudimentos de ideas, imágenes de origen impersonal.» J.C. Onetti, ibid.

    «..”ni con lo más alto del pensamiento se alcanza la sabiduría” .. “una razón humana hay que tener para una vida sin pena”.» Eurípides, Las bacantes.


    (Tiempo lector totalizado: 0:23:27)


     En relación con «Muecario Controlado», sus notas y enlaces revistan en la ficha siguiente
  • anexo-muecario-enlaces-notas
  • Al comienzo de esta Entrada.. S U B I R

  • Tal vez encuentre usted más contenido debajo de los avisos ocasionales.
    Perhaps you may find some more of content below the occasional ads.




    anexo-muecario-enlaces-notas

      S. Edgardo Malfé
    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, mayo de 2014.

     Anexo de notas y enlaces para la narración «Muecario Controlado»
       (Ordenado por nombres)

     • Caracal : «Los caracales se domestican con facilidad..»
    http://es.wikipedia.org/wiki/Caracal_caracal
     • Carretón, Zubonza, y la zona de esos poblados, en Hipersalenas
    Consecuencias iluminadas ..(En Punta Zubonza) curioseando un poco en la corteza pulsátil, por las aberturas y grietas bajo control, por ver si atisbaba (Corembe Sanetón)..
    http://hipersalenas.wordpress.com/narra-breve-8/ a): Zubonza, buceadora de estrias, …emerge en la fuerza de Carretón.
    http://hipersalenas.wordpress.com/presencia-armazon/ Emite la “Armazón” referencias empinadas sobre la zona de Villa Carretón
    ℑmagen adjunta a post “Cubierteros de podrida” «..evaluar y determinar la factibilidad de un retorno al uso de carritos tirados por yeguarizos, para los vecinos y visitantes que sin apuro quisieran recorrer las partes descongestionadas de Carretón .. calibrar como deben ser los cascabeles para los carruajes de paseo, tienen que ser de sonidos únicos, que identifiquen a los carritos, quizá no sean campanadas reales, sino sintetizadas con armónicos y graves.»
     • Crespín (Taperia naevea), en AvesPampa·Com·Ar
    http://www.avespampa.com.ar/Crespin.htm
     • Cuchugretes: Son seres imaginarios, los que se alinean con las Mancuspias de Cefalea y el Tigre que es posado, personajes estos de Julio Cortázar.
       Los posatigres, Cortázar en LosCuentos·Net
     http://www4.loscuentos.net/cuentos/other/1/3/22/ «Imposible saber lo que hay: un temblor que no es de esta carne, un tiempo central, una columna de contacto. Y después salimos todos al patio..»
       Cefalea, Cortázar en www·literatura·us
     • Eurípìdes
    http://es.wikipedia.org/wiki/Las_Bacantes
    Las Bacantes Argumento completo de la Tragedia en Wikisource
     • Frescura ácuea..
    en Hipersalenas: Poema «Fogosidades, otras» http://wp.me/pu9CK-CP
     • Juan Carlos Onetti
    Premio Cervantes 1980: Información sobre Onetti.

    Carril de enlace hacia «Muecario Controlado»
    A Q U í

    Tal vez usted puede encontrar un poco más de contenido por debajo de los anuncios que ocasionalmente aparecen.
    Perhaps you may find some more of content below the occasionally shown ads.



    un-reportaje:/ “..tractor, :pasajeritos, :terminar, :viejos, :ataques, :cementerios, :observando”..

      S. Edgardo Malfé
    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, abril de 2014.

     Un reportaje más


    “..y es penoso empezar a decir, con dulzura, esta clase de cosas: la vejez, la pobreza, los pasados muertos, continuar diciéndolos así”. Juan Carlos Onetti

    -¿A ver qué cuenta ahora de estos últimos meses?-

       «Tantas cosas pasaron, no puedo recordarlas todas.»

    -Al trencito de los niños del verano, ¿lo recuerda?-

       «Claro que sí, en el ómnibus aparte venían los padres, llevábamos docenas de chiquillos en cada viaje. La decoración del remolque lo hace parecer como un vagón de los tiempos viejos; y al tractor adelante le tenemos superpuesta la pinta de una locomotora a vapor.»

    -¿Adonde van en ese trencito, cómo fueron los viajes?-

       «Cada vez salen distintos, me acuerdo de un domingo de mucho calor que los llevamos al cementerio Ricafort; mientras uno del grupo nuestro manejaba el tractor, otros dos en el trailer hacían clown y preparaban a los pasajeritos para la acción directa; les dimos las herramientas. Todas y cada una de las tumbas y bóvedas fueron arrasadas, demolidas quedaron, todas las lápidas quebradas a mazazos.»

    -¿Los niños hicieron eso?-

       «La campaña que le digo la hacíamos para matrimonios nuevitos con hijos de hasta diez – doce años. En el caso del cementerio, al comienzo, la chiquillada iba rompiendo como podía, sin mucha fuerza para terminar con el marmolaje, pero enseguida bajaron de su ómnibus los papás, y ahí sí que se completó la venganza. Todo muy familiar.»

    -¿Y por qué lo hicieron?-

    «..está en nosotros el deseo..»

    «..está en nosotros el deseo..»

     «Todos tenemos algo por lo cual vengarnos. Para hacerlo hay que aprovechar la fuerza y los impulsos que tenemos mientras somos jóvenes. Porque después y con los años, tendemos a aceptar los gestos sustitutivos con los que intentan calmarnos los que antes nos dañaron: Nos hacen regalos, se protegen con algún dinero para que no los destruyamos. Saben que está en nosotros el deseo de tomar venganza, y esas ganas se van amortiguando con el trabajo que el tiempo nos hace; Nos dan algún pago para que nos quedemos tranquilos. Al mermarse el poder divino de la juventud -se dice que la venganza es placer de dioses-, nos volvemos negociadores y cobardes.»

    -Entiendo, fue una campaña con padres jóvenes y sus hijos. ¿Pero contra qué se vengaban en los muertos?-

       «Respóndame usted: ¿Quienes hicieron las condiciones para que nazcamos al sufrimiento en este mundo de locos? Y lo que hicimos en la campaña que le refiero, no fue solamente para vengarnos de las condiciones en el mundo, sino que así en equipo, nos estamos previniendo de mayores daños. Se sabe el odio envidioso que los viejos tienen hacia los jóvenes; Nuestras acciones preventivas tenemos que cumplirlas antes de llegar a viejos, para no tener nada que ver con algo peor: Son mucho más aterrorizadores los males que urden los muertos, con su envidia y su rencor hacia los que aún viven. Al arrasarles esa vez una de sus bases de operaciones, un poco de tranquilidad ganamos los del equipo de los vivos. En todos los cementerios habría que hacer lo mismo, demolerlos, así no tendrían apoyo para sus ataques, muertos del diablo, estaríamos más defendidos todos, hasta los viejos.»

    -¿No sospecha que entre los viejos podría haber nostalgias de su futuro cercano, que entonces intenten sabotear las demoliciones?-

       «A esos quintacolumnistas, si los hubiera, con nuestro grupo los vamos a identificar y neutralizar. Tenemos programadas -esto ya lo teníamos conversado con las primitivas autoridades- una serie de viajes del trencito. Pero van a ser viajes con viejitos, claro está que a otros cementerios, al Ricafort ya lo terminamos. El primer trencito de los viejos cubrirá el cementerio Descangayo. Vamos a estar observando bien cada integrante del pasaje cómo se comporta. Para el control de dudosos y el arrasamiento contaremos con la ayuda de observadores voluntarios, además de los familiares que irán en el ómnibus para colaborar en los destrozos.»

    -Si me permitiere su grupo sumarme a la campaña del Descangayo; ¿dónde me ubicarían, en el trencito o en el ómnibus?.. Tómese su tiempo para contestarme, se lo encargo para después del té-.


    “A su tiempo lo comprenderás todo”. Graffiti


    Contenidos del Blog relacionados con Un reportaje más
     
  • Tras la verdad de un hecho, el reconocimiento de Ostaciano.
  • En la vena del preguntar, Poema Concreto
  • Particular emprendimiento vendedor en un cementerio.


  • videocracia

      S. Edgardo Malfé
    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, marzo de 2014.

     De Wikipedia, la enciclopedia libre
    Videocracia (tramos del artículo)

    Las sociedades actuales están sumamente influenciadas por como las impactan la TV, el cine, Internet, y la publicidad. Las imágenes de las puestas en escena que ejercen los intereses privados, los gobiernos, y los políticos, se adscriben centralmente en la noción de videocracia … describe las derivaciones comunicacionales y políticas basadas en las sensaciones que produce el espectáculo mediático, lo que relega la exposición de ideas y proyectos que cuenten para un debate público y democrático…
    Las capacidades reflexivas de quien consume TV, se disminuyen instantáneamente, por el mismo acto de mirar a la pantalla … el medio de la TV opera como un mensaje conativo (¡esto es lo que usted debe ver!). Se dirige hacia algún tema seleccionado la atención del público (establecimiento de agenda); y a los telespectadores se le definen sus ‘aprontamientos’. En otras palabras: se priorizan ciertos criterios condicionantes con los que el público ha de formarse opiniones y juicios acerca del tema establecido en la agenda del medio…

    pulsador numerico

    [Para ir al artículo completo en Wikipedia, presione cualquier tecla en el pulsador de la imagen

     La pretendida objetividad de las imágenes es mayormente una desintelectualización; la carencia de una certera contextualización social, histórica y política, reprime en los espectadores sus posibilidades creativas socioculturales hacia interpretaciones que construyan otro sentido, diferente del establecido e imperante. El suministro distorsivo de la realidad, mucho más cuando es sistemáticamente reiterado, es puntal para el dirigismo: hace a la imagen ficticia del mundo que se vaya a formar el público … es mucho más interesante el evitar distorsiones y mentiras, aún en los ámbitos enmascaradores; porque en general (a)es más sencillo decir la verdad que construir una mentira; porque (b)se corren menos riesgos de sufrir desmentidas y avergonzamientos; porque (c)a las personas engañadas se les restan o deterioran facultades (a esa gente en algún momento se la puede necesitar con todas sus plenitudes); y porque (d)con enunciaciones verdaderas se gana cierta credibilidad…

     
     Los espectadores reciben por pantalla los índices que a través de un texto escrito no les llegan, y esto hace mucho para un acercamiento; al aclararse las maneras, las particularidades de la(s) persona(s) notoria(s), se muestran señoríos y gentilezas…
    ..una tergiversación se ha constatado: muchos de esos hechos puestos en foco son pseudoacontecimientos fabricados por la misma televisión: El que quiere quejarse de algo va a la emisora primeramente para conseguir que pongan en pantalla su actividad, se crea la noticia. Una vez logrado el interés de la televisora, el quejoso monta su demostración callejera, su bloqueo de caminos, con el convenio previo para que allí estén las cámaras…

    pulsador numerico

    [Para ir al artículo completo en Wikipedia, presione cualquier tecla en el pulsador de la imagen

     Se ha planteado que como consecuencia del direccionamiento temático que los medios ejercen, resultan diálogos comunitarios y adquisición de consenso, un aprendizaje socialmente cohesivo. Las mediciones, al respecto de esta función convocante para un acuerdo colectivo sobre lo que conviene debatir, función que se origina en las agendas temáticas de los medios, señalan, con diferencias locales, que la gente se acerca más entre sí…
    Para el entendimiento cabal de los contenidos sensibles, es requerimiento el de una organización del sentido que los elabore y habilite, para una práctica social cohesiva y constructiva, salvándose así los espectadores de las incongruencias conflictivas entre sus ámbitos de pertenencia y de referencia. Esto depende de la sapiencia y salud con que se procesen los contenidos sensibles referenciales, en operaciones mentales inteligentes que posibiliten el intercambio verbal … De un modo u otro, la frustración está asegurada. Porque el bienestar humano y duradero no provendría de un “tener” sino de un “ser”. Y porque, aún en quienes satisfacen el ansia material promovida hacia los fetiches del consumo, su insatisfacción vital es nuevamente aprovechada por el modelo empresarial, que explota en ellos el sentimiento de frustración existencial, ya que el bienestar por haberlos adquirido es volátil, con el hacerles creer que su felicidad depende de la adquisición de otro producto… ¡nuevo!, éste sí que los vitalizará. La exaltación de los mecanismos de consumo está diseñada para persuadir y dominar las mentes, interfiriendo las pautas de pensamiento autónomas de la gente: “Un acto profundo y perturbador llevado a cabo por unos pocos contra muchos y con un propósito trivial”

    pulsador numerico

    [Para ir al artículo completo en Wikipedia, presione cualquier tecla en el pulsador de la imagen

     La adversidad entre avistaje de imágenes y pensamiento conceptual, toma distancia de ser una oposición definida por los medios que se empleen: no es cuestión de situar la televisión por un lado, y la lectura de textos por el otro. La contradicción está en el que se someta a la gente, como uno de los términos, o en que se la empodere, como proceso opuesto, pero esto no consiste en una oposición simplista entre el individuo y su mundo socio cultural. No obstante, los medios de comunicación de masas, con la TV a la cabeza, son adversos para la difusión del pensamiento profundo (no es actividad que haga funcionar rápida y eficazmente la maquinaria de hacer dinero) … Ante esa dominancia, una de las defensas es que las personas avaloren la palabra propia, activarla críticamente para hacer camino a sus objetivos reales.
       Nota suplementaria de Hipersalenas Blog


    Television y radio permanecen como los medios por los cuales se anoticia la mayoría de la población mundial. UNESCO

     Recuerdo una llamada telefónica que hizo a mi casa una promotora de televisión por cable, una joven señora; comenzó agradablemente y en buen tono su diálogo. Quería interesarme en la especial suscripción bonificada que tan gentilmente me ofrecía. Me equivoqué, debí decirle algo como: “soy el pintor, la gente no está”. Porque cuando le declaré que no veía televisión, gracias, que no tenía la menor intención de hacerlo, fue que entró la mujer en sequedades tonales; con perentoriedad me exigía que le declarase mis motivos para estar contradiciendo su propuesta. Ahí fue que le dije: “es usted quien me llama, a ver: explíqueme usted los motivos que tiene para hacerlo, y por qué a mí, qué motivos para tornarme a la condición televidente”. ¡Para qué!, ya me lanzaba acusaciones y condenas, que no fuera maleducado y respondiera yo: “¡¿Cómo que no quiere ver televisión, a qué se debe!?” Había dado con alguien que no le actorizaba a su estandard “sentido común”, las secuencias prefabricadas habituales. Acotado el episodio: seguía demandándome tiempo para que yo le dijese sobre mi “particularidad”, me estaba poniendo nervioso, ahí terminó, tuve que cortarle después de contar hasta diez. Hay cosas peores, todo vuelve, ya irá a saber. Lo que no terminó, desgraciadamente, es la objetivación hacia quienes disienten con las tendencias dominantes.
    [Carril aquí al artículo «Videocracia» en Wikipedia.]
     Con respecto a estos rollos televisivos, sus manejos socioculturales, y sobre su promoción de exclusivismo, ajenidad y descalificación, véase también…
     
    Vázquez Toledo S. La televisión persuasiva.
    Comunicar 2005; Disponible en:
    http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=15825224.
    Fecha de consulta: 27 de marzo de 2014.

    «La televisión ha contribuido, en gran medida, a la construcción de la sociedad, ver la televisión es una norma intrínseca en el “sentido común”, y se considera a aquellos que no lo hacen en sus hogares como “individuos anormales y excéntricos”, es decir, si no eres televidente no formas parte integrante de esa sociedad … La televisión como medio de difusión es muy rico, pero teniendo en cuenta que debe estar libre de todas las cadenas o lazos que se han creado a su alrededor y que lo manipulan convirtiéndola, a menudo, en un medio social inseguro e incluso amenazador en nuestra sociedad … El gran dilema es que “la verdad televisiva”, que se está instituyendo como nuestra realidad social, está protagonizada por la mentira, el soborno, el desprecio, los engaños, la provocación, la discriminación, la estafa, la tergiversación y la manipulación, extendiendo la creencia social que eso es lo aceptable e incluso lo venerable. ¿Esa es la sociedad hacia la que avanzamos?»
    (ibid.)



    video-kirakim:/ “..gente, ..procura, ..conversación”..
    2014/03/02, 12:19 am
    Filed under: acequias-con-agua, agua-en-vasos, Escenas, Notas | Etiquetas: , , ,

     Video de Kira Kim:
    El peso de la Ideología – Negociación aguardada

       Parte del contenido del video es sólo discernible para quien entienda el idioma Coreano. Muestra en sus movimientos multi dimensionales una lucha en acumulación respetuosa y colorida, con imágenes y sonidos, entre la gente que manifiesta una protesta -cuyos significados son coreanos-, y la policía que se interpone en el camino de esa marcha. En un tiempo que se va caldeando, acontecen las experiencias corporales, los choques y el griterío, parece que en procura de alcanzar niveles de conversación.

    KIRAKIM-Weight_of Ideology-Expected_ Negotiation, instantánea de 20140228

    KIRAKIM-Weight_of Ideology-Expected_ Negotiation

       Como fenómeno artístico, y esto es lo que me cabe destacar: se aparece con esta obra un drama colectivo para su contemplación, drama que está equilibrándose entre la fatalidad y el optimismo; Le encuentro un sentido pedagógico: el de ilustrar como las contradicciones y adversidades pueden dirimirse dentro de límites proporcionados; Aquí los adversarios sostienen entre sí miradas francas, y tanto “los unos” como “los otros” se incluyen, reconociéndose mutuamente en un precalentamiento cara a cara. Ahora bien: si la situación se mantuvo optimista o si se armó la podrida, eso es algo que han de conocer los expertos en la realidad social y política de Corea. Me interesó el video por su índole testimonial y su plasticidad, lo encontré en el Google Art Project, su fecha de subida en la Redópolis referencia el año 2012.

     Para acceder al video, y después tomar la opción por visualizarlo ampliado -tal vez así convenga-, siga el enlace..
          … http://bit.ly/1fx9TPM
     
      Sobre Kira Kim: Artículo del crítico de arte Jing-Sang Yoo (en Inglés), Kira in the Wonderland, pdf.



    Sergio Edgardo Malfé
    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, marzo de 2014, (s.e.u.o.).



    connotacion-conjunta/: ..”significativo, :aplicarle, :particularidad, :múltiplemente, :consensuar, :posibilidad”..

    «Cuando es discernible en la comunicación un hecho connotativo, de lo que se trata aquí es de tomarlo en consideración como comportamiento, tendiente a sostener o modificar …»

    Sobre la connotación conjunta a la serie lingüística.

    connotaciones en mira

    connotaciones en mira: sobre lo denotado (hilera inferior) se encabalga el fenómeno connotativo (hilera superior)

       El fenómeno connotativo se encabalga en cierto elemento de lo que se denota, tornándolo en un soporte para el aspecto significativo material de la connotación. Sobre lo denotado hace su carga el Significante del connotador, mediante el empleo sustancial de vocablos seleccionados (léxico), a los que acompaña una forma (retórica) que intenta definir la relación interpersonal. Este Significante está unido en la connotación con su Significado, distinguiéndose en éste último la forma que toma aquello que piensa el emisor (ideología), lo que a su vez es considerable en interdependencia, más causal que recíproca, con la situación procesual como sujeto del emisor en las relaciones de poder (sustancia).

     Vale aclarar que este acercamiento llano al fenómeno de la connotación, sólo tiene en cuenta condiciones normales de sociabilidad que habiliten la comunicación. La andadura razonable para aplicarle a otros marcos que transiten por fuera de los democráticos del derecho y la vida civil, es harina de otro costal.

       Cuando es discernible en la comunicación un hecho connotativo, de lo que se trata aquí es de tomarlo en consideración como comportamiento, tendiente a sostener o modificar las imagénes de sí mismo, que el emisor siente como delineatorias de su personalidad; y son abarcadas en este enfoque, las conductas tendientes asimismo al sostén o modificación, de las condiciones en la relación de los otros con el dicente. El fenómeno se hiciera moderadamente notorio, cuando tales imágenes o relaciones concordasen con la gestión de imagen que el emisor tenga, sea ésta acertada o no; y dramáticamente más notorio cuando difiriesen.

    [Nota 1: las llamadas entre paréntesis a continuación, remiten a sus ampliaciones en la Nota 2, junto a la gráfica que allí está declarada.]
       Un cierto énfasis en vocablos aparentemente mínimos, que observásemos de un hablante, en una locución con caracter más que nada descriptivo, ofrece a la interpretación connotativa un ejemplo sencillo: La relevancia con que ese decir inviste a partículas relacionantes, del orden de las conjunciones, subordinantes, y preposiciones, implica en el empleo connotacional de ese léxico (a) coordinativo y amalgamador, a una forma retórica (b), la de procesar explicaciones, dando a éstas últimas un cuerpo social. El significado connotador se sustancia (c) en una situación de poder que es la de “estarse en un cargo”, ser el encargado de una función otorgadora de sentido, para aquello que denotativamente se describe. Y la idea significada (d) es la de eminenciar una certeza fáctica: con la secuenciación que en tales palabras se concreta, podemos conceptuarnos cierta y unívocamente el estado de las cosas.
       El volumen de su corporeidad que un dicente, como otro ejemplo, sumase organísticamente en un vocablo normal (a) que estentóreamente profiere, indicaría su voluntad de dominio y apropiación, en cuanto al concepto que el vocablo refiere, así especialmente (b) connotado. La relación de poder (c) que se busca y expresa, da sustancia en su significado a la particularidad connotativa. La intención de realizar este sentido dominante está formalmente sustentada por cómo piensa el dicente que debe ser en general (d) el orden de las cosas.

    Componentes de la Connotación; Discriminación forma/sustancia, ref. Hjelmslev

    Componentes de la Connotación; Discriminación forma/sustancia, ref. Hjelmslev


    [Nota 2. (a): sustancia léxica. | (b): forma retórica. | (c): sustancia de poder, o posición en el prestigio y jerarquía sociales. | (d): forma de entendimiento, creencias sobre la realidad, ideología.]
     
       Articuladas semántica y sintácticamente en un hecho aprehensible, estas diferenciaciones se articulan a su vez múltiplemente, cada una en su propio nivel.
       Así por ejemplo: si el dicente profiriese (a):/inversiones!/, éste elemento cuenta contrariamente (p.ej.) con :/dispendios!/; y es proporcionalmente complementado por una serie que incluye: “adjudicaciones”, “colaboración empresarial”, “concesiones”, “operaciones financieras”, ..etc..
       La altisonancia imponente (b) se relaciona de forma contraria con “búsqueda de acuerdo”; y formalmente se complementa en la comunicación con la posible concreción de actitudes como… “estoy sondeando para consensuar”, “puede que esto sea necesario”, “así están haciendo todos, tal vez convenga”, ..etc..
       El “nosotros estamos al mando porque sabemos” (c), está sucesivamente contrapuesto con “son ustedes quienes deciden”; y tiene proporción complementaria con una serie que incluye: ..”tomemos una decisión entre todos”, “que cada comunidad aporte su conocimiento”, “echemos a suerte quienes decidirán”, ..etc..
       El entendimiento de la realidad como (d) algo “aprovechable técnicamente”, tiene su contraria en el apercibir la realidad como “algo contemplable”; y sus complementaciones proporcionales en la “experienciación”, el “disfrute”, la “interacción”, ..etc..
       El análisis puede tomar una dirección alterna: conociéndose el perfil ideológico y las relaciones de poder y prestigio, se hace posible prever cuáles serán las afectividades y emociones, que con preponderancia probablemente condicionarán la comunicación connotativa, de las personas acerca de las cuales conocemos las orientaciones antedichas; p.ej: De personas cuyo sentido social, su creencia sobre la realidad (d), sea de adscripciones y estamentaria, que crean que cierto grupo por su origen “debe tener el mando”, y a las cuales no asistan, en el panorama sociocultural, mayores prestigios (c) ni capacidades dominantes; de tales personas se puede prever, que en sus comunicaciones adopten una expresión connotativa con emergencias de formas significantes (b) emblasonadas, evocativas, y anhelantes, sustancializadas en el manejo de un léxico (a) sugestivo, minoritario, excluyente, con términos “para iniciados”.
       ¿Qué afirma o cuestiona el interlocutor, al producir un hecho connotativo, mediante esta implementación? Sobre el estado de los vínculos del emisor con los receptores, y entre ellos: Son vinculaciones que existen en complejidad y diversidad, y dentro de ellas pueden subtenderse simulaciones connotativas. Esta referencia a la posibilidad de líneas encubiertas, está comentando actuaciones de simulación, tales como las intrigas, destinadas a producir errores de apreciación y avalorativos en quienes reciban la comunicación. Localizadas en el diencéfalo mamífero, son constatadas por los especialistas en Etología, quienes tienen observadas estas capacidades intrigantes en los monos, no son pues productos de una evolución superior específica de ciertas mentes humanas; “Son formas de conducta arcaica que debemos superar” *.
     * Vitus Dröscher: Sobrevivir.

    [Sobre la estibación de este breve artículo: Es una comunicación ordinaria, no-académica, con fuentes constatables**, hecha desde una necesidad declaratoria mía, acerca de las gráficas a las que estas líneas acompañan, imágenes que estaban desprovistas de representación textual desde algún tiempo. SEM]

     ** El respaldo documental es visualizable en los recursos monográficos (p.ej. los de Bibliosanación) que he ido gestionando, en este Blog y en otros sitios de la Red). Agréganse para este artículo las siguientes fuentes:
     
  • Marty, Claude y Robert: La semiótica – 99 respuestas; UNLP y Edicial, Bs. Aires, 1995.
  •  
  • Es.WikipediA.Org/wiki/Paralingüística
  •  
  • Es.WikipediA.Org/wiki/Pragmática
  •  
     Ver también: Barthes, Roland: Lo obvio y lo obtuso, capítulo La retórica de la imagen; 1964.

    Sergio Edgardo Malfé
    Morón, Prov. Bs. Aires, Argentina, febrero de 2014. (s.e.u.o.)




    %d personas les gusta esto: